Tiempo de lectura: 5 min.

Desde que se publicó la noticia del fallecimiento de Osama Bin Laden en el mundo no se habla de otra cosa.  ¡Por fin! Dice el pueblo americano.  El demonio terrorista ha sido abatido, vencido, hundido.  Ya podemos respirar tranquilos, la batalla por la “libertad duradera” ha terminado.  Dice la prensa que los comandos norteamericanos atacaron la residencia en la que se encontraba, en Pakistán, y mataron al cabecilla junto con varios miembros de su familia (una de sus esposas y un hijo).  Luego trasladaron el cadáver a un barco de guerra, para posteriormente arrojarlo al mar.

Osama Bin Laden

El recientemente fallecido Osama Bin Laden

A causa de la serie de misterios y contradicciones que empañan la muerte de Osama hay algunos que se plantean el hecho de que realmente siga con vida y que todo ha sido un montaje de los Estados Unidos para “celebrar” una nueva victoria sobre el terrorismo.  Vamos a ver algunas reacciones de líderes  y organizaciones mundiales:

El ministro suizo de Defensa, Ueli Maurer, considera que la muerte de Osama Bin Laden no modificará demasiado la actual situación de seguridad mundial ni menguará el peligro del terrorismo. «La desaparición de Osama Bin Laden no cambiará la situación en lo inmediato», afirmó Maurer en rueda de prensa, quien especificó que no se debe ser «ingenuo».  (www.abc.es)

El primer ministro japonés, Naoto Kan, ha manifestado que la lucha internacional contra el terrorismo no ha concluido tras la muerte del líder de Al Qaida y que va a aumentar el nivel de alarma en las bases militares niponas. (www.abc.es)

Human Rights Watch (organización por la observación de los derechos humanos) ha expresado su deseo de que la muerte de Bin Laden ayude a poner fin a «los abusos cometidos en nombre del antiterrorismo».

Por lo tanto, parece que nada va a cambiar.  Los abusos de poder continuarán, incluso la alarma antiterrrorista aumentará, como dice el primer ministro nipón.  Por parte de los Estados Unidos, el golpe ha sido magistral.  Se han apuntado el tanto de acabar con el principal líder terrorista a nivel mundial (del que nadie sabía nada desde mucho tiempo atrás) y dicen que mantendrán el nivel de alerta (seguirán los abusos).  ¿Se marcharán ahora de Afganistán?

La realidad es que la muerte de Osama, sea verdad o no, es totalmente irrelevante.  Los americanos ya consiguieron su objetivo, que era invadir Afganistán en aras de vengar el ataque a las torres gemelas.  Ya han explotado los recursos, controlado su política, instaurado sus empresas.  Ahora ya da igual si Osama vive o no, fuera del filón mediático que han conseguido con el ataque de la pasada madrugada.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:

Anuncios