Muchísimo se ha hablado de los alimentos transgénicos, que si son perjudiciales para la salud, que si eso es jugar a ser Dios, que si no está probada su eficacia… Pero ¿Sabemos realmente lo que significa que un alimento o un cultivo sea transgénico?  Vamos a tratar de explicarlo de la forma más sencilla posible, paso por paso, para los no iniciados en la materia.

guisante

Veamos antes un poco de genética.  Mendel, un monje del siglo XIX, experimentó mediante la observación de cultivos de guisantes y enunció sus Leyes de la Genética.  Básicamente, vienen a decir que el hijo compartirá rasgos de sus padres, que dependerán en mayor o menor medida de la “relavancia” de sus caracterísiticas, por ejemplo, los guisantes rugosos predominan ante los lisos. Otros siguieron sus pasos, descubriendo el ADN (un ácido que se encuentra en todas las células del ser vivo y que contiene la información necesaria y suficiente para “fabricar” a ese mismo ser).  El ADN (ácido desoxirribonucléico) contiene cadenas de compuestos químicos (bases nitrogeniadas) que forman los genes.  Estos genes determinan si el guisante es ovalado, alargado, sensible a la luz, si retiene más o menos agua…

La ingeniería genética trata de modificar estos genes para el beneficio del ser humano.  Lo ideal sería producir guisantes que fueran como naranjas, y que consumieran poca agua, pero esto es realmente difícil.  Lo que sí se ha logrado es hacer que los guisantes sean resistentes a ciertos compuestos químicos.  De esta forma, se modifica el ADN de las plantas para que resistan a un pesticida en concreto, se fumiga todo el campo y muere ABSOLUTAMENTE TODO excepto la planta modificada genéticamente  para resistirlo (transgénica).  Fácil ¿no?

Entonces no hay problema… sembramos guisantes transgénios, fumigamos y obtenemos una cosecha libre de plagas.  El asunto viene después y no voy a entrar en temas de salud, sino en aspectos económicos y sociales.  Las empresas productoras de semillas transgénicas han crecido tanto que están comprando cada vez más industrias semilleras convencionales.  En muchos países ya es realmente difícil encontrar semillas no alteradas, lo que obliga a los agricultores a adquirir semillas transgénicas que son mucho más caras.  Como ya hemos dicho, estas plantaciones hay que fumigarlas con un producto determinado (al que son resistentes) que, casualmente, lo vende la misma empresa.  Je… monopoliza el mercado, obliga a muchos agricultores a pedir préstamos para costearse las nuevas semillas y encima les vende los pesticidas.  Negocio redondo, como el de los bancos.  No puedes comprar otra semilla (no la hay en muchos países) y no puedes comprar otro pesticida, o destruirías la cosecha.  Círculo vicioso.  Además, te obligan a firmar un contrato en el que te impiden obtener semillas de tu propia cosecha, con lo que te ves forzado a volverlas a comprar la siguiente temporada y volver a endeudarte.  El ciclo se rompe el año en el que la cosecha se pierde por el mal tiempo.  Ahí está la ruina.

Muchos más datos en este vídeo sobre una de las empresas de semillas transgénicas:

http://vimeo.com/11281651

El tema de la salud lo trataremos otro día.

La verdad nos hará libres.

Anuncios