Desde siempre se ha ensalzado la forma de ser del español, del mediterráneo y, por extensión, del latino.   La gente del norte viene a acabar sus días en las tibias playas del sur, los pudientes mantienen residencias de verano que se asoman a los acantilados del Mare Nostrum… ¿será por el sol?  Seguramente no, será por el carácter latino.  Veamos que dice la sabiduría popular de todo esto a través de estudiar las canciones de grandes músicos y poetas:

mare nostrum

Julio Iglesias (¿se puede ser más latino?).  A pesar de vivir en Miami, el digno hijo de papuchi decía lo siguiente sobre los latinos:

A veces soy cuerdo y a veces loco…
…me gustan las mujeres, me gusta el vino…
…Y es que yo, amo la vida y amo el amor,
soy un truhán, soy un señor,
algo bohemio y soñador…
…y casi fiel en el amor.

Joan Manuel Serrat, poeta muy latino, a pesar de ser catalán.  También tenía algo que decir al respecto:

Soy cantor, soy embustero,
me gusta el juego y el vino,
tengo alma de marinero.

Francisco, la voz latina por excelencia.  Comparte con nosotros su descripción particular del carácter latino:

Latino, tengo el calor de una copa de vino,
mitad señor, mitad correcaminos,
como una estrella sigo mi destino.
Bohemio, con la mirada de un loco risueño,
algo poeta y forjador de sueños…
…que no pueda guardar jamás fidelidad.

Las conclusiones saltan a la vista:

  • El cachondeo siempre está presente.  El cante, las risas…
  • Parece que nos gusta ir siempre de aquí para allá. Vamos a donde nos lleve el viento del destino, como los marineros, los vagabundos, los correcaminos (mic, mic…).
  • El gusto por el vino y la buena vida de los señores.  Esto es normal, ¿no os parece?.  Si fuéramos teutones nos gustaría la cerveza, aunque a muchos latinos tampoco les desagrada.
  • Algo sorprendente: el juego.  Los truhanes, los jugadores… en el fondo vemos el mundo como un enorme tablero de juego en el que hay que arriesgarse para sacar el mayor provecho de la vida.
  • Pero tenemos muchos pájaros en la cabeza.  Medio locos, bohemios, embusteros, soñadores.  Es la parte creativa de la mentalidad mediterránea.
  • El culto a la mujer.  Pero a la mujer en general, como musa que inspira para todo lo demás.

Después de este repaso ¿quien niega el atractivo del latino?

La verdad nos hará libres.

Anuncios