Lo usamos a diario y para todo, está presente en nuestras vidas a cada paso que damos y en cada factura que pagamos pero… ¿sabemos realmente qué es el dinero?

Sí, por supuesto (dirá el lector), el dinero representa el valor de las reservas de oro y metales preciosos que tiene nuestro país.  Algunos incluso dirán que no sólo se tiene en cuenta el oro, sino también otros bienes como las obras de arte, los terrenos, las empresas estatales… sí, eso pensaba yo hasta hace muy poco.  Y es lógico que creamos eso porque NUNCA NADIE NOS LO HA EXPLICADO, y esa es la conclusión más razonable a la que se puede llegar desde el sentido común.  Efectivamente, así era antes,  hasta hace unos siglos el dinero representaba la riqueza en reservas de un país.  Pero la realidad actual es bien distinta y para comprenderla tendremos que ir paso a paso desgranando una afirmación tan contundente como terrible:

El dinero es deuda

El dinero es deuda, una carga para todos

Exacto, todo el dinero que existe en circulación es porque forma parte de la deuda de alguien, si tienes cincuenta euros en la cartera hay alguien en cualquier otro lugar que DEBE ese dinero al banco.  Es difícil de creer, ¿verdad?  Partamos de la base de un país que se acaba de crear y en el que no existe una sola moneda.  En esta situación hipotética, un incauto individuo se acerca al banco central con la intención de pedir un préstamo para comprar un sofá que cuesta, por ejemplo, cien monedas.  Como no hay monedas en el país, el banco central acuña esas cien monedas para nuestro individuo y se las entrega, pero le exige la devolución de ciento diez monedas al cabo de un año (el capital más los intereses).  Como él, muchos otros contraen deudas con el banco central y éste acuña para todos ellos una cantidad de monedas igual a la suma prestada, con la promesa de que al vencimiento del ejercicio todos devolverán las monedas más los intereses.  Este es el primer paso.

Nuestros lectores más avezados ya se habrán dado cuenta del truco, ¿no?  La deuda se acuña, o se imprime si son billetes, pero los intereses NADIE los imprime.  El banco nos exigirá el pago de unos intereses que jamás podrán pagarse por la sencilla razón de que no existen suficientes monedas en el país para pagarlos.  La única solución para que el sistema no se desmorone es crear más monedas (crear más deuda) para pagar los intereses de las deudas anteriores.  Y así sucesivamente, la deuda debe aumentar necesariamente año tras año para sostener todo el tinglado.  Resumo: o el crecimiento económico del país aumenta cada año por encima del nivel de deuda (tipo de interés) o habrá gente que no podrán pagar sus deudas por mucho que se empeñen y se verán forzados a entregar sus posesiones a cambio de la condonación de sus deudas.

La conclusión es demoledora, estamos obligados a pedir prestado cada vez más dinero para sostener al sistema o acabaremos entregando todo lo que tenemos a los banqueros.  El único que gana es el banco… y nosotros somos sus esclavos.

El que tenga oídos que oiga.

La verdad os hará libres.

Para más información:

http://www.youtube.com/watch?v=ezcWNpU1HGA

Anuncios