Romancero irónico desde el máximo respeto por la fiesta, por si acaso pido perdón de antemano. Espero no disgustar demasiado a los capillitas…

Romance de la Semana Santa pasada por agua:

Como llovió en Carnaval
y el cachondeo se espanta,
sólo pido: ¡Ojalá
que llueva en Semana Santa!

Que pasos y capirotes
se refugien en sus templos,
que varillas y zelotes
anden pendientes del tiempo.

Que los hermanos mayores
consulten el Wind Gurú
mientras que los cargadores
están en el ambigú.

Que lloren por aguaceros
aunque sean de cuatro gotas,
que le pongan chubasquero
al Cristo, que va en pelotas.

Que les pongan un toldito
a los pasos de antemano,
que les pongan dos manguitos
a Apóstoles y Romanos.

Que se marchiten las flores
y se cojan pataletas,
que se rajen los tambores
y se oxiden las cornetas.

Que se mojen los pabilos
de los cirios e incensarios,
que se dejen de pamplinas,
picha, que no es necesario.

Que si a mi Dios le gustara
que gastaran dinerales
en los mantos y varales,
las nubes se disiparan.

Como no vendo libretos
de este romance tan ruin,
no me digas que estás tieso
y cómprame un pirulí.

Anuncios