Tiempo de lectura: 4 min.

Ahora que el tiempo de la crisis se mide ya por años, que millones de personas han perdido sus empleos y que cientos de miles de familias españolas han sido forzadas a abandonar sus casas, deberíamos vislumbrar un panorama empresarial desolador.  Las grandes empresas deberían incurrir en pérdidas, desinversiones, reducción de activos… pero la realidad es bien distinta.

Crisis!

En plena crisis, ¡suben los beneficios!

La primera multinacional que se me viene a la cabeza es una conocida marca de refrescos: Coca Cola prevé duplicar sus ingresos en nueve años hasta los 200.000 millones de dólares.  Impresionante, en plena crisis y piensa, no ya aumentar, sino duplicar sus ingresos.  ¿Será que los malos tiempos nos empujan a ahogar nuestras penas en sus chispeantes burbujitas?

Pero ahí no acaba la cosa, veamos el sector fianciero.  Pese al difícil entorno, el consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, adelantó que el grupo prevé superar este año su beneficio del pasado ejercicio. En el 2010, ya logró mejorarlo un 9,4%, hasta los 4.606 millones.   Je, dos años seguidos aumentando sus ganancias.  Hay más.  El presidente del Banco de Santander, Emilio Botín, resaltó que los resultados de 2009 son los “mejores de la historia” del banco, casi nueve mil millones de euros.

¿Y el sector energético? Es de suponer que, como hay que ahorrar, se consumirá menos energía (y menos de todo).  Pero… ¡no!  Iberdrola ganó, sólo en el primer trimestre de 2011, mil millones de euros.  Nada, lo justo para ir tirando.  Lo mismo le pasa a Endesa, principal empresa nacional de electricidad (¡ups! olvidaba que ya no es ni nacional, ni española), que triplicó sus beneficios trimestrales en 2011, hasta los 1500 millones de euros.

¿Comunicaciones?  Ono gana, Telefónica presenta EREs a pesar de dar beneficios,  y en el sector internacional, Google se presenta como un gigante de los números:  incrementando sus beneficios en un 37%.

Vergonzoso es que en los años de crisis estas multinacionales ganen cada vez más, incrementando sus beneficios hasta límites que no llegaron a soñar ni durante la época de vacas gordas.   Y el pueblo sufre recortes sociales, desempleo y apatía.  Crisis, dice la televisión.  Crisis, dicen los “mercados”.  Crisis, crisis, crisis…  ¿Crisis para quién?

Crisis para ti.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez te gusten:

Anuncios