Category: Ciencia


La verdad sobre Ana y Mía


No, no son mis primas de Cuenca, aunque por sus nombres podrían serlo perfectamente.  Estas dos “princesitas” se han colado en la red por la puerta grande, cientos de páginas y bloggers se proclaman sus fervientes seguidores y promueven la adopción de su modo de vida como la panacea para alcanzar el reconocimiento social que tantos adolescentes anhelan.

¿Merece la pena tanto sufrimiento?

¿Merece la pena tanto sufrimiento?

Precisamente fue en una cena (nótese la casual e inapropiada ironía) donde descubrí la existencia de este tipo de páginas.  Las pro-Anas y pro-Mías se declaran defensoras (y defensores) de trastornos alimenticios tan peligrosos como la anorexia o la bulimia.  Parece increíble que existan blogs como este, donde una chica cuenta sin ningún tipo de tapujos como se auto-lesiona cada vez que comete el “pecado” de comer y lo feliz que se siente porque su hermana está más gorda que ella.  Aún más fuerte es el caso de esta chica venezolana, dice haber sufrido cálculos en la vesícula biliar a causa de los trastornos alimentarios, fuertes taquicardias, desmayos, mareos, y aún así dice que “eso le da iwal”, ya que lo que realmente le importa es llegar a ser una delgada “princesita”.  Relata que estuvo a punto de superarlo hasta que un conocido le llamó gorda y le hizo volver a las andadas.

Es, no ya insultante, sino inmoral que se permita la existencia de este tipo de páginas mientras que por otra parte se suprimen videos de youtube simplemente porque violan derechos de autor.  Desgraciadamente, también existen páginas  muy visitadas donde se explica con todo lujo de detalles cómo fabricar diferentes tipos de bombas (incluso bazokas) o cómo abrir cerraduras, mientras que a los que denuncian actos delictivos se les priva de su libertad o se les censura.  Por suerte, la oficina del defensor del menor de la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha una iniciativa en contra de los pro-Anas.  Un poco de cordura entre tanta necedad.

Internet no es más que un fiel reflejo de lo que ocurre en el mundo real.  Las conductas autodestructivas se premian y los que luchan por el bien común son castigados.  Siempre ha sido así y la cosa no tiene pinta de cambiar ni a corto ni a medio plazo.  Entradas de blog que defienden la anorexia cuentan con miles de comentarios de apoyo .  Artículos que abogan por el fin de las hostilidades en Libia apenas son visitados y mucho menos, comentados.  ¿A dónde vamos a llegar?  Es evidente el “buen trabajo” que ha hecho la televisión.  Nos muestra las pautas para la felicidad (por ejemplo, ser delgados) y nos expone las guerras como algo lejano y que solo sufren otros.  Nos blanquea el cerebro con lejía de la mala.

Solo queda hacernos una pregunta.  Todo esto… ¿A quién beneficia?

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:

la verdad sobre el chocolateLa verdad sobre la coca cola zeroLa verdad sobre la comida basura


En tiempos difíciles como éstos todo ahorro es bueno, así que cualquier iniciativa para ahorrar es bienvenida, sobre todo en la dolorosa factura de la luz.  En la televisión anuncian unos aparatitos que, simplemente enchufándolos, aseguran un ahorro del 30% en la factura.  Puedo deciros con conocimiento de causa (estudié ingeniería) que estos aparatos realmente funcionan si tenéis en casa aparatos como: tubos fluorescentes, bombillas de bajo consumo, ventiladores, lavadoras… Pero, ¿Y si os dijera que es posible reducir a cero la factura de la luz?

La tan temida factura de la luz

¿Contrato con Iberdrola, con Fenosa...? Mejor ¡ninguna!

Vamos a tomar como ejemplo una vivienda típical spanish con 3 dormitorios, cocina, salón, baño y pasillo.  Sus propietarios cuentan además con termo, cocina y horno eléctricos.  La potencia a instalar en la cocina será de 5400w.  Usando bombillas de 60w y teniendo en cuenta la tele, el ordenador, secadores de pelo y similares en cantidades razonables podemos considerar que la potencia necesaria  para el resto de la casa será de 2000w.  Pero en realidad nunca tenemos todo encendido, así que aplicamos un coeficiente de simultaneidad de 0,7 y nos quedamos con unos 5500w.  Con esto, la factura de la luz es de aproximadamente 100€ mensuales.

Ahora empieza la aventura.  Resulta que nos hemos comprado un unifamiliar nuevecito y queremos ahorrarnos esos 100€ para llegar mejor a fin de mes.  Así que empezamos a recortar, lo primero es instalar cocina, horno, frigorífico y lavadora de gas (parece mentira pero existen y cuestan casi igual que los eléctricos).  Así gastaremos butano, pero solo 13€ al mes.  Y luego cambiamos la iluminación por bombillas de bajo consumo, que ya hemos visto que es rentable.  Je, también compramos el aparatito de la tele, que se llama Power Optimiser y funciona de verdad.  No gano nada con publicitarlo aquí, pero por el mero hecho de ayudar ya merece la mención.  Con estos recortes, la simultaneidad y el aparatito nuestra potencia será de unos 1000w.  La hemos reducido a una quinta parte.

¿Podemos hacer algo más?  Sí, y mucho.  Instalamos un calentador de agua solar que cuesta unos 700€ y nos cepillamos el termo eléctrico para siempre.  Luego, aprovechando que vivimos en un unifamiliar instalamos 2 bonitos aerogeneradores domésticos que nos dan 800w por 2400€.  También ponemos 3 placas fotovoltáicas que brindan 360w (1800€).  Hay que combinar las tres cosas porque no siempre va a haber viento y de noche está claro que sol no hay.  Resulta que entre la instalación, las baterías y las subvenciones la broma ecológica sale por 4400€.  Parece mucho, pero la realidad es que con esto ya no necesitamos tener un contrato de la luz.

Acabamos con lo más divertido, el retorno de la inversión.  Con la luz normal pagamos 100€ al mes, con el tema de las renovables pagamos una inversión de 4400€, 13€ de butano y unos 100€ anuales del técnico de mantenimiento de los equipos.  Aún así, al final del quinto año hemos amortizado la inversión y lo que es mejor: nunca más pagaremos la factura de la luz.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:

hipotecas ahorrar o pedirbombillas de bajo consumoCómo ahorrar en tu hipoteca


Tiempo de lectura: 2 min.

Como cada año, en estas fechas tiene lugar un fenómeno natural de lo más sorprendentes que se puede observar en el firmamento: la lluvia de estrellas.  Como podréis imaginar, en realidad ninguna estrella va a caerse, ya que el bonito espectáculo con el que nos deleita la naturaleza lo provoca el cometa 09P/Swift-Tuttle.  Resulta que gracias a la acción del viento solar, los elementos superficiales del cometa se desprenden y adquieren órbitas parecidas a las del cometa.  Así, cuando la trayectoria de la Tierra cruza alguna de estas órbitas se produce la lluvia de meteoros.

Meteoros lluvia estrellas perseidas

Las maravillosas Perseidas, lluvia de estrellas

Aunque hay muchas leyendas alrededor de las lluvias de meteoros y las estrellas fugaces (como la famosa creencia de pedir un deseo al verlas) éstas no tienen ningún fundamento, perteneciendo al campo de la superstición popular.  Por otro lado, desgraciadamente este año no será el mejor para la contemplación de tan fabuloso aguacero, ya que la luz de la luna llena solo permitirá la correcta visualización de unos 20 meteoros a la hora, frente a los 100 de años en los que el astro lunar decidió ocultarse.

De todas formas, el mejor momento para deleitarse con los meteoros será en la noche del viernes 12 al sábado 13.  Podemos aprender unos buenos consejos para observar la lluvia de estrellas en esta página, aunque lo mejor siempre es alejarse de las ciudades (son fuentes de luz que dificultan la visión del cielo) y permanecer tumbado.  Así pues, disfrutad de la lluvia de estrellas y ¡dejad vuestras fotos!

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Tiempo de lectura: 3 min.

En un mundo donde la salud está cada vez más valorada y buscada no cabe la posibilidad de impedir avances científicos que mejoren nuestra calidad de vida.  Desgraciadamente, el Ministerio de Ciencia e Innovación no opina lo mismo, tal y como relata Mariano Barbacid en su artículo de esta mañana.

Mariano Barbacid, director del CNIO

Mariano Barbacid, director del CNIO

En 2010, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) realizó un importante descubrimiento: los inhibidores de quinasa c-RAF podrían ser beneficiosos para los pacientes de cáncer de pulmón.  Sin embargo, cuando Barbacid (director de CNIO) presentó el proyecto de investigación al Ministerio de Ciencia e Innovación, éste le negó la financiación alegando falta de fondos, a pesar de que el 25% del presupuesto para ese año no se empleó par nada (El País, 02/04/11).

Ante la negativa se impulsó la búsqueda de fondos privados que permitieran continuar la investigación, encontrándose inversores dispuestos a aportar 10 millones de euros anuales y adjuntando informes de viabilidad por parte de dos catedráticos de derecho administrativo.  Pero el ministerio consiguió dos informes negativos que bloquearon la autorización para permitir la financiación privada.  Ni come ni deja comer.

¿Qué interés tiene el Ministerio de Ciencia e Innovación para bloquear la investigación contra el cáncer?  ¿Quién sale beneficiado de la falta de fármacos?  ¿Quién gana dinero con la enfermedad de los demás?  Y… ¿Por qué el Ministerio lo permite?

La verdad nos hará libres.

Si te gustó este artículo quizá te interese:


A raíz del accidente de la central nuclear de Fukushima se habla mucho del gran peligro que entrañan estos centros de producción de energía, algunos proponen desmantelarlas por completo y sustituirlas por instalaciones de generación convencionales.  Pero las térmicas de carbón tampoco convencen, ya sea por la intervención del gobierno en el carbón nacional o por sus elevadas emisiones contaminantes.  ¿Qué nos queda? Los defensores de las nuevas tecnologías promueven los ciclos combinados, con sus elevados rendimientos, como la solución a la demanda energética aunque cierto es que la dependencia de países productores de gas políticamente inestable es muy notable.  Por último tenemos las energías renovables, tan caras como intermitentes, que sólo sirven para cubrir picos de demanda.

Un activista dijo: “!Que apaguen todas las centrales nucleares!”, y muchos le siguieron. Pero… ¿somos realmente conscientes de lo que ocurriría si no tuviésemos suficiente electricidad para mantener nuestro modo de vida?  Imaginemos que pagamos las centrales nucleares de España (creo que quedan sólo 5 ó 6).  El resto de centrales entraría en funcionamiento a las pocas horas pero se comprometería la estabilidad del servicio.  De paso, apaguemos también las de carbón (emiten mucho CO2) y unas cuantas de ciclo combinado, para dar la lata a los magrebíes.  Nos quedamos con las hidráulicas y las renovables, ¿ok?  Ahí empieza lo bueno…

Semáforo apagado traffic lights off

Los semáforos están apagados y el caos circulatorio es total

Cualquier día podrías despertar y llevarte unas cuantas sorpresas.  A las siete de la mañana la demanda supera a la oferta y no hay energía para todos.  Y… ¡qué mala suerte, han desconectado mi ciudad!  De momento llegaré tarde al trabajo, mi despertador es eléctrico y no ha sonado.  Tampoco puedo afeitarme, no hay luz en el baño y no veo un pimiento.  Me lavaré la cara, por lo menos, pero con agua fría ya que mi termo es eléctrico.  La nevera ha dejado de funcionar y el brick de leche que abrí ayer se ha cortado, así que abro uno nuevo y caliento un poco en un infiernillo de gas que rescato del trastero y que guardaba para los campings.  Debo bajar al garaje por las escaleras, a oscuras, ya que ni la luz del pasillo ni el ascensor funcionan.  Tampoco se abre la puerta de la cochera, usa un motor eléctrico, así que tengo que abrirla a mano con gran esfuerzo.

Por suerte mi coche funciona con gasolina (el de mi vecino es eléctrico, que se  joda, por moderno) y puedo seguir adelante sin acumular mucho retraso, pero los semáforos están todos apagados y el caos por el camino es total.  Aparcar se convierte en una aventura, los parkímetros no funcionan y seguramente me caerá una multa por no pagar el estacionamiento.  En la oficina lo único que se puede hacer es hablar por teléfono (tiene alimentación independiente) y escribir a boli, ya que los ordenadores están KO.  Ni siquiera podemos tomar café, la cafetera también es eléctrica.

Vuelvo a casa abatido por el día tan poco fructífero que estoy viviendo, con una multa de aparcamiento en el bolsillo (los locales han aprovechado la coyuntura para hacer caja), levanto la puerta de la cochera a mano y subo la escalera.  Como no había electricidad, el sistema de alarma de casa no funcionaba y unos cacos se han llevado el televisor, aunque no importa mucho, de todas formas no podría verlo.  Tampoco podría jugar a la video consola, ni conectarme a internet, ni recargar el teléfono móvil… sólo puedo ducharme con agua fría, leer un rato junto a la ventana mientras sea de día y preparar algo de cena con el infiernillo trasteril.

Revuelvo las posesiones de mi abuelo hasta que encuentro un despertador de cuerda.  Por lo menos mañana llegaré pronto al trabajo…

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 4 min.

Mucho no, muchísimo se ha hablado sobre la conveniencia de adquirir un vehículo que utilice como combustible el gasoil frente a otro que queme gasolina.  Los coches diésel tienen un menor consumo específico (se reduce el coste por kilómetro), aunque inicialmente representan un desembolso mayor, pues son más caros que los de gasolina.  Para arrojar un poco de luz sobre el velo de oscuridad que este tema representa, y a sabiendas de que la literatura en este ámbito es extensa, vamos a realizar una comparativa entre dos coches muy parecidos, en sus versiones diésel y gasolina.

Motor de gasolina:

  • Modelo: Ford Focus 1.6
  • Combustible: gasolina.
  • Consumo mixto específico: 6 litros cada 100 km.
  • Precio de adquisición: 17850 €

Motor diésel:

  • Modelo: Ford Focus 1.6
  • Combustible: gasoil.
  • Consumo mixto específico: 4.5 litros cada 100 km.
  • Precio de adquisición: 19615 €

Tenemos también en cuenta que los precios medios del litro de combustible son de 1.32€ para la gasolina y 1.30€ para el gasoil, a fecha de Marzo de 2011.  Con estas premisas fabricamos una tabla, en la que la línea verde representa el coste de adquirir y rodar con el coche de gasolina, mientras que la línea blanca nos muestra lo mismo para el coche diésel.

Diesel o gasolina
Existe muy poca diferencia entre los costes de un coche diesel y su equivalente en gasolina

Como podemos ver, es a partir de los 9000 km cuando el coche de gasoil empieza a ser rentable.  Es importante notar que los factores que se han tenido en cuenta en el cálculo son los arriba mencionados y no se han considerado (por ser muy variables) otros como éstos:

  • Coste e las revisiones anuales (los diésel son más caros).
  • Coste del seguro (los diésel son más baratos).
  • Posibles reparaciones (los diésel son más caros).
  • Coste residual del vehículo (los diésel se pueden vender más caros).

Pero la gráfica sí que nos da una idea bastante aproximada de la realidad.  Si vamos a utilizar el coche de manera ocasional nos convendrá uno de gasolina, mientras que si hacemos gran uso de él será más barato decidirnos por el diésel.  Además, hay que pensar en la financiación.  Los intereses serán más elevados para los coches más caros, lo que puede llegar a inclinar la balanza en favor de los de gasolina (siempre que estos últimos se paguen al contado).

Si nos atenemos al concepto medioambiental, es bueno saber que los coches de gasolina contaminan menos que los de gasoil.  La combustión de un fluido más refinado como la gasolina será de mayor calidad que la del aceite que compone el combustible de los motores diésel.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:

La verdad sobre la gasolinaLa verdad sobre los coches eléctricosLa verdad sobre la luz: ahorrar en la factura


Seguro que más de uno conocéis la historia narrada en “La fuga de Logan” (Michael Anderson, 1976), pero por si acaso os ofrezco una pequeña reseña a continuación.  La humanidad ha sufrido una catástrofe y los supervivientes se refugian en  una cúpula aislada del mundo exterior, donde todo está controlado por ordenadores.  Las personas se dedican exclusivamente al esparcimiento y la diversión, ya que son los ordenadores los que se ocupan de todo el trabajo.  A cambio, la vida de los humanos está limitada a treinta años al final de los cuales se someten a una ceremonia en la que se suicidan de forma voluntaria con la promesa de que si han cumplido las leyes se reencarnarán en un clon que los sustituye.

La fuga de Logan

La fuga de Logan, saliendo del redil.

No todos están de acuerdo con esta política, así que un grupo de rebeldes intenta escapar al mundo exterior mientras Logan, un policía de los ordenadores, trata de impedirlo infiltrándose entre los revoltosos.  Pero la idea de escapar toma forma en la mente de Logan hasta que finalmente lo hace, acompañado de una joven llamada Jessica.

Cada vez que recuerdo la historia de Logan encuentro más similitudes con la vida real:

  • El mundo está controlado por un grupo de iluminados, que poseen los medios de producción y ocultan la verdad a los demás.
  • La gran masa cree que lo único que tiene que hacer es pasarlo lo mejor que pueda mientras se dirige sin remedio a un trágico final.
  • Algunos creen que otra vida es posible, más allá del control de los que tienen el poder.  Éstos son pocos y se les considera rebeldes.
  • La policía, que también está controlada por lo poderosos, debe mantener a los rebeldes dentro del redil.

Los humanos del mundo de Logan viven felices, sí, pero sólo hasta los treinta años.  Viven una vida incompleta, carente de todo sentido, controlada en todos los aspectos por aquellos que se creen superiores.  Igual que nosotros.  Creemos que somos libres, pero en realidad no somos más que unos meros esclavos.  Creemos que somos felices, cuando la verdad es que sólo participamos de las migajas que nos dejan caer los de arriba.  Creemos que vivimos una vida plena, pero lo único que tenemos es una parte de la vida, la parte que ellos no quieren.

Nacemos, vivimos y morimos dentro del engaño de que todo va bien. Estudiamos lo que a ellos les interesa para que trabajemos en lo que a ellos les conviene, luego nos obligan a pagar lo que ellos dicen por las casas en las que vivimos para después dejarnos en el paro y poder así quedarse con todo el fruto de nuestro trabajo.

Sal del redil.

Rebélate.

La verdad nos hará libres.


Los universos son como seres vivos.  Nacen a partir de un Big Bang o una singularidad (una única célula) y se expanden con rapidez, creciendo en el tiempo y el espacio, tomando forma, dividiéndose en galaxias y, en algunos casos, albergando vida en su interior.  Los universos también mueren.  Ya sea con un Big Crunch (aunque suene a chocolate), una expansión infinita o rendidos ante el caos que trae la pérdida total de energía.

Comparación entre estructuras del universo y de la vida

El átomo y el sistema solar, la molécula y la galaxia, la célula y el clúster... ¿No es el universo como un ser vivo?

Nuestro sistema solar es totalmente comparable a un átomo.  En torno a un núcleo (el sol) orbitan un número determinado de electrones, que son los planetas.  Los sistemas solares se agrupan en galaxias, al igual que los átomos se unen entre si para formar moléculas.  Pero ahí no acaba la cosa, sino que las galaxias también forman grupos, llamados clústers, de la misma manera que las moléculas forman células.  Asimismo, los clústers se unen en superclústers, las células se agrupan para dar lugar a los tejidos.  Y los superclústers se juntan en filamentos, como los tejidos forman órganos.  El universo está formado por dos tipos de estructuras: los filamentos y el vacío, de la misma manera que todos los órganos forman un ser vivo, que también está mayoritariamente vacío por dentro (aunque hay unos más vacíos que otros).

Si pudiéramos crecer indefinidamente seríamos capaces de darnos cuenta de las estructuras que forman el universo.  Primero veríamos el sistema solar, similar a un átomo.  Si siguiéramos creciendo podríamos ver como van apareciendo moléculas, células, tejidos y órganos.  Si creciéramos tanto que pudiéramos tener al universo en nuestras manos, tal vez nos sorprendería lo que viéramos… ¿Será un ser vivo, como un ratón? ¿Será inteligente?  Ese ser hipotético será TODO lo que existe y estará formado por TODO lo que conocemos, lo que ignoramos, lo visible y lo invisible, toda la verdad, toda la vida, estará por encima de todas las cosas… por encima de la vida y la muerte.

Igualmente, nosotros mismos estamos formados por células y moléculas, que serán a su vez los clústers y las galaxias que forman el universo de  nuestro cuerpo.  En un diminuto electrón, que pertenece a un pequeño átomo de hidrógeno, de una minúscula molécula del agua que bebimos esta mañana, hay un microser apaciblemente sentado en su infinitesimal mundo.  Tal vez ese microser sea inteligente, quizá tenga la capacidad de preguntarse a sí mismo por la naturaleza del electrón sobre el que vive, del átomo de hidrógeno, de la molécula de agua, de la galaxia a la que pertenece, del universo que lo alberga y sobre la posibilidad de que el universo sea como un ser vivo.  Tal vez el microser rece a su microdios, quizá eleve sus plegarias para que sean escuchadas por una conciencia superior, de la que él mismo forma parte y que contiene todo lo que le rodea.

¿Habéis escuchado alguna vez las plegarias de vuestros microfieles?  Yo sí, pero no doy abasto para acabar con toda la injusticia que hay en mi universo.

La verdad nos hará libres.


Desde tiempos remotos el hombre ha buscado todo lo que no tiene, lo difícil y lo remoto.  Algunos quisieron volar, otros vencer a la muerte, llegar al centro de La Tierra o poner un pié en La Luna.  Algunas metas son imposibles pero otras ya se han alcanzado o se alcanzarán en el futuro.  De entre todos los objetivos inalcanzables siempre me ha atraído la búsqueda alquímica, la obtención de la piedra filosofal a la que se le atribuía la propiedad de convertir el plomo en oro, la transmutación de los metales innobles en metales nobles.  Por lo visto el proceso de obtención de la preciada piedra duraba años y se exigía del alquimista una elevada inversión de tiempo y dinero, además de mantener un fuego encendido durante todo el proceso.  Al final se obtenía una limitada cantidad de piedra (en realidad se parecía más a la arena que a otra cosa) y no estaba muy claro que fuera de interés económico, pues la piedra filosofal se iba gastando con el tiempo.  Pero claro, que se sepa, nadie lo consiguió nunca.

Alquimista

Alquimista persiguiendo el sueño de la piedra filosofal

Pero ahora resulta que sí que es posible transformar el plomo en oro.  Mediante reacciones nucleares es posible arrebatarle al átomo de plomo tres de sus ochenta y dos protones, con lo que lo habremos transformado en un bonito, brillante y preciado átomo de oro (Auuuuuuu!!!!!).  Seaborg lo hizo, y le pusieron su nombre a un elemento.  Pero al punto se dieron cuenta de que el coste invertido en el proceso superaba con mucho el valor del oro obtenido.  Esto me da mucho que pensar…

  • Se puede luchar durante años por alcanzar un sueño, una meta, todos podrán decir que es imposible y que nunca lo lograrás.
  • Finalmente, tras años de esfuerzo, de nadar contra corriente, de capear el temporal, de infinidad de noches de insomnio, la meta puede ser alcanzada y todos se quitarán el sombrero ante tu valioso logro.
  • Pero echando cuentas, con la mano en el corazón (perdón, en el bolsillo de la calculadora), puede ser frustrante descubrir que el coste y el esfuerzo invertido para alcanzar tu cima sobrepasa el beneficio que has obtenido, que has trabajado durante veinte años para descansar tres, que has invertido toda tu vida para realizar un viaje de tres meses, que has gastado todos tus ahorros en un barco que con suerte disfrutarás tres días…

No quiero ser pesimista pero si quiero hacer notar que hay que medir muy mucho el coste de lo que vamos a emprender y el beneficio que obtendremos por ello.  Como la piedra filosofal, las quimeras pueden ser conseguidas… a precio de oro.

La verdad nos hará libres.

La verdad sobre la Navidad


Cada vez está más cerca el día en el que los Cristianos (al menos, la mayor parte de ellos) celebran el nacimiento de Jesús de Nazaret.  Este día, aunque teológicamente menos importante que la Resurrección, ha alcanzado unos niveles de aceptación en Occidente que rozan la universalidad.  Pero el nacimiento de Cristo no siempre se ha celebrado el veinticinco de Diciembre, de hecho, no siempre se ha celebrado.  No fue hasta el siglo IV (obviamente, d.c.) que la Iglesia adoptó esa fecha como oficial, veamos cuáles son las razones de dicha decisión y porqué lo más probable es que no sea la fecha correcta…

Arbol Navidad

Árbol de Navidad de artesanía realizado por mi abuela.

Para empezar, el Evangelio dice que Jesús nació durante el trascurso del viaje de José y María a Belén, ya que para ser censados debían inscribirse en esa ciudad.  De sobra es sabido que en la antigüedad nadie en su sano juicio emprendía un viaje en los meses de invierno y mucho menos con una mujer embarazada.  Por eso es más probable que ocurriera en na estación diferente del invierno.  Dicha teoría también se sustenta en un afirmación de Lucas, que dice que los pastores cuidaban a sus rebaños al aire libre, cosa que con dificultad podrían haber hecho en Diciembre.

Algunos autores señalan que el Papa Julio I (por aquel entonces todos eran I, II ó III, ahora ya vamos por los XVI) en el siglo IV adoptó la fecha del veinticinco de Diciembre para que coincidiera con las populares fiestas de Saturno del imperio romano, de forma que la transición de los romanos al cristianismo fuera más suave y no tuvieran que abandonar sus tradiciones.

Por otro lado, existe una corriente que basa la fecha del nacimiento en los turnos de los sacerdotes del Templo de Jerusalén.   Por lo visto el padre de Juan el Bautista (Zacarías) pertenecía al grupo de sacerdotes que cuidaban del templo.  Teniendo eso en cuenta, que en la Biblia se menciona que el grupo de Zacarías servía en Junio, y que mediaron seis meses ente los nacimientos de Juan y Jesús, lo más probable es que Jesús naciera en Septiembre.

Circulan por ahí más teorías y cálculos, pero son liosos y complicados.  De momento ya podemos hacernos una idea bastante aproximada de lo que, en cuanto a fechas se refiere, es la Navidad.

La verdad nos hará libres.

Fuente: wikipedia


Hace ya algún tiempo que se viene hablando de las enormes ventajas con las que han sido bendecidos los coches eléctricos, siempre que los comparemos con los automóviles convencionales de motor de explosión.  Se habla de cero emisiones, de gasto de combustible nulo, motores silenciosos, menos vibraciones, toda una serie de magnificiencias que parecen más  bien sacadas de una película de ciencia ficción.  Pero… ¿Qué hay de verdad en todo esto?  Vamos a ver algunas de las características de los coches eléctricos, destacando ventajas e inconvenientes:

 

coche eléctrico

Prototipo de coche eléctrico diseñado en Álava (España)

Ventajas:

  • Menor contaminación ambiental. Téngase en cuenta que hay que hablar de que los coches eléctricos contaminan MENOS, pero que también contaminan.  La energía eléctrica que acumulan en sus baterías proviene de la red eléctrica convencional, que es generada en centrales de generación eléctrica y transportada a través de una red de distribución.  El rendimiento combinado de estos sistemas es del 30%, lo que quiere decir que para mover el coche el equivalente a 1 kcal, es necesario quemar 3 kcal en las centrales.  De todas formas es mucho mejor que el rendimiento del motor de combustión interna, que es del 10%.
  • Menor contaminación acústica. Los motores eléctricos son much0 más silenciosos que los motores de combustión interna convencionales.
  • Mayor localización de la contaminación ambiental.  La contaminación queda confinada en los puntos de generación eléctrica, liberando a las ciudades de la nube de humo contaminante.  De esta forma se favorece la inclusión de filtros.
  • Posibilidad de recarga en ruta.  Mediante placas solares, un vehículo eléctrico puede recargarse en medio del desierto, donde no hay ningún tipo de instalaciones.  Los coches convencionales necesitan instalaciones específicas de repostaje.
  • Mayor seguridad. Las baterías son mucho más seguras que los depósitos de gasolina o de gasoil, por no hablar de las bombonas de gas combustible.
  • Diversificación de la energía. Al tratarse de energía eléctrica, puede provenir de diferentes fuentes, ya sea combustibles fósiles (carbón, gas, petróleo), energía nuclear o incluso energías renovables como la hidráulica, eólica o solar.  Si tenemos en cuenta estas últimas, el combustible es gratis, inagotable y no contaminante.

Inconvenientes:

  • Mayores tiempos de repostaje. El repostaje de los coches convencionales es muy rápido (salvo que haya que esperar cola), mientras que el repostaje de los coches eléctricos puede durar horas.
  • Menor potencia. Por ahora los coches eléctricos desarrollan menor potencia que los coches convencionales, aunque es cuestión de tiempo que se alcancen niveles similares.
  • Menor autonomía. La necesidad de repostaje de los coches eléctricos es mayor que la de los vehículos convencionales, necesitando recargar sus baterías con más frecuencia.
  • Ausencia de infraestructuras. Actualmente no existen talleres especializados, ni puntos de repostaje suficientes.  Es algo que llegará en el futuro pero todavía es lejano.
  • Mayor coste de adquisición del vehículo. De momento el precio de estos coches es más elevado que el de los vehículos con motores de explosión,

Y esto es todo.  Por ahí circulan algunos expertos en la materia, estaría encantado de que aportaran más datos al artículo.  Por ahora ya contáis con más información si pensáis comprar un coche nuevo… ¿Por qué no uno eléctrico?

La verdad nos hará libres.


Fácil, muy fácil es accionar el interruptor y encender la luz al entrar en una habitación a oscuras.  Las tinieblas se ven inmediatamente vencidas por una avalancha de luminosidad, casi instantáneamente, raudos fotones surcan la alcoba para dotarla de nuevos y renovados colores.  Bueno, sí… los colores de la colcha son los mismos que esta mañana, pero la diferencia es que ahora es de noche y ¡los vemos!  Hace apenas cien años era impensable contar con iluminación en las viviendas de estas características, limpia, potente, instantánea y segura.  Pero… ¿nos hemos preguntado alguna vez qué hay detrás de todo esto?

bombilla electrón

Como todos sabréis, la bombilla de casa se enciende empleando energía eléctrica, los electrones en movimiento atraviesan el delgadísimo filamento de wolframio de la bombilla y lo calientan a unos seis mil grados (la superficie del sol “sólo” alcanza los tres mil grados Celsius).  Más que al rojo vivo, se pone al blanco vivo.  Los electrones llegan a la bombilla prácticamente nadando en el seno de un cable de cobre que llega hasta vuestra casa desde un edificio de la compañía eléctrica que se llama “centro de transformación” y suelen estar en locales en los bajos de los edificios o en casetas independientes marcadas con un triangulito amarillo.

Je, la cosa se va poniendo interesante.  Desde ese centro de transformación parten cables que van a todas y cada una de las casas de vuestro barrio.  A él también llega un cable más gordo que viene de otro centro de transformación aún más grande que el de vuestra calle.  Estos suelen estar en las afueras de la ciudad, aunque con lo que han crecido algunas ciudades, muchos de los más antiguos están prácticamente en el centro.  A los centros grandes llegan otros cables aún más gordos que vienen de las subestaciones, que son edificios de enlace entre los que consumen la energía (vosotros) y los que la producen (las compañías de generación eléctrica).  A esas subestaciones llegan unos cables gordísimos que vienen de las centrales eléctricas.  En definitiva, desde tu casa a la central eléctrica más próxima puede haber cuarenta, cincuenta o cien kilómetros.

Para que tú puedas encender la luz de noche cuando vas a beber un vaso de agua a la cocina deben de reunirse una serie de condiciones que no siempre tenemos en cuenta:

  • Debes haber pagado el recibo de la luz.  Parece obvio, pero si no pagas, te cortan el suministro.  Y creo que ya ni siquiera te avisan con anterioridad.
  • Los centros de transformación y las subestaciones deben estar funcionando.  Esto quiere decir que hay gente despierta en todo momento que se ocupa de que las máquinas que están en esos edificios nunca se paren.
  • Las centrales eléctricas deben estar funcionando en este mismo momento.  Al igual que para las subestaciones, hay una serie de personas cuyo trabajo es que las centrales trabajen veinticuatro horas al día, trescientos sesenta y cinco días al año.
  • Todo debe ir bien.  Los cables finos y los gordos deben estar en buenas condiciones (son el aperitivo preferido de las ratas), las máquinas de las subestaciones deben estar libres de averías y los generadores de las centrales eléctricas deben funcionar a pleno rendimiento.

Interesante aventura la que debe vivir un electrón cuyo viaje comience en el generador principal de una central eléctrica y termine en el filamento de tu bombilla, para acabar dando vida a un alegre fotón que iluminará tu cuarto.

Si tenéis dudas, animaos a preguntar.

La verdad nos hará libres.

La verdad sobre la luz


En respuesta a una pregunta de un conocido sobre la naturaleza de la luz…

A diario, la luz no sólo nos ilumina, también nos calienta.  La luz hace posible la vida en La Tierra, interviene en la formación de la materia orgánica a través de la fotosíntesis, nos ayuda a comunicarnos y puede convertir el día más triste en una explosión de vida y color.  Pero… ¿Sabemos realmente qué es la luz?

luz

La luz es una onda electromagnética, una sucesión de campos eléctricos y campos magnéticos que se transmite en una dirección determinada.  La luz no está compuesta de partículas, aunque a veces se comporte como tal.  La onda lumínica está formada por pequeños paquetes de energía que se llaman “fotones” y son la cantidad mínima de luz que se puede emitir, transportar y recibir.  Los fotones no tienen masa, no pesan nada y pueden viajar en el vacío a casi trescientos mil kilómetros por segundo.

Por otra parte, la luz es portadora de energía que al impactar en un objeto se manifiesta en forma de calor, por eso la luz calienta.  La onda lumínica puede reflejarse en todo lo que nos rodea y llegar a nuestros ojos, que transforman las ondas electromagnéticas en señales eléctricas que llegan a nuestro cerebro para formar las imágenes.  Es por eso que podemos ver.

Las plantas y las algas utilizan la luz para sintetizar materia orgánica a partir de materia inorgánica.  Los animales y los humanos necesitan materia orgánica para vivir pero no pueden sintetizarla, por lo que la dependencia de las plantas es total.  Las hojas de las plantas “fijan” la energía de la onda lumínica en un compuesto químico que se llama adenosín trifosfato (ATP), que luego emplean el resto de seres vivos como fuente de energía para el mantenimiento de la vida.

Características curiosas de la luz:

  • La luz no pesa.
  • Nada puede viajar más rápido que la luz.
  • La luz se transmite por el vacío.
  • La luz transporta energía.
  • La luz se transmite en una sola dirección.
  • No todas las ondas lumínicas son visibles.

Espero haber arrojado un poco de “luz” sobre el asunto, ¿Tenéis más preguntas?

La verdad nos hará libres.


¡Que buen trabajo! ¡Jefe de profesión! Algunas personas han nacido para ello, sin duda alguna han sido bendecidos con los santos óleos de la jefatura.  Desde pequeñitos se les veía venir, y es que apuntaban maneras ya en la más tierna infancia.  Son una especie aparte, de los que van quedando menos, pero que nunca llegará a extinguirse.  El típico “jefe español”, que ha llegado a donde está por ser primo segundo del vecino del director, que no sabe más que las cuatro reglas y para el cual escribir una simple instancia es poco menos que un crucigrama.  A todos ellos les dedico este romance… el “Romance del Jefe Español“:

 

Para llegar a ser jefe
no te tienes que olvidar:
de hacerte muchos amigos
y no tener dignidad.
Aprende a jugar al fútbol,
pero no cualquier manera,
practica el fuera de juego
y tira balones fuera.
“¡Yo no he sido el que lo ha hecho!”,
apréndelo de memoria.
Critica a tus compañeros,
no te mezcles con la escoria.
Y vende siempre a tu gente
para obtener beneficio,
nunca pienses en el precio,
que no es tuyo el sacrificio.
Y si hay uno que destaca
entre tus subordinados,
átalo fuerte a una estaca,
tenlo siempre controlado,
no vaya a ser que otro jefe
de rango mayor que el tuyo
lo ponga de directivo
y quedes como un capullo.
Trabajar es lo de menos,
la empresa importa un pepino,
tú sólo intenta cobrar
y meter a tu sobrino.
Que en esta vida sin rumbo
de sinsabor y quimera,
desde que el mundo es mundo,
ponen de jefe a cualquiera.

La verdad nos hará libres.


Muchísimo se ha hablado de los alimentos transgénicos, que si son perjudiciales para la salud, que si eso es jugar a ser Dios, que si no está probada su eficacia… Pero ¿Sabemos realmente lo que significa que un alimento o un cultivo sea transgénico?  Vamos a tratar de explicarlo de la forma más sencilla posible, paso por paso, para los no iniciados en la materia.

guisante

Veamos antes un poco de genética.  Mendel, un monje del siglo XIX, experimentó mediante la observación de cultivos de guisantes y enunció sus Leyes de la Genética.  Básicamente, vienen a decir que el hijo compartirá rasgos de sus padres, que dependerán en mayor o menor medida de la “relavancia” de sus caracterísiticas, por ejemplo, los guisantes rugosos predominan ante los lisos. Otros siguieron sus pasos, descubriendo el ADN (un ácido que se encuentra en todas las células del ser vivo y que contiene la información necesaria y suficiente para “fabricar” a ese mismo ser).  El ADN (ácido desoxirribonucléico) contiene cadenas de compuestos químicos (bases nitrogeniadas) que forman los genes.  Estos genes determinan si el guisante es ovalado, alargado, sensible a la luz, si retiene más o menos agua…

La ingeniería genética trata de modificar estos genes para el beneficio del ser humano.  Lo ideal sería producir guisantes que fueran como naranjas, y que consumieran poca agua, pero esto es realmente difícil.  Lo que sí se ha logrado es hacer que los guisantes sean resistentes a ciertos compuestos químicos.  De esta forma, se modifica el ADN de las plantas para que resistan a un pesticida en concreto, se fumiga todo el campo y muere ABSOLUTAMENTE TODO excepto la planta modificada genéticamente  para resistirlo (transgénica).  Fácil ¿no?

Entonces no hay problema… sembramos guisantes transgénios, fumigamos y obtenemos una cosecha libre de plagas.  El asunto viene después y no voy a entrar en temas de salud, sino en aspectos económicos y sociales.  Las empresas productoras de semillas transgénicas han crecido tanto que están comprando cada vez más industrias semilleras convencionales.  En muchos países ya es realmente difícil encontrar semillas no alteradas, lo que obliga a los agricultores a adquirir semillas transgénicas que son mucho más caras.  Como ya hemos dicho, estas plantaciones hay que fumigarlas con un producto determinado (al que son resistentes) que, casualmente, lo vende la misma empresa.  Je… monopoliza el mercado, obliga a muchos agricultores a pedir préstamos para costearse las nuevas semillas y encima les vende los pesticidas.  Negocio redondo, como el de los bancos.  No puedes comprar otra semilla (no la hay en muchos países) y no puedes comprar otro pesticida, o destruirías la cosecha.  Círculo vicioso.  Además, te obligan a firmar un contrato en el que te impiden obtener semillas de tu propia cosecha, con lo que te ves forzado a volverlas a comprar la siguiente temporada y volver a endeudarte.  El ciclo se rompe el año en el que la cosecha se pierde por el mal tiempo.  Ahí está la ruina.

Muchos más datos en este vídeo sobre una de las empresas de semillas transgénicas:

http://vimeo.com/11281651

El tema de la salud lo trataremos otro día.

La verdad nos hará libres.

A %d blogueros les gusta esto: