Category: Filosofía



Tal día como hoy, hace doscientos años, se promulgó en Cádiz la primera constitución española.  Gracias a un grupo de diputados, representantes de las provincias españolas, después de largos debates vió la luz uno de los textos más importantes de la historia desde el punto de vista de la libertad y la consecución de derechos. Y esta constitución, que vino a llamarse “La Pepa” porque salió el 19 de Marzo, incluía todo un título dedicado a la instrucción pública.  El título IX se componía de seis artículos que defendían aspectos tan importantes como:

  • Que todos los pueblos de España cuenten con una escuela pública.
  • Que se creen universidades para enseñar todas las ciencias, letras y artes.
  • Que la enseñanza será igual para todos los ciudadanos.
  • Que exista un cuerpo de inspectores para la educación.
  • Que la instrucción pública queda bajo el amparo de las Cortes y no de intereses privados.
  • Que la libertad de prensa es un derecho.
El texto original de La Pepa

El texto original de La Pepa

Y recordemos que en el siglo XIX el territorio nacional se extendía desde México a la Tierra del Fuego, Caribe, Filipinas y plazas africanas, además de la Península Ibérica y las islas.  Educación pública para medio mundo gracias a que un pequeño grupo de liberales ilustrados, valientes y avanzados para su tiempo, decidió enfrentarse al orden establecido.  Desgraciadamente los principios constitucionales no pudieron aplicarse en su totalidad porque el texto fue abolido pocos años después con la reinstauración de la monarquía absolutista, pero durante ese breve periodo florecieron decenas de periódicos que difundían toda clase de ideas en lenguaje llano y accesible para el pueblo.

Hoy, doscientos años después, el espíritu de la constitución sigue vivo en la ciudad de Cádiz.  El portal www.redAlumnos.com, creado por jóvenes emprendedores gaditanos, acerca y posibilita la enseñanza gratuita a todos los niveles.  A diario profesores y estudiantes de España, México, Argentina, Chile, Ecuador, Perú, Venezuela y el resto de países hispano hablantes acceden a la plataforma para enseñar y aprender, compartir y publicar, manteniendo vivos los principios promulgados en 1812.

RedAlumnos defiende una enseñanza gratuita, libre y de calidad para todos.  Porque la educación otorga la libertad, ¡No a los recortes en educación! ¡No a la privatización de la enseñanza! ¡Viva la libertad! ¡Viva La Pepa!

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:

15M el movimiento no decaeSistema electoral españolLa verdad sobre la revolución


Nota del autor: ante la avalancha de visitas, comentarios y críticas, quiero dejar claro que los enlaces a blogs y páginas de terceros reflejan siempre la opinión de otros y se muestran aquí con la única intención de ilustrar el artículo, nunca como noticia ni como verdad absoluta.

Ya son varias las personas de mi entorno que han decidido abrir cuentas en Triodos Bank, alegando que se trata de un banco ético y sostenible.  Como se trata de gente muy coherente y sensibilizada con los temas sociales era paso obligado investigar un poco el asunto.  Como la propia entidad anuncia, “Triodos Bank es un banco independiente que solo financia empresas e iniciativas que, además de ser rentables, mejoran la calidad de vida de las personas y respetan la naturaleza”.  Suena muy bien, pero… ¿de verdad puede un banco ser ético?

Recordemos que la iglesia consideraba la usura como un pecado durante la edad media así que, a priori, prestar dinero con intereses no parece muy ético.  Pero claro, también era pecado interpretar la biblia a tu manera, así que el ejemplo no es muy representativo que digamos.  De todas formas es algo que todos los bancos hacen así que lo pasamos por alto.  Sí es verdad que Tridos apoya las iniciativas sociales, medioambientales y otras relacionadas con la cultura y con el ocio.  También resulta que son muy transparentes y publican sus resultados con total claridad.  Dan un interés que no está del todo mal… pero analicemos su publicidad (los comentarios en verde son míos):

  • Cuenta de ahorro con total disponibilidad de su dinero.  Hombre, faltaría más que no tuviéramos nuestro dinero disponible.
  • Ahorre fácilmente cada mes sin comisiones de apertura, gestión ni mantenimiento.  Esto lo hacen muchas entidades, pero la verdad es que está bien.
  • Puede donar parte de su interés a la ONG que usted decida.  Je, resulta que los éticos somos nosotros, no ellos…
  • Con la tranquilidad de saber qué hace el banco con su dinero.  Al menos en parte tienen razón.
  • Un 1,25% T.A.E. (1,24% interés nominal anual) con liquidación y abono mensual de intereses.  Esto también está muy bien, otras cuentas dan menos o nada.

Pero resulta que también hay críticas.  Hay un señor que escribe un blog en el que critica a Triodos porque dice que financia clínicas homeopáticas que (según él) venden pastillitas de azúcar a precio de medicinas.  Personalmente albergo serias duda contra este tipo de tratamientos que se basan más en el placebo que en otra cosa, en eso estoy de acuerdo con Jesús.  Lo curioso es que este señor llegó a escribir a Triodos criticando esa actitud e incluso llegó a recibir respuesta a su mail y comentarios en su blog por parte del departamento de comunicación.  Punto a su favor (por ambas partes).

Por otra parte, los orígenes del banco están muy relacionados con una organización un tanto esotérica, la Antroposofía.  Esto no tiene porqué conllevar ningún inconveniente de por si, pero según cuentan antiguos empleados, para llegar a ser alguien dentro de la entidad hay que estar vinculado a los antropósofos y a su organización.  Tampoco es nada fuera de lo común, pasa en todas partes, los amigos de los jefes son los que ascienden.  Pero en una entidad que se autodenomina “ética” queda un poco peor, ¿no?  Hay más, resulta que Triodos mantiene relaciones comerciales con la Fundacion Ashoka, creada y financiada por el magnate del amianto Stephan Schmidheiny, quien a sabiendas que el amianto producía cáncer, calló y nunca dijo nada a sus trabajadores.  Está regular, por no decir fatal.

Como decía super-ratón, no se vayan todavía que aún hay más.  Por lo visto los éticos de Triodos financian a la Fundación O´Belén, organización supuestamente “sin ánimo de lucro” creada a finales de los 90 por un grupo de políticos y empresarios que pretendían aprovechar la privatización de los servicios sociales que comenzaba en aquel momento.   Esta organización mantiene centros de menores y, según esta página, ya han ocurrido varios episodios de malos tratos (e incluso muertes) a infantes.  Según su política, no deberían financiarlos, ¿tú qué opinas?

Terminamos con un refrán que viene muy al caso, dada la cantidad de entidades financieras esclavizantes y alienantes: “en el país de los ciegos, el tuerto es el rey”.  Tiene guasa la cosa.

La verdad nos hará libres.

Nota del autor (09/08/12): a estas alturas ya han pasado por aquí el departamento de comunicación de Triodos para desmentir algunas de las criticas vertidas en las páginas que enlazo, así como detractores de la Fundación O’Belén (que también dan sus razones).  Quiero dejar claro que no es mi intención lanzar acusaciones ni encumbrar a nadie, tan solo presentar unos presuntos hechos para dar lugar al debate.

Si te gustó esta entrada, no dudes en compartirla usando los botones sociales que encontrarás más abajo, votarla en las estrellas amarillas del principio del texto o dejarnos un comentario para que podamos seguir mejorando.  Además,  tal vez también te gusten:

La verdad sobre la banca cívicaLa verdad sobre los mercadosLa verdad sobre el banco de bienes


Tal vez la biografía más discutida y polémica sobre el “Che” es la que llegó de la mano de John Lee Anderson, periodista norteamericano especializado en temas latinoamericanos.  Anderson se estableció durante tres años en Cuba para estudiar archivos cubanos hasta entonces inaccesibles para el resto de periodistas.  Es por eso que se esperaba de él un libro pro-castrista, aunque la salida a la luz de temas como los juicios sumarios y las diferencias con Fidel demostraron que el libro resultó ser muy objetivo.

Portada del libro de J.L. Anderson

Portada del libro de John Lee Anderson

 Sin entrar en reseñas (podéis ver una muy buena aquí) ni en análisis (otro muy correcto aquí), vamos a centrarnos en las razones por las que la figura del Che sigue siendo hoy en día un símbolo para revolucionarios (e iconoclastas) de todo el mundo:

  • A pesar de todas las dificultades con las que tuvo que enfrentarse, el Che siguió fiel a sus principios hasta el final.
  • Es un ejemplo de sacrificio personal por una causa (la revolución).  Lo demuestran su lucha contra el asma y el alejamiento de su familia.
  • Una vez cumplido su primer objetivo (el éxito de la revolución cubana) quiso compartirlo con otros países, extendiendo la revolución al Congo y Bolivia, entre otros.
  • Dirigía personalmente las columnas guerrilleras, por lo que es un ejemplo de liderazgo.

Demostró que la educación es la base para evitar el sometimiento de los pueblos.  Una población instruida será más difícil de manipular.  Desgraciadamente, aunque el analfabetismo está prácticamente erradicado en occidente, son muchos los “iletrados” que, aunque cuentan con estudios superiores, carecen de pensamiento crítico y se dejan llevar por lo que los poderes fácticos les dictan.

Aún hoy, más de cuarenta años después de su muerte, el ejemplo del Che y sus máximas son perfectamente aplicables:

  • “No creo que seamos parientes muy cercanos, pero si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros, que es más importante”.
  • “Sueña y serás libre en espíritu, lucha y serás libre en vida” .
  • “Sólo existe un sentimiento mayor que el amor a la libertad: el odio al que te la quita”.
  • “No se vive celebrando victorias, sino superando derrotas”.

Como dice el Che, la libertad comienza por darse cuenta de que un mundo mejor es posible, de que las condiciones que pueden llevarnos a una vida plena están ahí y que el único impedimento para alcanzarla es la codicia de otra persona.  A partir de ese punto, de ese despertar emocional, debe comenzar el camino de acciones que llevarán en última instancia a la liberación.  Para empezar desde abajo podemos poner en práctica unas cuantas:

  1. Apagar la televisión.  La tele es el transmisor de mentiras más eficaz que jamás se ha creado.
  2. Poner en duda todas las “guerras preventivas”.  La mayoría de ellas solo tienen un interés económico y muy poco de humanitario.
  3. Comprar lo necesario.  Adquirir productos que realmente no necesitamos es “consumir” los recursos naturales hasta agotarlos.
  4. Reducir nuestro grado de dependencia del sistema.  Minimiza los préstamos, elimina las tarjetas de crédito, no compres cosas que sean caras de mantener…
  5. Transmitir la libertad con el ejemplo.  No te avergüences de ser el único que no tiene un coche caro o unas zapatillas de marca, los verdaderos esclavos son ellos.

Solo con eso ya habremos recorrido la mitad del camino.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Desde hace ya algún tiempo, en los foros y reuniones sobre política y bienestar social ronda una pregunta que nos trae a todos de cabeza.  A pesar de la crisis, a pesar de los cinco millones de parados, a pesar de los abusos de los bancos, de los millones de trabajadores en precario, sin contrato y sin derechos, a pesar de que estudiar sirve de bien poco… ¿Por qué la sociedad española no se levanta contra el gobierno?  ¿Será que no son conscientes de la realidad, que no se han enterado de los escándalos de corrupción, de que las mismas empresas que los exprimen alcanzan beneficios monstruosos?  ¿Será que no leen los periódicos, no ven la televisión y no conocen la situación de su vecino?

Rellena el formulario

Rellena este formulario y firma tu conformismo de por vida

Nada de eso.  La sociedad española (y por extensión, la mundial) es muy consciente de todo ello.  Sabe perfectamente la magnitud de la gran sequía económica a la que nos tienen sometidos.  Entonces… ¿Por qué el pueblo no se levanta? El movimiento 15M por fin parece que está llevando a cabo una campaña de concienciación que, a mi juicio, es preparatoria para acciones futuras, pero de momento es a todas luces insuficiente.  Para contestar a LA PREGUNTA necesitamos antes conocer un poco sobre revoluciones que ocurrieron en el pasado.

La revolución francesa (1789), por ejemplo, la propiciaron diversos factores entre los que destacaban el gran descontento popular, la hambruna que sufría el pueblo y una enorme deuda externa (originada por las guerras) que oprimía a la nación.  Más recientemente, la revolución rusa de 1905 fue desencadenada a raíz de una marcha campesina que pedía mejoras laborales al zar (el Domingo Sangriento) y que acabó siendo brutalmente reprendida por los cosacos.  Hay más ejemplos, como el de la revolución cubana de 1959, donde el pueblo se levantó en armas, instigados por Fidel Castro, en contra del dictador Batista.  Las pésimas condiciones en las que vivían los campesinos cubanos propició la revolución.

Después de tantos casos de revueltas exitosas (todas ellas consiguieron derrocar al gobierno) los poderosos han aprendido que hay ciertos límites que no se pueden cruzar.  Existe una barrera imaginaria que, en caso de traspasarla, llevará al pueblo a levantarse, a alzar sus voces al unísono, a realizar sacrificios personales en favor del bien común.  En definitiva: el pueblo no puede pasar hambre.  Si al pueblo le falta lo más básico, no tendrá nada que perder y se arriesgará a todo, incluso a morir, a cambio de la posibilidad de una vida mejor.  Por eso existen cierto tipo de cosas, como el subsidio del paro, ayudas gubernamentales eternas a los necesitados, los famosos 426€, etc.  No importa cuánto se gaste, siempre será mejor que un levantamiento popular.  Además, de todas formas va a ser el pueblo el que lo pague.  Y con intereses…

Los esfuerzos deben dirigirse a erradicar la pobreza, no a paliarla.  Así nos va.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Tiempo de lectura: 4 min.

Ya hemos visto previamente en este blog que existen muchas similitudes entre organismos vivos y otros que aparentemente son inertes, pero que disfrutan de unas características que bien podría dotarles de una cierta “vida”.  Las empresas, según su concepción tradicional, también están sujetas a un ciclo de vida: el abuelo la veía nacer y la criaba, el padre la llevaba a su edad adulta y el nieto se la cargaba con sus despilfarros.  Pero esto ya no es así, actualmente la empresa multinacional se ha convertido, más que en un ser vivo, en un monstruo de proporciones escandalosas.

Trabajo wok

¿Estás dispuesto a alimentar a tu empresa?

A estas alturas de la película nadie duda ya del tremendo poder del que disfrutan las grandes corporaciones, con sus beneficios astronómicos, sus inversiones selectivas y sus políticas de compras y fusiones.  A veces alcanzan un poderío superior al de algunos gobiernos, influyen en la economía de varios países de manera simultánea y sus directivos pueden llegar a convertirse en altos cargos de las administraciones públicas a la larga.  Las multinacionales nacen, por supuesto, en muchas ocasiones gracias a la fusión de varias empresas más pequeñas o adoptando configuraciones de holdings o trusts.  Emiten sus acciones para ampliar capital y crecen, crecen cada vez más.

Pero el monstruo también necesita alimentarse, ¿Y cuál es el alimento de la empresa?  ¿Sus productos?  ¿Sus beneficios?  No.  Sus trabajadores.  Seguramente conocerás a alguno, si no a muchos de ellos…  Son esos a los que no les importa realizar grandes sacrificios personales a cambio de pequeños logros dentro de la organización empresarial, los que prolongan sus jornadas hasta el límite de lo imaginable, los que aceptan estoicamente traslados o asumen grandes responsabilidades a cambio de vagas promesas sobre el futuro.  ¿Estás dispuesto a que tu empresa se nutra con tu sangre?

Ya las empresas casi nunca mueren.  Son fagocitadas por otras empresas, desmembradas para ser vendidas por trozos, reestructuradas en diferentes sociedades o asumido su control por el gobierno.  Se han convertido en entes inmortales, trascendiendo a sus creadores mucho más allá de sus cortas vidas, alimentándose de las ambiciones de sus directivos y produciendo, produciendo bienes o servicios cuya necesidad en la sociedad ellas mismas se han encargado de crear.

El super-hombre ha llegado, solo que no es un hombre…

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Desde aquí hago un llamamiento a participar en las manifestaciones que esta tarde cubrirán toda España (y parte del extranjero) con el velo de la esperanza.  Desde las plazas más céntricas de más de 60 ciudades partirán las marchas reivindicativas.  En la mayoría de ciudades la hora de la convocatoria es a las 19:00.

Toma la calle, ¡indígnate!

Toma la calle, ¡indígnate!

Para seguir las marchas en twitter hay que usar el hashtag #19Jmani + #ciudad (Tu ciudad en http://www.democraciarealya.es/?page_id=580).

Aquí está el protocolo de actuación en caso de que se den actos de violencia por parte de los manifestantes.  Muy importante conocerlo y seguirlo para desvincularse de toda acción violenta.  Recordad que la manifestación es pacífica de principio a fin y que DRY no aprueba ningún tipo de acción que no sea pacífica.

Nos vemos a las 19:00 en la plaza.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:


Los manifestantes del movimiento del 15M fueron desalojados por la policía mientras bloqueaban la calle para impedir el paso de los coches oficiales.  Veamos algunas fotos, tomadas del video en directo retransmitido a través de internet…

Coches oficiales ayuntamiento Madrid

Un señor mayor intenta bloquear el paso de los coches oficiales mientras la policía le empuja hacia la acera

Coches oficiales ayuntamiento Madrid

La policía "protege" a los coches oficiales de los pacíficos manifestantes del 15M

¿Quién viajaba en esos coches oficiales?  Lo ignoro, pero vi la retransmisión completa y pude contar más de veinte.  Los manifestantes estaban al principio sentados en el medio de la calle y la policía les obligó a despejar el camino para que pudiera pasar el convoy de los poderosos.  Reproduzco la información proporcionada a través de Twitter por la cuenta @acampadasol (orden cronológico inverso, desde las 13:15 hasta las 13:40):

  • acampadasol: Hay muchos coches oficiales y se me está acabando la batería mientras los vemos pasar… seguid tuiteando con #15Menpleno.
  • acampadasol: Aplaudimos a una señora con carrito q pasa tan pancha. Necesitamos señoras con bolsas del cortinglés, a ellas les dejan pasar #15Menpleno.
  • acampadasol: Pasan los coches rapidísimamente… ¿Algún radar pa ponerles multa? #15Menpleno.
  • acampadasol: Venga, ahora nos vamos a Cibeles, que seguimos queriendo que nos inviten a canapés #15Menpleno.
  • acampadasol: Están saliendo por aquí, la poli nos tienen sujetados pero la boca no nos lapueden tapar #15Menpleno.
  • acampadasol: han pasao algunos de los coches oficiales que les pagamos y les hemos gritado bien alto que #nonosrepresentan #15Menpleno.
  • acampadasol: Nos han levantao a palos junto a la c/ Villa y c/ Pretil pero seguimos aquí de pie #15Menpleno.
  • acampadasol: @faustoaguilera están cargando para q salgan por el parking, detrás de la Villa, c/ Sacramento #15Menpleno.
  • acampadasol: @kolontai1959 Sabemos que están intentando echarnos a empujones. Nuestra respuesta: sentarnos pacíficamente #15Menlacalle No pánico.
  • acampadasol: @kikeh Por el parking, c/ Sacramento.
  • limontxello por acampadasol: #15menpleno alguna gente se aleja, claro, dan miedo y esa es su mierda de función, su trabajo.
  • elctrodnd21 por acampadasol: #15menpleno Madrid Policia antidisturbios SIN IDENTIFICACION cam live- kcy.me/3o50 ILEGAL.

Juzgad por vosotros mismos.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:


Se habla de él en tertulias televisivas, debates radiofónicos y cafés literarios.  Se cita en las asambleas de los acampados, en comunicados de corte revolucionario y en artículos periodísticos.  Su título, incluso, ha servido para dar un nombre a los manifestantes del 15M, que ahora son los “indignados”.  Nos referimos, claro está, al librito “¡Indignaos!” de Stéphane Hessel, y digo “librito” porque el cuerpo principal apenas alcanza las treinta páginas.

Su autor, nacido en Berlín pero criado en París, participó en la Segunda Guerra Mundial desde la resistencia francesa.  Posteriormente fue diplomático y llegó a tomar parte el equipo redactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.  Durante toda su vida ha luchado por varias causas, entre las que destaca el conflicto entre Israel y Palestina.  Después de tanto camino recorrido (Hessel cuenta con noventa y tres años) y tanto nadar en contra de los ríos de la injusticia mundial, no podía menos que lanzar un llamamiento a la movilización ciudadana.

Indignaos

La indiferencia es la peor de las actitudes

Hessel se hace varias preguntas… ¿Cómo es que la juventud actual se muestra indiferente ante las crecientes diferencias entre pobres y ricos?  ¿Por qué no se protesta ante un mundo controlado por el poder del dinero?  La ciudadanía en general y la juventud en particular debe INDIGNARSE contra todo lo que está ocurriendo a nivel global, ya que va en detrimento de la mayoría y en beneficio de un puñado de poderosos.  Por cierto, señala que los “poderosos” son los que se han “apoderado” de lo que es de todos.

La indignación no puede caminar por el sendero de la violencia.  La insurrección, aunque necesaria, debe ser pacífica.  Critica duramente a teóricos como Sartre, que defendían la violencia como único modo de detener los abusos y justificaban actos de terrorismo en pro de la libertad.  La violencia como medio para detener la violencia corre el riesgo de perpetuarla.  Alaba a King, Gandhi y Mandela.  La rebelión no debe contar con un brazo armado, ya que así se hace más fuerte.

Hessel cuenta que en su época era fácil indignarse.  El enemigo estaba claro: un invasor extranjero que imponía su voluntad.  Ahora es mucho más difícil, ¿Dirigimos nuestra indignación contra los políticos, los banqueros o los mercados?  ¿Nos levantamos en contra del Capital o del Neoliberalismo?  Cada uno debe buscar su motivo de indignación.  “Buscad y encontraréis”, arguye, y no le falta razón.  El mundo está lleno de injusticias a las que plantar cara.  La indiferencia es el peor de los caminos, sólo alimenta más injusticias.

Leed el libro.  Es muy cortito y sólo cuesta cinco euros.  La liberación de la mente nunca fue tan barata.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:


Dicen que antiguamente, en un periodo de la historia muy anterior a lo que recuerdan los anales, habitaba en La Tierra una raza de seres inteligentes.  Estos seres (los llamaremos, simplemente, “los seres”) poseían la capacidad de comunicación aunque no eran capaces de hablar.  La transmisión de la información entre los individuos se llevaba a cabo mediante un lenguaje de signos muy rudimentario que sólo permitía compartir acciones y conceptos muy básicos.  Las ideas complejas (la envidia, lo abstracto, el razonamiento…) tras muchas dificultades podían ser comprendidas por los seres pero tenían que aprenderlas por si mismos o en pequeños grupos, ya que la propia naturaleza del lenguaje impedía que otros se las enseñaran.

Los conceptos elevados debían ser aprendidos por uno mismo

Los conceptos elevados debían ser aprendidos por uno mismo

Eventualmente una familia, al ver como un lobo  una y otra vez robaba las ovejas que con tanto esfuerzo habían criado, comprendió el concepto de apropiarse del trabajo y de los bienes ajenos.  Como el lobo, decidieron que había llegado la hora de que otros trabajaran para ellos.  Primero, engañaron a sus vecinos para que se ocuparan de los rebaños de las dos familias.  Los vecinos no comprendían muy bien lo que estaba pasando, pero acabaron criando dos rebaños en lugar de uno.  Cuando llegaba el momento de ordeñar y esquilar, era la primera familia la que e ocupaba de hacerlo y sólo repartía con los vecinos una pequeña parte de la leche y la lana.

El padre de la familia “despierta” no tardó en darse cuenta de que con muy poco trabajo habían conseguido un beneficio muy superior al de años anteriores, así que decidieron extender su dominio a otros vecinos.  En pocos años habían conseguido subyugar a todo el valle, y aunque las demás familias continuamente pensaba que “algo raro” estaba ocurriendo, no alcanzaban a darse cuenta del todo porque no conocían el concepto de “esclavitud“.  Pero era inevitable que, a fuerza de sufrirlo, acabaran comprendiéndolo, y un día uno de los primeros vecinos se dio cuenta de la realidad y se rebeló contra la familia dominante.  Como el resto de esclavos no comprendía del todo la situación, al principio no le siguieron.

El padre de la “nobleza” decidió no arriesgarse, así que mediante la fuerza disfrazó al rebelde de oveja y lo ató a un poste junto al resto del rebaño, pero FUERA del redil.  Esa misma noche los lobos se lo comieron.  De un plumazo, los líderes alcanzaron dos objetivos:

  1. Atajaron la incipiente rebelión.
  2. Echaron la culpa a otros.

La maniobra fue magistral.

Los años pasaron y la familia dominante era cada vez más rica.  Ya no recogía los frutos de los rebaños de otros, sino que ahora todos los rebaños les pertenecían y los demás trabajaban para ellos a cambio de lo justo para mantenerse.  No tenían tiempo para dedicarse a pensar, no tenían fuerzas ni ganas para organizarse, no les quedaban ánimos para darse cuenta de lo que realmente ocurría.  Si alguna vez una mente lúcida daba muestras de descontento los líderes mataban un par de corderos y organizaban una fiesta para todos.  Distraían la atención hacia otro lado.  Los esclavos, hartos de trabajar, acogían la celebración pensando que era un regalo de los nobles.  Incluso algunos llegaron a pensar que la familia dominante era una bendición, ya que les proporcionaba trabajo, alimento y diversión… ¿Qué más se podía pedir?

Mientras tanto, los líderes dedicaban su tiempo a desarrollar conceptos complejos.  Lo primero que descubrieron fue la esclavitud (era obvio), luego la avaricia, el yo por encima de todo, la maximización de beneficios, el recorte de derechos… también descubrieron la libertad, pero guardaron ese concepto en un arcón y lo enterraron en el monte, para que nadie nunca lo descubriera.  Todos los conocimientos los utilizaban en su favor.  Los súbditos llegaron a ser totalmente dependientes de sus amos:

  • Debían trabajar mucho a cambio de pocos réditos.
  • Debían agradecer a la nobleza las fiestas que organizaban.
  • Debían cuidar a la nobleza para mantener el status quo.
  • No debían pensar, pues era probable que acabaran siendo pasto de los lobos.
  • Debían acudir a la nobleza para todo lo que necesitaran: vestido, cobijo, incluso para algunos conceptos elevados, como la justicia y la seguridad.

Hasta que un día, un joven que buscaba raíces en el monte para conseguir un poco de alimento extra se encontró con un arcón enterrado.  Sorprendido, lo abrió, y al instante, una paloma que surgió de su interior emprendió el vuelo…

La verdad os hará libres.


Navegando por los mares cibernéticos me he topado con este video de un señor que dice su verdad.  Pero resulta que “su” verdad tiene bastante consistencia y es muy posible que esté bastante cerca de “la” verdad.  Habla sobre la forma en que los medios de comunicación dicen lo que les dicen que deben decir, que trabajan para los poderes fácticos y cuya única misión no es informar, sino ganar dinero.  Como todos…

Y este señor no es un cualquiera, os dejo su currículum (visto aquí):

Felipe López-Aranguren (Madrid 1951). Sociólogo. Desde 2003 a 2007 ha formado parte del Consell Asesor de RTVE en Cataluña. Director de la empresa ARCS S.L., cuyo objetivo es el estudio, producción, gestión y promoción de todo tipo de actividades, bienes y servicios culturales. Miembro de la Associació Catalana per la Pau y colaborador del Centro de Investigación para la Paz, de Madrid, galardonado con el Premio Nacional de Derechos Humanos. Profesor en diversas universidades de verano, colabora en revistas y diarios e imparte conferencias sobre sociología, cultura, paz y desarrollo, política y literatura. Ha publicado libros de variada índole, entre los que destacamos sus obras de poesía Escombros y laberintos (Argés, 1997); El viajero y su tierra (1999); La nave del olvido (Actas, 1998), y La esfinge (2001). Figura en la antología alemana  Hell Verwundete des Miltelmeers. Sus obras han sido traducidas también al inglés, francés y ruso.

Sin desperdicio.

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 9 min.

A estas alturas de la película, muchos ya sabéis que el dinero que existe en circulación tiene valor simplemente porque el Estado dice que lo tiene.  Ya no está basado en las reservas de oro ni de otros bienes del país, sino que se fundamenta en la deuda que el gobierno mantiene con los bancos.  En resumen: el dinero tiene valor porque el Estado dice que tenemos que aceptarlo en nuestras transacciones comerciales.  Por lo tanto, no es de extrañar que una moneda de cambio que carece de valor real fluctúe como realmente lo hace, cambie de valor cada dos por tres o tenga aquí un valor diferente del que tiene en el país de al lado.

Eliminemos el dinero

Poco a poco irá desapareciendo el dinero convencional

Entre todo el maremágnum de idas y venidas económicas, tanta estafa bancaria a nivel mundial y tanta crisis “de diseño”, surge una idea que dará un verdadero y tangible valor al dinero: EL BANCO DE BIENES.  Ya que el dinero ha perdido todo valor y credibilidad, esta idea surge como alternativa (más bien como un paso) hacia una sociedad que no esté basada en el valor de una enorme mentira.

El Banco de Bienes es un gran almacén que al principio estará vacío, careciendo de todo valor.  Una persona llegará al almacén y depositará allí un bien, entendiendo por “bien” algún objeto que posea cierto valor.  Veámoslo con un ejemplo: Zutano necesita alimentar a su familia pero no está dispuesto a pedir un préstamo porque ha perdido toda la confianza que tenía en los bancos tradicionales, así que acude al Banco de Bienes.  Consigo trae una bicicleta.  En el Banco de Bienes hay un tasador, que en base a unas reglas justas decide que la bicicleta de Zutano tiene un valor de 100 DAL (Dinero ALternativo).  Así que Zutano deja allí la bicicleta y se lleva en la cartera 100 DAL.  Estos DAL pueden ser billetes, cheques, monedas o apuntes en un libro, como queramos, pero estarán basados en el valor del bien depositado por Zutano.  Éste puede ahora, con su Dinero ALternativo, retirar cualquier objeto del almacén siempre que entregue a cambio un valor en DAL equivalente al valor del bien.

¿Qué pasará después?

En una primera instancia, Zutano no tendrá nada que llevarse salvo la propia bicicleta que depositó él mismo.  Pero a los pocos días el almacén irá llenándose de objetos.  Un agricultor podrá depositar allí el excedente de su producción en lugar de arrojarlo al río y recibir por él una cantidad de DAL.  Alguien que adquiera un televisor nuevo puede entregar al antiguo al Banco de Bienes (siempre que funcione) y recibir algunos DAL… y así sucesivamente.  Zutanito podrá por fin canjear sus DAL por algún alimento y sacarle así provecho a la bicicleta que tenía en el trastero y que ya no usaba.

Al cabo de un tiempo el almacén estará lleno y será necesario abrir una sucursal en otra ciudad, extendiendo así el ámbito de influencia del Dinero ALternativo.  Poco a poco algunos comercios que emplean el dinero tradicional empezarán a aceptar también los DAL como medio de pago, ya que saben que podrán canjearlos en el almacén (o en otros comercios) por bienes y servicios.  Y será un dinero que  nunca pierda valor, salvo la degradación natural de los bienes almacenados, porque siempre estará basado en objetos tangibles y no en la ilusión de la deuda como el dinero tradicional.  Ninguna entidad privada decidirá sobre el valor de los DAL (como ahora ocurre con el FMI o la Reserva Federal de EE.UU.), ya que el Banco de Bienes es una organización sin ánimo de lucro.

Eventualmente, algunos trabajadores comenzarán a recibir parte o la totalidad de su salario en DAL.  Cuanto mayor sea su difusión y su uso, mayor número de objetos podrán ser adquiridos con los DAL y mayor será su valor.  El primer día, los 100 DAL de Zutano valían poco porque sólo se podía adquirir una bicicleta, pero si disponemos de un almacén lleno de objetos y de múltiples comercios en los que podemos pagar con Dinero Alternativo, el valor de éste aumenta considerablemente.

¿Hay alguna base o antecedente para todo esto?

En Banco de Bienes se presenta como alternativa al dinero real.  La idea puede parecer descabellada, pero ya se han llevado a buen término iniciativas similares: algunas empresas pagan a sus empleados en especie, que es una forma de emplear un bien en lugar de dinero convencional.  Tabacalera pagaba parte del salario en vales que eran canjeables por objetos en ciertas tiendas (a decir verdad, bastantes).  Algunas eléctricas pagan una parte del sueldo de sus empleados con fluido eléctrico, otras empresas entregan vales de comida que pueden ser utilizados en muchos restaurantes… y estas iniciativas siempre han sido bien vistas por parte de los empleados.  Un vale de comida siempre valdrá por una comida, aunque el euro cambie de valor, al igual que un paquete de tabaco seguirá sirviendo para lo mismo (aunque no sea muy saludable) por muy alto que esté el euribor.

La idea del Banco de Bienes lleva ya un tiempo gestándose en diversos foros.  Un dinero que no pierde valor y que no está gestionado por los bancos ni el estado, libre de élites manipuladores… un sueño hecho realidad.

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 5 min.

Desde su aparición, ha sido todo un fenómeno mediático.  Toda la familia, desde la abuela hasta el perro, siguen las andanzas de los concursantes de este programa.  Al principio lo tildaban de experimento social, pero pronto quedó claro que no era más que un producto más que exponer ante los ojos de los televidentes, ávidos de nuevas emociones.  Luego pasó por reality, aunque en breve todos nos dimos cuenta de que era, en el mejor de los casos, una sucesión de situaciones forzadas.  Entonces… ¿Por qué triunfa gran hermano?

 

Gran Hermano: ese gran desconocido

Gran Hermano: ese gran desconocido

 

La respuesta es bien sencilla: permite distraerse durante horas con los problemas de otra persona, sin tener que pensar en nada en absoluto.  Gracias a gran hermano podemos caer en el más bajo de los cotilleos, la intromisión total ya no sólo en la vida de una persona, sino en la de todo un colectivo.  Nos permite ahondar hasta el fondo, inmiscuirnos en lo más privado, ver a gente lavándose los dientes, durmiendo o comiendo.

Tragarse las penurias del vecino puede llegar a tener cierto interés.  Al fin y al cabo se trata de hechos reales que podrían ocurrirnos también a nosotros.  Sin embargo, en este reality lo que se nos ofrece son situaciones creadas de manera artificial, personajes conflictivos metidos en un saco a los que se echa a pelear entre ellos.  Y de cuando en cuando se ve más de lo que marcan los límites de la decencia.  ¿Qué más se puede pedir?  Pues, por lo menos, que sea real, que no nos vendan un teatro como si fuera una parte de la vida misma.

Gran hermano nos ha dejado también disfrutar de otras ventajas.  Gracias al éxito de ese programa ya no tenemos que soportar la ristra de peñazos informativos que ofrecía la CNN.  También es una fuente inagotable de portadas para Interviú y revistas similares.  Eso sin contar que es la cantera de la nueva legión de colaboradores televisivos a los que la única formación que se les exige es la de haberse examinado en el Alua Magna de Guadalix.

Pero lo más importante es que gran hermano nos ofrece un referente, un modelo a seguir, un estilo de vida que se nos presenta como el culmen del éxito.  Así, nuestros jóvenes aprenden que la mejor manera de ganarse la vida es no dar un palo al agua (por supuesto), vender la propia intimidad (y de paso, la de tus amigos y familiares) y posar semidesnudo/a para alguna revista como la anteriormente mencionada.  Buen ejemplo, sí señor.  Ahí está la explicación a los mayores problemas de la sociedad actual: para triunfar hay que ser como ellos, ir de chulos por la vida, trabajar poco y criticar al compañero.

Así nos va.

La verdad nos hará libres.


La vida del ser humano es como el panel de mandos de una inmensa nave espacial, lleno de controles, pantallas, palancas y botones de todas las formas y colores.  El rumbo y derroteros que tomará nuestra nave dependerá en gran medida de los controles que accionemos y los botones que pulsemos.  Si entramos en la atmósfera de algún planeta es el momento de oprimir el botón que activa los escudos deflectores, y si lo que se avecina es una batalla habrá que accionar el mando que dispara los lásers de cola.  Pero entre todos los controles, todas las luces de colores y todos los displays de visualización hay un botón que destaca.  Es más grande que los demás, es de color rojo vivo y está protegido por una plaquita que impide su accionamiento por equivocación.  Es el BOTÓN ROJO:

 

El Botón Rojo

Siempre debe existir una vía de escape, una salida alternativa.

 

El Botón Rojo, de la misma forma que en la nave espacial representa el salto al hiperespacio, la activación de las cápsulas de escape o la llamada a las fuerzas especiales interplanetarias, también debe existir en nuestras vidas.  Hay que tener presente que, por muy mal que se presenten las circunstancias, siempre existirá un lugar al que acudir para recibir, cuando menos, una palabra reconfortante.  Y seguro que si indagamos un poco más, si estudiamos con dedicación los manuales de control de nuestra nave, descubriremos que hay más de un botón rojo.  A veces será una palanca amarilla o un volante escondido detrás de una compuerta, pero siempre habrá más.

La mayoría de las naves nunca pulsan su botón rojo, no les hace falta.  Mientras la suerte siga sonriendo no habrá ningún problema y los caminos alternativos permanecerán inexplorados.  Igualmente nosotros pulsaremos nuestro botón rojo en muy contadas ocasiones, pero debemos conocer de su existencia para activarlo cuando todo lo demás falla.

Hoy, a las seis de la mañana, me llamó un amigo que hacía años que no sabía nada de él.  Tenía problemas, balbuceaba a causa del vino y apenas se le entendía.  Pulsó su Botón Rojo particular.

El mundo también necesita que se pulse el botón rojo.

Y tú, ¿Has pulsado alguna vez el botón rojo?

La verdad nos hará libres.


Seguro que más de uno conocéis la historia narrada en “La fuga de Logan” (Michael Anderson, 1976), pero por si acaso os ofrezco una pequeña reseña a continuación.  La humanidad ha sufrido una catástrofe y los supervivientes se refugian en  una cúpula aislada del mundo exterior, donde todo está controlado por ordenadores.  Las personas se dedican exclusivamente al esparcimiento y la diversión, ya que son los ordenadores los que se ocupan de todo el trabajo.  A cambio, la vida de los humanos está limitada a treinta años al final de los cuales se someten a una ceremonia en la que se suicidan de forma voluntaria con la promesa de que si han cumplido las leyes se reencarnarán en un clon que los sustituye.

La fuga de Logan

La fuga de Logan, saliendo del redil.

No todos están de acuerdo con esta política, así que un grupo de rebeldes intenta escapar al mundo exterior mientras Logan, un policía de los ordenadores, trata de impedirlo infiltrándose entre los revoltosos.  Pero la idea de escapar toma forma en la mente de Logan hasta que finalmente lo hace, acompañado de una joven llamada Jessica.

Cada vez que recuerdo la historia de Logan encuentro más similitudes con la vida real:

  • El mundo está controlado por un grupo de iluminados, que poseen los medios de producción y ocultan la verdad a los demás.
  • La gran masa cree que lo único que tiene que hacer es pasarlo lo mejor que pueda mientras se dirige sin remedio a un trágico final.
  • Algunos creen que otra vida es posible, más allá del control de los que tienen el poder.  Éstos son pocos y se les considera rebeldes.
  • La policía, que también está controlada por lo poderosos, debe mantener a los rebeldes dentro del redil.

Los humanos del mundo de Logan viven felices, sí, pero sólo hasta los treinta años.  Viven una vida incompleta, carente de todo sentido, controlada en todos los aspectos por aquellos que se creen superiores.  Igual que nosotros.  Creemos que somos libres, pero en realidad no somos más que unos meros esclavos.  Creemos que somos felices, cuando la verdad es que sólo participamos de las migajas que nos dejan caer los de arriba.  Creemos que vivimos una vida plena, pero lo único que tenemos es una parte de la vida, la parte que ellos no quieren.

Nacemos, vivimos y morimos dentro del engaño de que todo va bien. Estudiamos lo que a ellos les interesa para que trabajemos en lo que a ellos les conviene, luego nos obligan a pagar lo que ellos dicen por las casas en las que vivimos para después dejarnos en el paro y poder así quedarse con todo el fruto de nuestro trabajo.

Sal del redil.

Rebélate.

La verdad nos hará libres.


Los universos son como seres vivos.  Nacen a partir de un Big Bang o una singularidad (una única célula) y se expanden con rapidez, creciendo en el tiempo y el espacio, tomando forma, dividiéndose en galaxias y, en algunos casos, albergando vida en su interior.  Los universos también mueren.  Ya sea con un Big Crunch (aunque suene a chocolate), una expansión infinita o rendidos ante el caos que trae la pérdida total de energía.

Comparación entre estructuras del universo y de la vida

El átomo y el sistema solar, la molécula y la galaxia, la célula y el clúster... ¿No es el universo como un ser vivo?

Nuestro sistema solar es totalmente comparable a un átomo.  En torno a un núcleo (el sol) orbitan un número determinado de electrones, que son los planetas.  Los sistemas solares se agrupan en galaxias, al igual que los átomos se unen entre si para formar moléculas.  Pero ahí no acaba la cosa, sino que las galaxias también forman grupos, llamados clústers, de la misma manera que las moléculas forman células.  Asimismo, los clústers se unen en superclústers, las células se agrupan para dar lugar a los tejidos.  Y los superclústers se juntan en filamentos, como los tejidos forman órganos.  El universo está formado por dos tipos de estructuras: los filamentos y el vacío, de la misma manera que todos los órganos forman un ser vivo, que también está mayoritariamente vacío por dentro (aunque hay unos más vacíos que otros).

Si pudiéramos crecer indefinidamente seríamos capaces de darnos cuenta de las estructuras que forman el universo.  Primero veríamos el sistema solar, similar a un átomo.  Si siguiéramos creciendo podríamos ver como van apareciendo moléculas, células, tejidos y órganos.  Si creciéramos tanto que pudiéramos tener al universo en nuestras manos, tal vez nos sorprendería lo que viéramos… ¿Será un ser vivo, como un ratón? ¿Será inteligente?  Ese ser hipotético será TODO lo que existe y estará formado por TODO lo que conocemos, lo que ignoramos, lo visible y lo invisible, toda la verdad, toda la vida, estará por encima de todas las cosas… por encima de la vida y la muerte.

Igualmente, nosotros mismos estamos formados por células y moléculas, que serán a su vez los clústers y las galaxias que forman el universo de  nuestro cuerpo.  En un diminuto electrón, que pertenece a un pequeño átomo de hidrógeno, de una minúscula molécula del agua que bebimos esta mañana, hay un microser apaciblemente sentado en su infinitesimal mundo.  Tal vez ese microser sea inteligente, quizá tenga la capacidad de preguntarse a sí mismo por la naturaleza del electrón sobre el que vive, del átomo de hidrógeno, de la molécula de agua, de la galaxia a la que pertenece, del universo que lo alberga y sobre la posibilidad de que el universo sea como un ser vivo.  Tal vez el microser rece a su microdios, quizá eleve sus plegarias para que sean escuchadas por una conciencia superior, de la que él mismo forma parte y que contiene todo lo que le rodea.

¿Habéis escuchado alguna vez las plegarias de vuestros microfieles?  Yo sí, pero no doy abasto para acabar con toda la injusticia que hay en mi universo.

La verdad nos hará libres.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 108 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: