Hace ya algún tiempo que se viene hablando de las enormes ventajas con las que han sido bendecidos los coches eléctricos, siempre que los comparemos con los automóviles convencionales de motor de explosión.  Se habla de cero emisiones, de gasto de combustible nulo, motores silenciosos, menos vibraciones, toda una serie de magnificiencias que parecen más  bien sacadas de una película de ciencia ficción.  Pero… ¿Qué hay de verdad en todo esto?  Vamos a ver algunas de las características de los coches eléctricos, destacando ventajas e inconvenientes:

 

coche eléctrico

Prototipo de coche eléctrico diseñado en Álava (España)

Ventajas:

  • Menor contaminación ambiental. Téngase en cuenta que hay que hablar de que los coches eléctricos contaminan MENOS, pero que también contaminan.  La energía eléctrica que acumulan en sus baterías proviene de la red eléctrica convencional, que es generada en centrales de generación eléctrica y transportada a través de una red de distribución.  El rendimiento combinado de estos sistemas es del 30%, lo que quiere decir que para mover el coche el equivalente a 1 kcal, es necesario quemar 3 kcal en las centrales.  De todas formas es mucho mejor que el rendimiento del motor de combustión interna, que es del 10%.
  • Menor contaminación acústica. Los motores eléctricos son much0 más silenciosos que los motores de combustión interna convencionales.
  • Mayor localización de la contaminación ambiental.  La contaminación queda confinada en los puntos de generación eléctrica, liberando a las ciudades de la nube de humo contaminante.  De esta forma se favorece la inclusión de filtros.
  • Posibilidad de recarga en ruta.  Mediante placas solares, un vehículo eléctrico puede recargarse en medio del desierto, donde no hay ningún tipo de instalaciones.  Los coches convencionales necesitan instalaciones específicas de repostaje.
  • Mayor seguridad. Las baterías son mucho más seguras que los depósitos de gasolina o de gasoil, por no hablar de las bombonas de gas combustible.
  • Diversificación de la energía. Al tratarse de energía eléctrica, puede provenir de diferentes fuentes, ya sea combustibles fósiles (carbón, gas, petróleo), energía nuclear o incluso energías renovables como la hidráulica, eólica o solar.  Si tenemos en cuenta estas últimas, el combustible es gratis, inagotable y no contaminante.

Inconvenientes:

  • Mayores tiempos de repostaje. El repostaje de los coches convencionales es muy rápido (salvo que haya que esperar cola), mientras que el repostaje de los coches eléctricos puede durar horas.
  • Menor potencia. Por ahora los coches eléctricos desarrollan menor potencia que los coches convencionales, aunque es cuestión de tiempo que se alcancen niveles similares.
  • Menor autonomía. La necesidad de repostaje de los coches eléctricos es mayor que la de los vehículos convencionales, necesitando recargar sus baterías con más frecuencia.
  • Ausencia de infraestructuras. Actualmente no existen talleres especializados, ni puntos de repostaje suficientes.  Es algo que llegará en el futuro pero todavía es lejano.
  • Mayor coste de adquisición del vehículo. De momento el precio de estos coches es más elevado que el de los vehículos con motores de explosión,

Y esto es todo.  Por ahí circulan algunos expertos en la materia, estaría encantado de que aportaran más datos al artículo.  Por ahora ya contáis con más información si pensáis comprar un coche nuevo… ¿Por qué no uno eléctrico?

La verdad nos hará libres.

Anuncios