En una sociedad que, a punto de naufragar, navega a la deriva en el mar de la mentira, la única salvación posible es el conocimiento de la verdad.  Desde la noche de los tiempos el ser humano ha buscado llegar a comprender los mecanismos que mueven el mundo, las leyes de la física y la matemática, porque aquel que sabe está en posición de decidir su propio destino.  Pero desde las altas esferas se nos niega el derecho a “saber”.  Se nos ocultan o tergiversan hechos totalmente trascendentes para el mantenimiento de la opinión, se nos manipula con falsas informaciones para que pensemos lo que a ellos les interesa y se nos bombardea con una miríada de noticias irrelevantes para distraer nuestra atención.

Debemos saber, debemos desenmascarar a los poderes fácticos que mueven los hilos de una sociedad que, si no cambia de rumbo, se estrellará contra los escollos de la esclavitud y la desesperación.

La ignorancia nos hace esclavos, nos convierte en sirvientes de aquellos que están en posesión de la verdad.  Compartamos la verdad, difundamos el conocimiento de lo real, denunciemos la mentira y el engaño…

La verdad nos hará libres.

Anuncios