La mala situación laboral de muchos españoles, el tipo de interés creciente y las dificultades para pagar las cuotas de las hipotecas están forzando a la gente a buscar otras alternativas de menor riesgo o menor coste.  Ya sea alquilando casa en vez de comprarla, regresando a casa de los padres o buscando ingresos extras por las tardes está claro que algo hay que hacer.  En estos momentos el tipo de interés normalmente aplicable en España para las hipotecas (el tan cacareado euribor) se encuentra a niveles muy asequibles pero todo apunta a que esta situación cambiará en un futuro próximo (se habla del 3% en los próximos 2 años).  Ante tan espeluznante perspectiva… ¿qué hacer?

 

Yen, la panacea (?) de la hipoteca multidivisa

¿Es el yen una alternativa para las hipotecas españolas?

Desde luego, lo mejor es que nos toque la lotería, aunque existe una alternativa fácilmente materializable, pero no exenta de riesgos.  Se trata de la Hipoteca Multidivisa.  Este producto financiero (que no todos los bancos ofrecen) es similar a una hipoteca convencional, pero tiene dos particularidades que lo hacen tan atractivo como arriesgado:

  • El tipo de interés de referencia no es el euribor, sino el LIBOR.  Este libor es la tasa de referencia usada para los préstamos interbancarios en el mercado de Londres.  Existe un libor diferente para cada divisa y suele ser bastante más bajo que el euribor.  Primera ventaja: menor tipo de interés, menos dinero a pagar.
  • La moneda en la que se pide el dinero prestado no es el euro, sino cualquier otra divisa de cualquier parte del mundo.

Así que ya lo tenemos.  Buscamos una divisa cuyo libor sea bajito y, como por arte de magia, nuestra cuota mensual se reduce de manera dramática.  Se que lo entendéis perfectamente, pero todo quedará más claro con un ejemplo: Fulanito y Zutanita han comprado una vivienda en 2011, pero temen que en pocos años el euribor “esponje” e incremente la cuota que pagan por su hipoteca.  Ahora llegan casi a lo justo… por suerte los intereses están bajitos, pero hay que ser previsores.  Su pequeño apartamento costó 150.000 eurazos, la hipoteca está a 25 años y el banco les cobra un diferencial del 0.5%, así que mensualmente pagan 635 euros.  Y eso que las condiciones son buenas, aunque hay gente que gana poco más de lo que ellos pagan por su casa.

Fulanito no para de darle vueltas a la cabeza hasta que, a pesar de ser joven, pierde el poco pelo que le queda.  Encuentra una posible solución: cambiar su hipoteca a un modelo multidivisa en yenes (¡Oh, el país del sol naciente!), ya que el libor del yen a un año es 0.56%.  De momento ya le está ganando al euribor casi un 1% y su cuota mensual bajaría hasta 569 euros.  “No está nada mal”, concluye satisfecho.  Pero Zutanita, que es una mujer de su tiempo, con un agradable carácter latino y que sabe de números (entre otras muchas virtudes) no lo ve tan claro.  Después de investigar por blogs como éste y preguntar a empleados de banca ha aprendido unas cuantas cosas que Fulanito ha pasado por alto:

  • El libor es más estable que el euribor, por lo que estaríamos evitando la subida que sabemos que el euribor sufrirá.
  • El préstamo debe ser pagado en yenes.  Así que ya no deberían 150.000 euros, sino 16.800.000 yenes. Y su cuota pasa a ser 63.771 yenes.
  • Y lo más importante: el cambio del yen varía muchísimo frente al euro.  Como Fulanito es español, cobra en euros, así que mensualmente debe comprar 63.771 yenes para pagar la hipoteca.

Aunque sería más exacto decir que ESTE MES debe comprar 63.771 yenes, porque realmente no sabe cuántos euros tendrá que pagar el mes que viene.  Puede ocurrir que el euro cotice a 170 yenes, con lo que bastarían 375 euros para pagar su hipoteca.  Pero también puede pasar que el yen se aprecie con respecto al euro, pongamos que hasta 80 yenes el euro, así la cuota pasa a ser de 797 euros.  Uffff…  ¿nos dará para salir del redil?

Podemos decir que, en el mejor de los casos, la hipoteca multidivisa es arriesgada.  De todas formas aún no hemos hablado de su característica más importante: el cambio de moneda de la deuda al completo.  Pero eso es otra historia, que será contada en otro post.

La verdad nos hará libres.

Saludos.

Anuncios