De todos es conocida la eterna lucha de clases entre la izquierda y la derecha, los conservadores y los progresistas, los republicanos y los demócratas.  Muchos nos posicionamos en lado u otro, por lo que decimos, lo que hacemos o nuestra manera de pensar.  Pero… ¿estamos diciendo la verdad al afirmar que somos de derechas o de izquierdas?  Vamos a aclarar conceptos, seguro que más de uno cambiará radicalmente su manera de ver la sociedad y el gobierno:

lvsr

Los partidos.

A la izquierda, los partidos históricos son el comunista, el socialista y el demócrata, son liberales y progresistas y sus programas incluyen tendencias hacia el progreso y la igualdad con elevadas dosis de idealismo.  Por el contrario, el lado derecho es conservador y tradicional, sus partidos históricos son  el republicano, el conservador y el nacionalista, promueven la conservación de los valores tradicionales, la equidad y la supervivencia de los más adaptados al medio.

Los gobiernos.

El comercio justo, el apoyo a los trabajadores, la libertad personal y un enfoque social son las principales características de los gobiernos de izquierdas.  También buscan controlar la vida pública del país y la sociedad, regular la economía y cobrar elevados impuestos a las industrias y comercios.  Por otro lado, la derecha se centra en lo individual a través de la libertad económica, que se consigue defendiendo a los empresarios para un comercio libre.  La economía de derechas no está controlada por el gobierno, que tampoco carga de altos impuestos a los comerciantes e industriales ni busca interferir en modo alguno con la sociedad.

Sociedad y cultura.

Los progresistas son muy éticos, creen que el mundo puede ser mejorado, evolucionando multiculturalmente con políticas de inclusión social.  En cambio los conservadores piensan que el mundo está bien como está y basan su pensamiento en la moralidad.  Utilizan políticas de exclusión social, nacionalistas y conservadoras.

La familia.

Los padres de izquierdas crían a sus hijos construyendo una relación basada en el respeto y la confianza.  El niño debe aprender a ser responsable, aprender a preguntar y abrirse a sus compañeros a través de la empatía.  En estos hogares se respira una atmósfera de protección y comunicación.  En la otra parte, las familias de derechas son más duras, construyen la relación con sus hijos mediante el miedo y el respeto.  El hijo tiene que ser moralista y disciplinado y debe educarse para tener éxito y competir individualmente.  El ambiente familiar es de castigo y recompensa.

La vida profesional.

Los profesionales progresistas suelen ejercer la profesión libre como profesores, arquitectos, médicos, ingenieros… normalmente en un medio urbano, buscando la realización personal.  Sin embargo, los profesionales conservadores se desarrollan como militares, policías, jueces, vendedores y similares en medios más bien rurales.

Posicionamientos.

Aquellos que tienden más a la izquierda consideran la religión como algo carismático no organizado, para ellos los derechos son para observarlos, los delincuentes han sido forzados socialmente a delinquir y los pobres son víctimas del sistema.  Para los de derechas, la religión es ministerial y organizada, los demás no deben interferir en nuestros derechos, los delincuentes eligen serlo y los pobres son unos flojos sinvergüenzas.

Igualdad contra libertad.

Progresistas: la igualdad es un terreno de juego nivelado para todos y la libertad trae abusos y diferencias sociales.  Conservadores: la igualdad es la oportunidad y la libertad es la posibilidad de tener éxito o equivocarse por uno mismo.

Valores.

Para los de izquierdas son la bondad, ayuda a los demás, modelos de comportamiento progresista, diplomacia, diálogo y pacifismo.  Para los de derechas son la participación, el orden impuesto, ayudar a los que se lo merecen, modelos de comportamiento más agresivo y la oportunidad.

Palomas contra halcones.

¿De qué color son tus alas?

Referencias:

http://www.informationisbeautiful.net/visualizations/left-vs-right-world/

Anuncios