Coca cola zero

Ya hace unos años que circula un rumor en la red sobre la toxicidad de la Coca-Cola Zero debido a sus aditivos edulcorantes.  Después de leer la composición, descubrimos que la susodicha bebida contiene tres edulcorantes, aunque a juzgar por sus nombres (E-950 Acesulfame, E-951 Aspartame y E-952 Cyclamate) parecen modelos de naves espaciales (como el Z-95 “headhunter”).  Aunque la información disponible es ingente, intentaremos sintetizarla en lo que nos atañe, sus posibles efectos perjudiciales:

  • E-950: Acesulfamo-K. Se excreta sin cambios químicos, no reacciona en el organismo.  Algunos organismos ponen en duda las pruebas que se hicieron para demostrar su inocuidad y desaconsejan su consumo.  Está permitida su utilización en alimentación en todo el mundo.
  • E-951: Aspartamo. Al ingerirlo, el organismo lo descompone en fenilalanina, ácido aspártico y metanol.  Las personas que sufran de fenilcetonuria (enfermedad congénita rara) no pueden degradar la fenilalanina, por lo que dosis muy elevadas podría provocarles retraso mental.  Sin embargo si no sufrimos esa enfermedad, no hay de que preocuparse.  El metanol es un alcohol, que como sabemos es perjudicial para la salud en dosis altas.  Sin embargo, la cantidad ingerida con el uso del aspartamo en su uso normal es incluso inferior al que contienen los zumos de frutas.  Con el ácido aspártico no hay ningún problema, pues es un componente habitual de muchos alimentos.  Se recomienda limitar la ingesta de aspartamo a un máximo de 40mg por cada kg de peso corporal.
  • E-952: Ciclamato. Aquí sí que existen riesgos, aunque los datos dan lugar a controversia en el mejor de los casos.  Los efectos cancerígenos que se le atribuyen no se deben al ciclamato en sí, sino a un subproducto de él sintetizado por la flora intestinal.  Por lo tanto, dependerá de cada individuo el grado de transformación de este compuesto, variando su toxicidad.  Existen informes que prueban su toxicidad en dosis altísimas (recordemos que todo en exceso es malo) y otros que muestran que es inofensivo en niveles normales.  En caso de existir este mínimo riesgo, sería mayor en mujeres embarazadas y niños pequeños.

A raíz de toda esta información, veamos también la permisividad del uso de estas sustancias según varias organizaciones de reconocido prestigio en temas de salud:

edulcorantes

Siglas:
F.A.D.: (USA) Food and drug administration.
F.A.O.: (ONU) Federación para la agricultura y alimentación.
O.M.S.: Organización mundial de la salud.

Ni que decir tiene, The Coca-Cola Company ha manifestado que no hay ningún problema en la Coca-Cola Zero, de hecho, estos edulcorantes también están presentes en la versión Light de toda la vida y en muchos otros productos dietéticos.  Sin embargo… ¿por qué esa obsesión por la Zero?  Mucha gente ha realizado informes similares a éste, y no todos concluyen en la inocuidad del producto.  Yo me limito a presentaros los datos y que cada cual haga su elección, el conocimiento de la verdad os ayudará en vuestras decisiones.  Yo, por mi parte, seguiré tomando la Zero, ¡por lo menos hasta que recupere mi peso ideal!

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:

La verdad sobre Ana y MíaLa verdad sobre la comida basurala verdad sobre el chocolate

Anuncios