Archive for abril, 2011



Tiempo de lectura: 6 min. Video: 2 min.

Una noticia me sorprendió hace pocos días en televisión.  Se trata dela oleada de robos que está ocurriendo en toda Europa gracias al método BUMPING.  Es realmente fácil, cualquiera puede aprenderlo en pocos minutos y no se necesita nada raro, ni ganzúas, ni aparatos electrónicos, ni hay que romper nada. Pero lo peor es que después del robo, al no existir violencia, las aseguradoras se niegan a responder.  Pero… ¿en qué consiste el BUMPING? Vamos a verlo con un vídeo:

Como veis, es sencillísimo.  La llave maestra debe encajar en la cerradura (ahí tienen  que ver las ranuras laterales), luego se le rebajan un poco las muescas, se le corta un trozo pequeño de la parte delantera y ¡lista!  Sólo queda introducirla en la cerradura objetivo y aplicar un golpecito seco.  La cerradura se abre sin problemas.  Bueno, eso es lo que dicen, yo no lo he probado…

Ahora es cuando empieza el dilema.  Al no existir violencia física, las aseguradoras se niegan a responder, ya que dicen que se trata de HURTO y no de ROBO.  Podrás entablar mil discusiones con la compañía de seguros, pero para llegar a alguna parte deberás seguir los siguientes pasos:

  1. Denunciar el robo ante la policía, ellos nos darán un escrito que se llama “diligencia”.
  2. Enviar una copia de la diligencia al seguro, alegando que te han robado y que solicitas el reintegro de lo robado.
  3. La compañía se negará a resarcir lo sustraído, alegando que e trata de hurto y no de robo, con lo que no está contemplado en la póliza.
  4. Ahora nosotros enviaremos una réplica, adjuntando una copia de los artículos 238 y 239 del código penal, que reproduzco a continuación:

Artículo 238. Son reos del delito de robo con fuerza en las cosas los que ejecuten el hecho cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

  • Escalamiento.
  • Rompimiento de pared, techo o suelo, o fractura de puerta o ventana.
  • Fractura de armarios, arcas u otra clase de muebles u objetos cerrados o sellados, o forzamiento de sus cerraduras o descubrimiento de sus claves para sustraer su contenido, sea en el lugar del robo o fuera del mismo.
  • Uso de llaves falsas.
  • Inutilización de sistemas específicos de alarma o guarda.

Artículo 239.  Se considerarán llaves falsas:

  • Las ganzúas u otros instrumentos análogos.
  • Las llaves legítimas perdidas por el propietario u obtenidas por un medio que constituya infracción penal.
  • Cualesquiera otras que no sean las destinadas por el propietario para abrir la cerradura violentada por el reo.

Por lo tanto, si nuestra puerta estaba CERRADA y alguien la ha abierto mediante el bumping,  como quiera que la llave del supuesto ladrón no es la tuya, habrá usado un método distinto del habitual para abrir la puerta, siendo reo del delito de ROBO.   En este caso, el seguro está obligado a resarcir lo sustraído, a razón de los objetos descritos en la diligencia, así que sed muy cuidadosos con lo que le contáis al policía de turno.

Yo envié la ley al seguro y me pagaron todo lo que me robaron.

La verdad nos hará libres.

Anuncios

La verdad sobre la Semana Santa


Romancero irónico desde el máximo respeto por la fiesta, por si acaso pido perdón de antemano. Espero no disgustar demasiado a los capillitas…

Romance de la Semana Santa pasada por agua:

Como llovió en Carnaval
y el cachondeo se espanta,
sólo pido: ¡Ojalá
que llueva en Semana Santa!

Que pasos y capirotes
se refugien en sus templos,
que varillas y zelotes
anden pendientes del tiempo.

Que los hermanos mayores
consulten el Wind Gurú
mientras que los cargadores
están en el ambigú.

Que lloren por aguaceros
aunque sean de cuatro gotas,
que le pongan chubasquero
al Cristo, que va en pelotas.

Que les pongan un toldito
a los pasos de antemano,
que les pongan dos manguitos
a Apóstoles y Romanos.

Que se marchiten las flores
y se cojan pataletas,
que se rajen los tambores
y se oxiden las cornetas.

Que se mojen los pabilos
de los cirios e incensarios,
que se dejen de pamplinas,
picha, que no es necesario.

Que si a mi Dios le gustara
que gastaran dinerales
en los mantos y varales,
las nubes se disiparan.

Como no vendo libretos
de este romance tan ruin,
no me digas que estás tieso
y cómprame un pirulí.


Tiempo de lectura: 5 min.

Desde hace un par de semanas está en todos los periódicos y televisiones.  No se habla de otra cosa (oh, perdón, olvidaba los partidos del Barcelona y Real Madrid) y al parecer,  el rescate es inminente.  La economía va bastante mal en Portugal, y aunque no es el único país con dificultades, ni va a ser el último, parece que hay que acudir a su rescate con decisión y todos a una.  Ya en su día se rescató a Grecia y a Portugal, así que a prioriparece una buena idea… ¡salvemos a los portugueses!  Pero, ¿por qué hay que rescatar a Portugal?

El rescate de Portugal

Irlanda y Grecia se cayeron, y ahora Portugal se rinde ante los "mercados"

Resulta que la República Portuguesa debe mucho dinero. ¿A quién? dirán ustedes.  Pues a los bancos.  Se les ha pedido prestado para que el país pudiera seguir funcionando al mismo ritmo que hasta ahora.  El primer ministro, José Sócrates, dimitió porque el parlamento no quiso “ahorrar” para pagar la deuda sin ayuda externa.  Yo hubiera hecho lo mismo.  Y entonces empezaron los problemas.  Con las arcas vacías y mucha deuda acumulada Portugal ya no cumplía los tiránicos requisitos económicos que se exige a los países de la zona euro, así que los mismos países decidieron “ayudar” un poquito a Portugal mediante un rescate y de paso, mantenerla dentro del redil de la unión económica europea.

El primer paso es inyectarle dinerito fresco.  El Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo van a prestar unos ochenta mil millones de euros para salvar la economía lusa.  Pero el FMI no es una bolsa de ayuda a la que todos aportan un poquito para dárselo al que lo necesite, no señores, el FMI es una entidad PRIVADA (Fondo Monetario Internacional: deuda externa y crisis mundial, José Serulle Ramia, Jacqueline Boin, 1984, ed. iepala) en manos estadounidenses.  Desgraciadamente, el Banco Central Europeo también es PRIVADO, o sea, que pertenece a unos señores adinerados.  Estos señores son los que le prestan el dinero a Portugal para que aguante la crisis.  Pero claro, estos señores, aunque son inmensamente ricos, no poseen todo el dinero que necesita un país, así que venden la deuda a todo aquel que la quiera comprar.

Tú, pobre pequeño inversor, has decidido que debes sacar una rentabilidad a un dinerillo que te legó tu tía al fallecer.  Vas al banco y contratas un depósito al, por ejemplo, 2%.  Luego tu banco se lo presta al FMI o al BCE al 4%, y estos señores se lo prestan a los portugueses al 8%.  Tú ganas un poquito, porque tus ahorros son pequeños, pero tu banco sí que gana, ya que presta los ahorros de todo quisqui (y de las tías de todo ser viviente) a los señores de las chisteras, que son los que más ganan porque le prestan a Portugal ochenta mil millones de euros que no son suyos.  Y no sólo eso, ahora le exigen al país vecino una serie de medidas que incluyen:

  • Privatizar el sector público: Galp, Electricidad de Portugal, Portugal Telecom, banco CGD, Aeropuertos…
  • Recortes en los presupuestos: menos servicios, menos educación, peor sanidad y menos subvenciones para el pueblo.
  • Acciones para estimular la actividad económica: supresión de derechos laborales, abaratar el despido, rebajas tributarias a empresarios y rentas altas…

Je, la cosa pinta bien.  Los dueños del FMI y BCE ganan pasta.  Los bancos como el tuyo ganan pasta.  Los empresarios (los ricos) de Portugal ganan pasta.  Y toda, toda esa pasta la paga el pueblo.  La pagan los portugueses, igual que la pagaron antes los griegos y los irlandeses.

Espero que nunca tengan que rescatar a España, no me apetece engordar con mi sangre a los señores de la chistera.  Y mucho menos que se aprovechen de los ahorros de mi tía.

La verdad nos hará libres.


Dicen que antiguamente, en un periodo de la historia muy anterior a lo que recuerdan los anales, habitaba en La Tierra una raza de seres inteligentes.  Estos seres (los llamaremos, simplemente, “los seres”) poseían la capacidad de comunicación aunque no eran capaces de hablar.  La transmisión de la información entre los individuos se llevaba a cabo mediante un lenguaje de signos muy rudimentario que sólo permitía compartir acciones y conceptos muy básicos.  Las ideas complejas (la envidia, lo abstracto, el razonamiento…) tras muchas dificultades podían ser comprendidas por los seres pero tenían que aprenderlas por si mismos o en pequeños grupos, ya que la propia naturaleza del lenguaje impedía que otros se las enseñaran.

Los conceptos elevados debían ser aprendidos por uno mismo

Los conceptos elevados debían ser aprendidos por uno mismo

Eventualmente una familia, al ver como un lobo  una y otra vez robaba las ovejas que con tanto esfuerzo habían criado, comprendió el concepto de apropiarse del trabajo y de los bienes ajenos.  Como el lobo, decidieron que había llegado la hora de que otros trabajaran para ellos.  Primero, engañaron a sus vecinos para que se ocuparan de los rebaños de las dos familias.  Los vecinos no comprendían muy bien lo que estaba pasando, pero acabaron criando dos rebaños en lugar de uno.  Cuando llegaba el momento de ordeñar y esquilar, era la primera familia la que e ocupaba de hacerlo y sólo repartía con los vecinos una pequeña parte de la leche y la lana.

El padre de la familia “despierta” no tardó en darse cuenta de que con muy poco trabajo habían conseguido un beneficio muy superior al de años anteriores, así que decidieron extender su dominio a otros vecinos.  En pocos años habían conseguido subyugar a todo el valle, y aunque las demás familias continuamente pensaba que “algo raro” estaba ocurriendo, no alcanzaban a darse cuenta del todo porque no conocían el concepto de “esclavitud“.  Pero era inevitable que, a fuerza de sufrirlo, acabaran comprendiéndolo, y un día uno de los primeros vecinos se dio cuenta de la realidad y se rebeló contra la familia dominante.  Como el resto de esclavos no comprendía del todo la situación, al principio no le siguieron.

El padre de la “nobleza” decidió no arriesgarse, así que mediante la fuerza disfrazó al rebelde de oveja y lo ató a un poste junto al resto del rebaño, pero FUERA del redil.  Esa misma noche los lobos se lo comieron.  De un plumazo, los líderes alcanzaron dos objetivos:

  1. Atajaron la incipiente rebelión.
  2. Echaron la culpa a otros.

La maniobra fue magistral.

Los años pasaron y la familia dominante era cada vez más rica.  Ya no recogía los frutos de los rebaños de otros, sino que ahora todos los rebaños les pertenecían y los demás trabajaban para ellos a cambio de lo justo para mantenerse.  No tenían tiempo para dedicarse a pensar, no tenían fuerzas ni ganas para organizarse, no les quedaban ánimos para darse cuenta de lo que realmente ocurría.  Si alguna vez una mente lúcida daba muestras de descontento los líderes mataban un par de corderos y organizaban una fiesta para todos.  Distraían la atención hacia otro lado.  Los esclavos, hartos de trabajar, acogían la celebración pensando que era un regalo de los nobles.  Incluso algunos llegaron a pensar que la familia dominante era una bendición, ya que les proporcionaba trabajo, alimento y diversión… ¿Qué más se podía pedir?

Mientras tanto, los líderes dedicaban su tiempo a desarrollar conceptos complejos.  Lo primero que descubrieron fue la esclavitud (era obvio), luego la avaricia, el yo por encima de todo, la maximización de beneficios, el recorte de derechos… también descubrieron la libertad, pero guardaron ese concepto en un arcón y lo enterraron en el monte, para que nadie nunca lo descubriera.  Todos los conocimientos los utilizaban en su favor.  Los súbditos llegaron a ser totalmente dependientes de sus amos:

  • Debían trabajar mucho a cambio de pocos réditos.
  • Debían agradecer a la nobleza las fiestas que organizaban.
  • Debían cuidar a la nobleza para mantener el status quo.
  • No debían pensar, pues era probable que acabaran siendo pasto de los lobos.
  • Debían acudir a la nobleza para todo lo que necesitaran: vestido, cobijo, incluso para algunos conceptos elevados, como la justicia y la seguridad.

Hasta que un día, un joven que buscaba raíces en el monte para conseguir un poco de alimento extra se encontró con un arcón enterrado.  Sorprendido, lo abrió, y al instante, una paloma que surgió de su interior emprendió el vuelo…

La verdad os hará libres.


A raíz del accidente de la central nuclear de Fukushima se habla mucho del gran peligro que entrañan estos centros de producción de energía, algunos proponen desmantelarlas por completo y sustituirlas por instalaciones de generación convencionales.  Pero las térmicas de carbón tampoco convencen, ya sea por la intervención del gobierno en el carbón nacional o por sus elevadas emisiones contaminantes.  ¿Qué nos queda? Los defensores de las nuevas tecnologías promueven los ciclos combinados, con sus elevados rendimientos, como la solución a la demanda energética aunque cierto es que la dependencia de países productores de gas políticamente inestable es muy notable.  Por último tenemos las energías renovables, tan caras como intermitentes, que sólo sirven para cubrir picos de demanda.

Un activista dijo: “!Que apaguen todas las centrales nucleares!”, y muchos le siguieron. Pero… ¿somos realmente conscientes de lo que ocurriría si no tuviésemos suficiente electricidad para mantener nuestro modo de vida?  Imaginemos que pagamos las centrales nucleares de España (creo que quedan sólo 5 ó 6).  El resto de centrales entraría en funcionamiento a las pocas horas pero se comprometería la estabilidad del servicio.  De paso, apaguemos también las de carbón (emiten mucho CO2) y unas cuantas de ciclo combinado, para dar la lata a los magrebíes.  Nos quedamos con las hidráulicas y las renovables, ¿ok?  Ahí empieza lo bueno…

Semáforo apagado traffic lights off

Los semáforos están apagados y el caos circulatorio es total

Cualquier día podrías despertar y llevarte unas cuantas sorpresas.  A las siete de la mañana la demanda supera a la oferta y no hay energía para todos.  Y… ¡qué mala suerte, han desconectado mi ciudad!  De momento llegaré tarde al trabajo, mi despertador es eléctrico y no ha sonado.  Tampoco puedo afeitarme, no hay luz en el baño y no veo un pimiento.  Me lavaré la cara, por lo menos, pero con agua fría ya que mi termo es eléctrico.  La nevera ha dejado de funcionar y el brick de leche que abrí ayer se ha cortado, así que abro uno nuevo y caliento un poco en un infiernillo de gas que rescato del trastero y que guardaba para los campings.  Debo bajar al garaje por las escaleras, a oscuras, ya que ni la luz del pasillo ni el ascensor funcionan.  Tampoco se abre la puerta de la cochera, usa un motor eléctrico, así que tengo que abrirla a mano con gran esfuerzo.

Por suerte mi coche funciona con gasolina (el de mi vecino es eléctrico, que se  joda, por moderno) y puedo seguir adelante sin acumular mucho retraso, pero los semáforos están todos apagados y el caos por el camino es total.  Aparcar se convierte en una aventura, los parkímetros no funcionan y seguramente me caerá una multa por no pagar el estacionamiento.  En la oficina lo único que se puede hacer es hablar por teléfono (tiene alimentación independiente) y escribir a boli, ya que los ordenadores están KO.  Ni siquiera podemos tomar café, la cafetera también es eléctrica.

Vuelvo a casa abatido por el día tan poco fructífero que estoy viviendo, con una multa de aparcamiento en el bolsillo (los locales han aprovechado la coyuntura para hacer caja), levanto la puerta de la cochera a mano y subo la escalera.  Como no había electricidad, el sistema de alarma de casa no funcionaba y unos cacos se han llevado el televisor, aunque no importa mucho, de todas formas no podría verlo.  Tampoco podría jugar a la video consola, ni conectarme a internet, ni recargar el teléfono móvil… sólo puedo ducharme con agua fría, leer un rato junto a la ventana mientras sea de día y preparar algo de cena con el infiernillo trasteril.

Revuelvo las posesiones de mi abuelo hasta que encuentro un despertador de cuerda.  Por lo menos mañana llegaré pronto al trabajo…

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 3 min. Vídeo: 7 min.

Como ya nos imaginábamos, el fin de la crisis llegará el día que “los mercados” decidan que ya han ganado suficiente, que ya han sangrado a la vaca todo lo sangrable y que hay que dejarla que vuelva a engordar por un tiempo antes de sangrarla otra vez.  Pero fuera de esta casuística, sí que hay algunas medidas que se podrían tomar para frenar el control que “el capital” posee sobre el país y devolver en cierta medida la soberanía al pueblo.  Ved el vídeo, que no tiene desperdicio:

Desde luego, hay que ser valiente para aplicar estas medidas, muchos montarán en cólera y llegará el llanto y el crujir de dientes.  Algunos hablan ahora de eliminar los convenios colectivos, ligar los salarios a la productividad, trabajar un poquito más, cobrar un poquito menos…  ¿De verdad creéis que recortando los salarios se va a incentivar el consumo?

No importa quien lo diga, si los que se dicen de izquierdas o los que se esconden tras la derecha. Al “capital” le da igual el consumo, sólo quiere sangrar la vaca.  Cada vez me siento más borrego, más prisionero en el centro del redil, más esclavo.  Ayúdame a salir porque así te estarás ayudando a ti también.

La verdad nos hará libres.

A %d blogueros les gusta esto: