Están a la última.  ¿A quién no le gusta un café aromático, recién hecho, instantáneo y muy muy caliente?  Y la cosa mejora bastante si el café se toma en casa, sin moverse del sofá, pero con el sabor y el aroma del café de los bares.  No es de extrañar entonces la gran aceptación que están teniendo las cafeteras domésticas monodosis.  Se compra uno una cafetera de esas, unas cajitas con cápsulas, las enchufa, pulsa un botón y ¡listo!

Pero… ¿Cuánto nos está costando tomarnos ese delicioso, humeante y espumoso café?  Vamos a hacer un análisis, teniendo en cuenta todos los costes involucrados.  Tendremos en cuenta el precio de la cafetera monodosis frente a una cafetera express convencional, la vida útil de las cafeteras (unas cinco mil tazas), el precio de la dosis, de la leche y del azúcar.  Los precios están expresados en céntimos de euro, para mayor comodidad:

 

Comparativa cafeteras monodosis vs convencionales

Comparativa entre las cafeteras monodosis y las convencionales

¿Cuáles son las conclusiones?  Bien sencillas:

  • El coste de una taza de café preparado con una cafetera monodosis es un 130% superior que uno preparado con una cafetera convencional.
  • El café que tomas en tu casa sabe exactamente igual que el que tomas en casa del vecino, o el que toma TODO EL MUNDO en TODAS PARTES.  Un signo más de globalización, se pierde la originalidad, cada vez somos más borregos.
  • Estás pagando más del doble de lo que el café realmente vale, además de contribuir a la degradación del medio ambiente a través de los plásticos de las cápsulas.
  • Probablemente estas cafeteras quedarán obsoletas antes de diez años (con suerte).

La decisión es tuya.  Si compras estas cafeteras por el sabor del café, adelante, pero te puede salir bien caro.

La verdad nos hará libres.

Anuncios