Tiempo de lectura: 5 min.

Desde hace un par de semanas está en todos los periódicos y televisiones.  No se habla de otra cosa (oh, perdón, olvidaba los partidos del Barcelona y Real Madrid) y al parecer,  el rescate es inminente.  La economía va bastante mal en Portugal, y aunque no es el único país con dificultades, ni va a ser el último, parece que hay que acudir a su rescate con decisión y todos a una.  Ya en su día se rescató a Grecia y a Portugal, así que a prioriparece una buena idea… ¡salvemos a los portugueses!  Pero, ¿por qué hay que rescatar a Portugal?

El rescate de Portugal

Irlanda y Grecia se cayeron, y ahora Portugal se rinde ante los "mercados"

Resulta que la República Portuguesa debe mucho dinero. ¿A quién? dirán ustedes.  Pues a los bancos.  Se les ha pedido prestado para que el país pudiera seguir funcionando al mismo ritmo que hasta ahora.  El primer ministro, José Sócrates, dimitió porque el parlamento no quiso “ahorrar” para pagar la deuda sin ayuda externa.  Yo hubiera hecho lo mismo.  Y entonces empezaron los problemas.  Con las arcas vacías y mucha deuda acumulada Portugal ya no cumplía los tiránicos requisitos económicos que se exige a los países de la zona euro, así que los mismos países decidieron “ayudar” un poquito a Portugal mediante un rescate y de paso, mantenerla dentro del redil de la unión económica europea.

El primer paso es inyectarle dinerito fresco.  El Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo van a prestar unos ochenta mil millones de euros para salvar la economía lusa.  Pero el FMI no es una bolsa de ayuda a la que todos aportan un poquito para dárselo al que lo necesite, no señores, el FMI es una entidad PRIVADA (Fondo Monetario Internacional: deuda externa y crisis mundial, José Serulle Ramia, Jacqueline Boin, 1984, ed. iepala) en manos estadounidenses.  Desgraciadamente, el Banco Central Europeo también es PRIVADO, o sea, que pertenece a unos señores adinerados.  Estos señores son los que le prestan el dinero a Portugal para que aguante la crisis.  Pero claro, estos señores, aunque son inmensamente ricos, no poseen todo el dinero que necesita un país, así que venden la deuda a todo aquel que la quiera comprar.

Tú, pobre pequeño inversor, has decidido que debes sacar una rentabilidad a un dinerillo que te legó tu tía al fallecer.  Vas al banco y contratas un depósito al, por ejemplo, 2%.  Luego tu banco se lo presta al FMI o al BCE al 4%, y estos señores se lo prestan a los portugueses al 8%.  Tú ganas un poquito, porque tus ahorros son pequeños, pero tu banco sí que gana, ya que presta los ahorros de todo quisqui (y de las tías de todo ser viviente) a los señores de las chisteras, que son los que más ganan porque le prestan a Portugal ochenta mil millones de euros que no son suyos.  Y no sólo eso, ahora le exigen al país vecino una serie de medidas que incluyen:

  • Privatizar el sector público: Galp, Electricidad de Portugal, Portugal Telecom, banco CGD, Aeropuertos…
  • Recortes en los presupuestos: menos servicios, menos educación, peor sanidad y menos subvenciones para el pueblo.
  • Acciones para estimular la actividad económica: supresión de derechos laborales, abaratar el despido, rebajas tributarias a empresarios y rentas altas…

Je, la cosa pinta bien.  Los dueños del FMI y BCE ganan pasta.  Los bancos como el tuyo ganan pasta.  Los empresarios (los ricos) de Portugal ganan pasta.  Y toda, toda esa pasta la paga el pueblo.  La pagan los portugueses, igual que la pagaron antes los griegos y los irlandeses.

Espero que nunca tengan que rescatar a España, no me apetece engordar con mi sangre a los señores de la chistera.  Y mucho menos que se aprovechen de los ahorros de mi tía.

La verdad nos hará libres.

Anuncios