Archive for mayo, 2011



Tiempo de lectura: 7 min.

Una de las principales reivindicaciones del Movimiento 15M es la reforma de la ley orgánica del régimen electoral general.  Dicen que es tremendamente injusta y que está diseñada para favorecer el bipartidismo y “cargarse” a todos los demás partidos.  Por otra parte, esos otros partidos son minoritarios, no porque la gente les vote menos, sino porque tienen menor representación que los grandes.  Pero, ¿es realmente tan injusta la ley electoral española?  Veámoslo.

Desde 1985, año en que se promulgó dicha ley, el sistema de recuento de votos es el método de D`Hondt.  El sistema favorece un poco a las mayorías, pero la verdad es que no es ese el mayor de los problemas.  Para ahondar en la cuestión debemos irnos a los artículos 68 y 69 de la Constitución Española, donde se dice que los representantes serán elegidos tomando como unidad de recuento (circunscripción) la provincia.  Además, hay que alcanzar un mínimo del 3% de los votos en una provincia para obtener representación.  Esto consigue que, si  pocos votos están concentrados en pocas provincias, se consigue más representación que si muchos votos están repartidos por muchas provincias.

Papeletas de la últimas elecciones

Mmm... ¿Llegará mi opción al tan ansiado 3%?

Un poco lioso, ¿no? Vamos a poner unos ejemplos (pincha en los enlaces, luego en “congreso” y elige el año para ver las listas):

  • En las elecciones generales del 2000, IU obtuvo 1.263.043 votos y 8 diputados, mientras que CiU, con 970.421 votos, obtuvo 15 diputados.  Trescientos mil votos menos y casi el doble de diputados.  La razón es que los votantes del partido catalán estaban concentrados en Cataluña, y los de Izquierda Unida repartidos por toda España.
  • En las elecciones generales del 2008, UPyD (el partido de Rosa Díez) consiguió 306.079 votos y un solo diputado.  Por su parte  el PNV, con 306.128 votantes, sacó 6 representantes vascos en el congreso.  Las mismas muestras de apoyo y ¡seis veces más representación!
  • Ese mismo año, CiU (779.425 votos) sacó 10 diputados pero IU (969.946 votos) sólo obtuvo 2.  No está nada mal, con 200.000 votos menos sacas cinco veces más representación.  Algo falla.
  • En las elecciones generales de 1993, la Coalición Canaria obtuvo 4 representantes con 207.077 votantes, mientras que el ya extinto CDS, con 414.740 apoyos, ¡no consiguió ningún diputado! Claro, sus votos no estaban tan concentrados como los de los canarios, así es normal.

Y todo esto ocurre por la circunscripción provincial, que beneficia a los partidos grandes y perjudica enormemente a los minoritarios que, precisamente por el sistema de reparto de escaños, son cada vez más minoritarios.  La gente se da cuenta de que es difícil que estos partidos pequeños alcancen representación y decide no votarlos, dando su apoyo a uno u otro de los mayoritarios, pensando  que así aprovechan mejor su voto.

Por lo tanto, esta ley es aberrantemente injusta y debe ser modificada con carácter de urgencia.  Algunos propusieron recoger 500.000 firmas para llevar la propuesta al congreso, pero al tratarse de una ley orgánica sólo los grupos que ya están en el poder pueden proponerla, según la Constitución.  Evidentemente, los partidos mayoritarios la rechazarán ya que les perjudica enormemente.  Los diputados que corresponderían a los votos que no alcanzan el 3% en las provincias se reparten entre los que sí tienen representación y ahí es donde sacan la tajada extra los grandes.

Una injusticia difícil de salvar ya que los jueces son, a la vez, parte interesada.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:

Anuncios

5 millones de parados

O más...

Decirlo más alto es díficil.  Decirlo más claro es imposible.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Tiempo de lectura: 7 min.

Reflexionemos pues.  Como ya sabemos, el movimiento ciudadano (no se bien como llamarlo, si DRY, NoLesVotes, #spanishrevolution..) clama por los siguientes principios:

  • El fin de los privilegios de políticos y banqueros, que son casi la misma cosa.
  • La salida de la crisis económica, promovida por los únicos que sacan beneficio.
  • Cambio en el poder, no votar a los tres partidos mayoritarios (PSOE, PP y CIU).
  • Medidas propuestas para el cambio.

Todo esto está muy bien, pero el movimiento ciudadano también recibe críticas.  Vamos a ver las más importantes:

  • Se piensa que hay alguien oculto detrás de la organización, esperando sacar rédito político.
  • Otros creen que no son más que “una panda de perroflautas antisistema”.
  • Las medidas que proponen no son las adecuadas, o son de extrema izquierda.
  • Se quejan de una crisis que ellos mismos han ayudado a que se produzca.
  • El movimiento se ha producido demasiado tarde.
Varios carteles

Carteles que llaman a diferentes manifestaciones en Algeciras

Por supuesto, cada uno arrima el ascua a su sardina.  No faltan los que quieren sacar algún beneficio del movimiento, sea éste orquestado o espontáneo.  En las manifestaciones y concentraciones se han visto banderas republicanas, chapas de algunos partidos y pegatinas electorales.  En muchos casos se les ha indicado que la finalidad de las manifestaciones no es hacer campaña.  Algunos lo han entendido (la mayoría) y otros no.

Este movimiento tenía que producirse en algún momento.  ¿Es tarde?  Puede que sí, pero hubiera sido peor que no se hubiese llevado nunca a cabo.  Tenía que saltar la chispa que prendiera la tela de la indignación y esa chispa fue la manifestación del 15 de Mayo.  A partir de ahí todo (se supone) es espontáneo, ya que la organización inicial no ha convocado ninguna concentración a partir de esa fecha.  ¿Por qué antes de las elecciones?  Evidentemente, es el momento en el que causa más efecto mediático, las huelgas de transportes se hacen en días de vacaciones y las  huelgas de comercios en días de mercado.

En estos momentos hay acampadas espontáneas en todas las ciudades importantes (y otras que no lo son tanto) de España, no sólo en Sol.  Twitter hierve con las hashtags #spanishrevolution, #acampadasol, #democraciarealya y otras.  Los periódicos y blogueros empiezan a posicionarse a favor o en contra del movimiento ciudadano.  Españoles expatriados se concentran en Londres, Munich, Estambul, Bruselas, incluso en países tan distantes como Japón.

¿Es lícito concentrarse en la jornada de reflexión?  Si es para hacer campaña, está claro que no.  Pero concentrarse para reflexionar o incitar a la reflexión es perfectamente válido.  Pensemos…

  • ¿Necesitamos realmente un cambio?
  • ¿Queremos que los de siempre sigan en el poder?
  • ¿Le damos a otros la oportunidad de explorar diferentes caminos?
  • ¿Estamos descontentos con la política actual?
  • ¿Hay que avanzar hacia una democracia más igualitaria?

Si la respuesta a la mayor parte de estas preguntas es SI, ya sabes lo que tienes que hacer.  VOTA.  No votes en blanco ni hagas pintadas en la papeleta.  No te quedes en casa.  VOTA.  Busca un partido que promueva alguna política que calme tus reivindicaciones, aunque no estés totalmente de acuerdo con todo lo que ese partido proponga, VOTA.  No permitas que los de siempre sigan en el poder.  VOTA.

En cambio, si eres feliz con el estado actual del mundo, VOTA.  Manifiéstate en contra del movimiento ciudadano.  Vota a los que mandan o a los que insultan a los que mandan.  VOTA.  Quédate en casa, vota en blanco, haz dibujitos en la papeleta o vota a los que siempre has votado.  VOTA.

Piensa por ti mismo, eres capaz de hacerlo.

Cuando di de comer al hambriento, me llamaron buena persona.  Cuando pregunté por qué pasaba hambre, me llamaron comunista.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Tiempo de lectura: 5 min.

Desde hace algunos meses circula por los foros de internet, las redes sociales y los blogs una peculiar iniciativa: convocar una manifestación para el día 15 de Mayo, en contra de… ¿En contra de qué? Que nos lo expliquen ellos mismos a través de su manifiesto:

Convocatoria del 15M

Nosotros los desempleados, los mal remunerados, los subcontratados, los precarios, los jóvenes… queremos un cambio y un futuro digno. Estamos hartos de reformas antisociales, de que nos dejen en el paro, de que los bancos que han provocado la crisis nos suban las hipotecas o se queden con nuestras viviendas, de que nos impongan leyes que limitan nuestra libertad en beneficio de los poderosos. Acusamos a los poderes políticos y económicos de nuestra precaria situación y exigimos un cambio de rumbo.

Muchos dijeron que la iniciativa del 15M no iba a llegar a ninguna parte, que éstos no eran más que un grupúsculo de jóvenes exaltados en busca de protagonismo, o simplemente con ganas de “liarla parda”.  Pero la conciencia ciudadana, invariablemente, siguió su curso natural.  Poco a poco les fueron apoyando otros movimientos sociales (como el “estado del malestar” y la plataforma “no les votes“), se organizaron en grupos por ciudades, crearon eventos, pegaron carteles… hasta que por fin llegó el gran día, la hora H del día D (ejem, las seis de la tarde del día 15).

Se desplegaron las pancartas

Se desplegaron las pancartas

Tímidamente al principio, todos aquellos que decidieron secundar la convocatoria se fueron reuniendo en los puntos de encuentro.  La primera impresión no fue muy positiva, poca gente, mucha presencia policial y algunas fuerzas políticas minoritarias que habían aprovechado el desencanto general para hacer campaña (no citaré cuáles para no darles mayor bombo).  Pero a medida que fueron pasando los minutos la cosa empezó a animarse.  Más y más gente fue apareciendo, se desplegaron las pancartas, se repartieron los carteles, se leyeron los manifiestos… Por supuesto, la prensa no tenía la más mínima intención de perderse un detalle y tomaba fotografías a diestro y siniestro, acercando la oreja a los corrillos para tratar de “captar” conversaciones que quedaban registradas en sus blocs.

Manifestantes en Algeciras

Manifestantes en Algeciras

Luego empezó la marcha.  Escoltados por la policía (no podía ser de otra forma), los manifestantes recorrieron las calles de más de 60 ciudades españolas.  Desde las plazas más céntricas hasta las subdelegaciones del gobierno o los palacios de justicia.  Mucho ruido.  Mucha protesta.  Muchas voces alzadas.  Poca violencia (excepto casos aislados, como el de Madrid).  Ya está bien de tanto abuso, los mercados financieros no hacen más que ordeñar y sangrar al pueblo, pero el pueblo ya se ha cansado y ha iniciado su revolución.  A grito alzado se ponían Islandia y su revolución pacífica como ejemplo.  Palmas, pitos, cacerolas.  Y la mirada atenta de la policía, los guardianes del poder.  Se hicieron paradas en puntos emblemáticos (centrales sindicales, sucursales bancarias…) donde cada cual se llevó su repaso y su tanda de pitos.  Hasta que el “puñado de exaltados” (según los más derrotistas) llegó a su punto de destino.

Sentada en los juzgados

Nuevos manifiestos al final del trayecto

Los Juzgados.  La subdelegación del gobierno.  La sede de tal o cual banco.  Da igual.  Todos representan lo mismo: el poder del dinero.  Y allí, más protestas, nuevas voces, nuevos manifiestos, más datos indignantes coreados a los cuatro vientos.  Como epílogo queda una próxima convocatoria para emprender más acciones, más jornadas de protesta y más movilizaciones, como las acampadas que se están llevando a cabo en Sol (Madrid) y en otras capitales españolas.  La prensa, como siempre, se toma la libertad de decir lo que le conviene a los poderosos.  Han tachado la iniciativa de “extrema izquierda” (nada más lejos de la realidad).  También ha habido repercusión  mediática en el Washington Post y en periódicos rusos.

Dirán que eran cuatro gatos, que es una mera ilusión, que sólo eran tres exaltados… yo estuve allí, y fue muy real.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Tiempo de lectura: 3 min.

En un mundo donde la salud está cada vez más valorada y buscada no cabe la posibilidad de impedir avances científicos que mejoren nuestra calidad de vida.  Desgraciadamente, el Ministerio de Ciencia e Innovación no opina lo mismo, tal y como relata Mariano Barbacid en su artículo de esta mañana.

Mariano Barbacid, director del CNIO

Mariano Barbacid, director del CNIO

En 2010, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) realizó un importante descubrimiento: los inhibidores de quinasa c-RAF podrían ser beneficiosos para los pacientes de cáncer de pulmón.  Sin embargo, cuando Barbacid (director de CNIO) presentó el proyecto de investigación al Ministerio de Ciencia e Innovación, éste le negó la financiación alegando falta de fondos, a pesar de que el 25% del presupuesto para ese año no se empleó par nada (El País, 02/04/11).

Ante la negativa se impulsó la búsqueda de fondos privados que permitieran continuar la investigación, encontrándose inversores dispuestos a aportar 10 millones de euros anuales y adjuntando informes de viabilidad por parte de dos catedráticos de derecho administrativo.  Pero el ministerio consiguió dos informes negativos que bloquearon la autorización para permitir la financiación privada.  Ni come ni deja comer.

¿Qué interés tiene el Ministerio de Ciencia e Innovación para bloquear la investigación contra el cáncer?  ¿Quién sale beneficiado de la falta de fármacos?  ¿Quién gana dinero con la enfermedad de los demás?  Y… ¿Por qué el Ministerio lo permite?

La verdad nos hará libres.

Si te gustó este artículo quizá te interese:


Tiempo de lectura: 4 min.

Ahora que el tiempo de la crisis se mide ya por años, que millones de personas han perdido sus empleos y que cientos de miles de familias españolas han sido forzadas a abandonar sus casas, deberíamos vislumbrar un panorama empresarial desolador.  Las grandes empresas deberían incurrir en pérdidas, desinversiones, reducción de activos… pero la realidad es bien distinta.

Crisis!

En plena crisis, ¡suben los beneficios!

La primera multinacional que se me viene a la cabeza es una conocida marca de refrescos: Coca Cola prevé duplicar sus ingresos en nueve años hasta los 200.000 millones de dólares.  Impresionante, en plena crisis y piensa, no ya aumentar, sino duplicar sus ingresos.  ¿Será que los malos tiempos nos empujan a ahogar nuestras penas en sus chispeantes burbujitas?

Pero ahí no acaba la cosa, veamos el sector fianciero.  Pese al difícil entorno, el consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, adelantó que el grupo prevé superar este año su beneficio del pasado ejercicio. En el 2010, ya logró mejorarlo un 9,4%, hasta los 4.606 millones.   Je, dos años seguidos aumentando sus ganancias.  Hay más.  El presidente del Banco de Santander, Emilio Botín, resaltó que los resultados de 2009 son los “mejores de la historia” del banco, casi nueve mil millones de euros.

¿Y el sector energético? Es de suponer que, como hay que ahorrar, se consumirá menos energía (y menos de todo).  Pero… ¡no!  Iberdrola ganó, sólo en el primer trimestre de 2011, mil millones de euros.  Nada, lo justo para ir tirando.  Lo mismo le pasa a Endesa, principal empresa nacional de electricidad (¡ups! olvidaba que ya no es ni nacional, ni española), que triplicó sus beneficios trimestrales en 2011, hasta los 1500 millones de euros.

¿Comunicaciones?  Ono gana, Telefónica presenta EREs a pesar de dar beneficios,  y en el sector internacional, Google se presenta como un gigante de los números:  incrementando sus beneficios en un 37%.

Vergonzoso es que en los años de crisis estas multinacionales ganen cada vez más, incrementando sus beneficios hasta límites que no llegaron a soñar ni durante la época de vacas gordas.   Y el pueblo sufre recortes sociales, desempleo y apatía.  Crisis, dice la televisión.  Crisis, dicen los “mercados”.  Crisis, crisis, crisis…  ¿Crisis para quién?

Crisis para ti.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez te gusten:


Tiempo de lectura: 5 min.

Desde que se publicó la noticia del fallecimiento de Osama Bin Laden en el mundo no se habla de otra cosa.  ¡Por fin! Dice el pueblo americano.  El demonio terrorista ha sido abatido, vencido, hundido.  Ya podemos respirar tranquilos, la batalla por la “libertad duradera” ha terminado.  Dice la prensa que los comandos norteamericanos atacaron la residencia en la que se encontraba, en Pakistán, y mataron al cabecilla junto con varios miembros de su familia (una de sus esposas y un hijo).  Luego trasladaron el cadáver a un barco de guerra, para posteriormente arrojarlo al mar.

Osama Bin Laden

El recientemente fallecido Osama Bin Laden

A causa de la serie de misterios y contradicciones que empañan la muerte de Osama hay algunos que se plantean el hecho de que realmente siga con vida y que todo ha sido un montaje de los Estados Unidos para “celebrar” una nueva victoria sobre el terrorismo.  Vamos a ver algunas reacciones de líderes  y organizaciones mundiales:

El ministro suizo de Defensa, Ueli Maurer, considera que la muerte de Osama Bin Laden no modificará demasiado la actual situación de seguridad mundial ni menguará el peligro del terrorismo. «La desaparición de Osama Bin Laden no cambiará la situación en lo inmediato», afirmó Maurer en rueda de prensa, quien especificó que no se debe ser «ingenuo».  (www.abc.es)

El primer ministro japonés, Naoto Kan, ha manifestado que la lucha internacional contra el terrorismo no ha concluido tras la muerte del líder de Al Qaida y que va a aumentar el nivel de alarma en las bases militares niponas. (www.abc.es)

Human Rights Watch (organización por la observación de los derechos humanos) ha expresado su deseo de que la muerte de Bin Laden ayude a poner fin a «los abusos cometidos en nombre del antiterrorismo».

Por lo tanto, parece que nada va a cambiar.  Los abusos de poder continuarán, incluso la alarma antiterrrorista aumentará, como dice el primer ministro nipón.  Por parte de los Estados Unidos, el golpe ha sido magistral.  Se han apuntado el tanto de acabar con el principal líder terrorista a nivel mundial (del que nadie sabía nada desde mucho tiempo atrás) y dicen que mantendrán el nivel de alerta (seguirán los abusos).  ¿Se marcharán ahora de Afganistán?

La realidad es que la muerte de Osama, sea verdad o no, es totalmente irrelevante.  Los americanos ya consiguieron su objetivo, que era invadir Afganistán en aras de vengar el ataque a las torres gemelas.  Ya han explotado los recursos, controlado su política, instaurado sus empresas.  Ahora ya da igual si Osama vive o no, fuera del filón mediático que han conseguido con el ataque de la pasada madrugada.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:

A %d blogueros les gusta esto: