Circula por la red una teoría sobre un grupo pequeño y elitista de personas muy poderosas, cuyo fin es establecer un gobierno único en la sombra a escala planetaria.  Esta plutarquía supuestamente intenta instaurar el Novus Ordo Seclorum o Nuevo Orden de las Eras (mi latín está ya muy oxidado) y dirige una miriada de grupúsculos que van poniendo en práctica diversas acciones que les acercan a la consecución de su nefasto objetivo: la fluoración del agua, dispersión de productos mediante chemtrails, la esterilización de ciertas etnias…  Los defensores de la teoría del nuevo orden explican que tienen incluso un símbolo, que se reproduce en los billetes de un dólar americano como muestra del inmenso poder de la supuesta elite.

Novus ordum seclorumdolar

 

 

 

 

 

 

 

 

Realmente hay que ser muy impresionable para creerse que todas esas actividades diabólicas que parecen sacadas de algún antagonista de 007 son producto de la existencia de un pequeño grupo de conspiradores contra el mundo.  Cierto es que el símbolo existe y que puede verse en diversos lugares además de en los billetes (algunas bibliotecas, logias masónicas, antiguos tratados…), pero no veo su relación con ninguna entidad en la sombra.  Si realmente existiese ese grupo, no serían tan tontos de hacerlo público de una manera tan notoria (pocas cosas están más extendidas que los billetes) ni permitirían que se hablara de ellos cada vez más en la red.  Nadie conspira para crear poco a poco un nuevo orden mundial.

El Nuevo Orden Mundial hace años que llegó.

Todos lo sabéis, todos lo conocéis muy bien.  Es el orden del DINERO.  Por supuesto que existe un gobierno único a nivel planetario, pero no está en la sombra, lo llevamos con nosotros en la cartera.  El dinero lo ordena todo y todo está basado en el dinero.  Por su parte, el dinero está cada vez menos basado en bienes reales, engordando paso a paso la gran mentira que nos ciega día a día:

  • Al principio el dinero representaba el valor del metal precioso (oro o plata) con el que estaba hecho.
  • Más tarde, los billetes de banco representaban el valor del oro que su propietario tenía guardado en dicho banco.
  • Últimamente el dinero representaba el valor de las reservas de oro, metales preciosos y otros bienes que el país atesoraba en sus cámaras acorazadas.
  • Pero ahora, el dinero representa una DEUDA,  Una enorme y creciente deuda.  Sólo vale la promesa que otra persona hizo en su día de devolver un préstamo que había pedido.

Resulta difícil de creer, pero el dinero se crea como deuda.  Si pedimos un préstamo al banco es en ese preciso momento cuando se crea el dinero que el banco nos da.  Más bien, crea un APUNTE, anota en su libro o en su ordenador que nosotros tenemos (y debemos) ese dinero, que deberemos devolver con intereses.  Pero nadie crea esos intereses, por lo que habrá una cierta cantidad de intereses que no se podrán devolver a no ser que más y más gente adquiera más deuda y cree más billetes con los que pagar los intereses de los préstamos anteriores.  Y así una y otra vez.  El nivel de deuda de un país debe ser siempre superior al del año anterior, o de lo contrario habrá préstamos que no podrán devolverse, personas arruinadas y negocios en quiebra que llevarán inevitablemente a una crisis nacional.  La única salida es crear más dinero, cada vez más dinero, pidiendo préstamos, gastando por adelantado lo que no tenemos, generando inflación y pidiendo aún más dinero año tras año.  Una espiral de préstamo-interés-préstamo que no puede llevar a otro lugar que al fracaso más absoluto.

Contaré más cosas en el futuro…

La verdad nos hará libres.

Anuncios