Tiempo de lectura: 3 min.

En un mundo donde la salud está cada vez más valorada y buscada no cabe la posibilidad de impedir avances científicos que mejoren nuestra calidad de vida.  Desgraciadamente, el Ministerio de Ciencia e Innovación no opina lo mismo, tal y como relata Mariano Barbacid en su artículo de esta mañana.

Mariano Barbacid, director del CNIO

Mariano Barbacid, director del CNIO

En 2010, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) realizó un importante descubrimiento: los inhibidores de quinasa c-RAF podrían ser beneficiosos para los pacientes de cáncer de pulmón.  Sin embargo, cuando Barbacid (director de CNIO) presentó el proyecto de investigación al Ministerio de Ciencia e Innovación, éste le negó la financiación alegando falta de fondos, a pesar de que el 25% del presupuesto para ese año no se empleó par nada (El País, 02/04/11).

Ante la negativa se impulsó la búsqueda de fondos privados que permitieran continuar la investigación, encontrándose inversores dispuestos a aportar 10 millones de euros anuales y adjuntando informes de viabilidad por parte de dos catedráticos de derecho administrativo.  Pero el ministerio consiguió dos informes negativos que bloquearon la autorización para permitir la financiación privada.  Ni come ni deja comer.

¿Qué interés tiene el Ministerio de Ciencia e Innovación para bloquear la investigación contra el cáncer?  ¿Quién sale beneficiado de la falta de fármacos?  ¿Quién gana dinero con la enfermedad de los demás?  Y… ¿Por qué el Ministerio lo permite?

La verdad nos hará libres.

Si te gustó este artículo quizá te interese:

Anuncios