Category: Libros



Tal vez la biografía más discutida y polémica sobre el “Che” es la que llegó de la mano de John Lee Anderson, periodista norteamericano especializado en temas latinoamericanos.  Anderson se estableció durante tres años en Cuba para estudiar archivos cubanos hasta entonces inaccesibles para el resto de periodistas.  Es por eso que se esperaba de él un libro pro-castrista, aunque la salida a la luz de temas como los juicios sumarios y las diferencias con Fidel demostraron que el libro resultó ser muy objetivo.

Portada del libro de J.L. Anderson

Portada del libro de John Lee Anderson

 Sin entrar en reseñas (podéis ver una muy buena aquí) ni en análisis (otro muy correcto aquí), vamos a centrarnos en las razones por las que la figura del Che sigue siendo hoy en día un símbolo para revolucionarios (e iconoclastas) de todo el mundo:

  • A pesar de todas las dificultades con las que tuvo que enfrentarse, el Che siguió fiel a sus principios hasta el final.
  • Es un ejemplo de sacrificio personal por una causa (la revolución).  Lo demuestran su lucha contra el asma y el alejamiento de su familia.
  • Una vez cumplido su primer objetivo (el éxito de la revolución cubana) quiso compartirlo con otros países, extendiendo la revolución al Congo y Bolivia, entre otros.
  • Dirigía personalmente las columnas guerrilleras, por lo que es un ejemplo de liderazgo.

Demostró que la educación es la base para evitar el sometimiento de los pueblos.  Una población instruida será más difícil de manipular.  Desgraciadamente, aunque el analfabetismo está prácticamente erradicado en occidente, son muchos los “iletrados” que, aunque cuentan con estudios superiores, carecen de pensamiento crítico y se dejan llevar por lo que los poderes fácticos les dictan.

Aún hoy, más de cuarenta años después de su muerte, el ejemplo del Che y sus máximas son perfectamente aplicables:

  • “No creo que seamos parientes muy cercanos, pero si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros, que es más importante”.
  • “Sueña y serás libre en espíritu, lucha y serás libre en vida” .
  • “Sólo existe un sentimiento mayor que el amor a la libertad: el odio al que te la quita”.
  • “No se vive celebrando victorias, sino superando derrotas”.

Como dice el Che, la libertad comienza por darse cuenta de que un mundo mejor es posible, de que las condiciones que pueden llevarnos a una vida plena están ahí y que el único impedimento para alcanzarla es la codicia de otra persona.  A partir de ese punto, de ese despertar emocional, debe comenzar el camino de acciones que llevarán en última instancia a la liberación.  Para empezar desde abajo podemos poner en práctica unas cuantas:

  1. Apagar la televisión.  La tele es el transmisor de mentiras más eficaz que jamás se ha creado.
  2. Poner en duda todas las “guerras preventivas”.  La mayoría de ellas solo tienen un interés económico y muy poco de humanitario.
  3. Comprar lo necesario.  Adquirir productos que realmente no necesitamos es “consumir” los recursos naturales hasta agotarlos.
  4. Reducir nuestro grado de dependencia del sistema.  Minimiza los préstamos, elimina las tarjetas de crédito, no compres cosas que sean caras de mantener…
  5. Transmitir la libertad con el ejemplo.  No te avergüences de ser el único que no tiene un coche caro o unas zapatillas de marca, los verdaderos esclavos son ellos.

Solo con eso ya habremos recorrido la mitad del camino.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:

Anuncios

Los manifestantes del movimiento del 15M fueron desalojados por la policía mientras bloqueaban la calle para impedir el paso de los coches oficiales.  Veamos algunas fotos, tomadas del video en directo retransmitido a través de internet…

Coches oficiales ayuntamiento Madrid

Un señor mayor intenta bloquear el paso de los coches oficiales mientras la policía le empuja hacia la acera

Coches oficiales ayuntamiento Madrid

La policía "protege" a los coches oficiales de los pacíficos manifestantes del 15M

¿Quién viajaba en esos coches oficiales?  Lo ignoro, pero vi la retransmisión completa y pude contar más de veinte.  Los manifestantes estaban al principio sentados en el medio de la calle y la policía les obligó a despejar el camino para que pudiera pasar el convoy de los poderosos.  Reproduzco la información proporcionada a través de Twitter por la cuenta @acampadasol (orden cronológico inverso, desde las 13:15 hasta las 13:40):

  • acampadasol: Hay muchos coches oficiales y se me está acabando la batería mientras los vemos pasar… seguid tuiteando con #15Menpleno.
  • acampadasol: Aplaudimos a una señora con carrito q pasa tan pancha. Necesitamos señoras con bolsas del cortinglés, a ellas les dejan pasar #15Menpleno.
  • acampadasol: Pasan los coches rapidísimamente… ¿Algún radar pa ponerles multa? #15Menpleno.
  • acampadasol: Venga, ahora nos vamos a Cibeles, que seguimos queriendo que nos inviten a canapés #15Menpleno.
  • acampadasol: Están saliendo por aquí, la poli nos tienen sujetados pero la boca no nos lapueden tapar #15Menpleno.
  • acampadasol: han pasao algunos de los coches oficiales que les pagamos y les hemos gritado bien alto que #nonosrepresentan #15Menpleno.
  • acampadasol: Nos han levantao a palos junto a la c/ Villa y c/ Pretil pero seguimos aquí de pie #15Menpleno.
  • acampadasol: @faustoaguilera están cargando para q salgan por el parking, detrás de la Villa, c/ Sacramento #15Menpleno.
  • acampadasol: @kolontai1959 Sabemos que están intentando echarnos a empujones. Nuestra respuesta: sentarnos pacíficamente #15Menlacalle No pánico.
  • acampadasol: @kikeh Por el parking, c/ Sacramento.
  • limontxello por acampadasol: #15menpleno alguna gente se aleja, claro, dan miedo y esa es su mierda de función, su trabajo.
  • elctrodnd21 por acampadasol: #15menpleno Madrid Policia antidisturbios SIN IDENTIFICACION cam live- kcy.me/3o50 ILEGAL.

Juzgad por vosotros mismos.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:


Se habla de él en tertulias televisivas, debates radiofónicos y cafés literarios.  Se cita en las asambleas de los acampados, en comunicados de corte revolucionario y en artículos periodísticos.  Su título, incluso, ha servido para dar un nombre a los manifestantes del 15M, que ahora son los “indignados”.  Nos referimos, claro está, al librito “¡Indignaos!” de Stéphane Hessel, y digo “librito” porque el cuerpo principal apenas alcanza las treinta páginas.

Su autor, nacido en Berlín pero criado en París, participó en la Segunda Guerra Mundial desde la resistencia francesa.  Posteriormente fue diplomático y llegó a tomar parte el equipo redactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.  Durante toda su vida ha luchado por varias causas, entre las que destaca el conflicto entre Israel y Palestina.  Después de tanto camino recorrido (Hessel cuenta con noventa y tres años) y tanto nadar en contra de los ríos de la injusticia mundial, no podía menos que lanzar un llamamiento a la movilización ciudadana.

Indignaos

La indiferencia es la peor de las actitudes

Hessel se hace varias preguntas… ¿Cómo es que la juventud actual se muestra indiferente ante las crecientes diferencias entre pobres y ricos?  ¿Por qué no se protesta ante un mundo controlado por el poder del dinero?  La ciudadanía en general y la juventud en particular debe INDIGNARSE contra todo lo que está ocurriendo a nivel global, ya que va en detrimento de la mayoría y en beneficio de un puñado de poderosos.  Por cierto, señala que los “poderosos” son los que se han “apoderado” de lo que es de todos.

La indignación no puede caminar por el sendero de la violencia.  La insurrección, aunque necesaria, debe ser pacífica.  Critica duramente a teóricos como Sartre, que defendían la violencia como único modo de detener los abusos y justificaban actos de terrorismo en pro de la libertad.  La violencia como medio para detener la violencia corre el riesgo de perpetuarla.  Alaba a King, Gandhi y Mandela.  La rebelión no debe contar con un brazo armado, ya que así se hace más fuerte.

Hessel cuenta que en su época era fácil indignarse.  El enemigo estaba claro: un invasor extranjero que imponía su voluntad.  Ahora es mucho más difícil, ¿Dirigimos nuestra indignación contra los políticos, los banqueros o los mercados?  ¿Nos levantamos en contra del Capital o del Neoliberalismo?  Cada uno debe buscar su motivo de indignación.  “Buscad y encontraréis”, arguye, y no le falta razón.  El mundo está lleno de injusticias a las que plantar cara.  La indiferencia es el peor de los caminos, sólo alimenta más injusticias.

Leed el libro.  Es muy cortito y sólo cuesta cinco euros.  La liberación de la mente nunca fue tan barata.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:


¿Sabemos en manos de quién estamos?  ¿Sabemos quien gestiona las arcas municipales?  Expertos cualificadísimos, pensarán algunos, que han llegado a ocupar sus puestos después de triunfar en una larga serie de oposiciones de complejidad extrema.  Esto es, en parte, cierto, ya que en los ayuntamientos hay dos tipos de gestores: los electos y los técnicos.  Sólo los técnicos han opositado.  Sin embargo, los electos han pasado por un filtro aún más duro si cabe… ¡Las elecciones municipales!

avestruz

El autor gaditano J.C. Sánchez Enríquez satiriza la gestión municipal en su libro “Todos los ayuntamientos son Iguales”, donde relata las divertidas situaciones que se dan en un pueblo imaginario (Monteagudo) cuando el área de turismo, en un intento de atraer visitantes a la zona, se deja engañar por un vividor pseudo-empresario y adquiere un avestruz.  De forma casi inmediata, todo el pueblo se declara en contra de tan desdichada compra.  Para empezar, la oposición aprovecha la ocasión para desacreditar al actual alcalde, Rafael, y cubrirlo con un velo de descrédito.  Éste, se apoya en su equipo de concejales, entre los que destaca (por su comicidad) el de urbanismo, que sólo quería acceder al cargo para tapar los socavones de su calle que tanto atormentaban a su esposa.

Los ecologistas también se le echan encima, liderados por el simpático Margarito que, entre lance y lance de su tórrido romance con la ya madura Hortensia, dirigirá sus pancartas, berridos, sentadas y “manifas” a socavar la ya de por si dañada imagen del edil de turismo.  Los sindicatos no podían faltar en la fiesta, así como la policía local (preparada para actuar con inmediatez ante cualquier desorden) y los técnicos de protección civil, que también tendrán su propia batalla que librar.  Finalmente serán las asociaciones de vecinos y sus líderes los que, mientras buscan financiación para que sus mujeres puedan lucirse en su próxima verbena, atraerán el enorme pájaro a su terreno.

En tono jocoso se plantean muchas situaciones cuya resolución parecería sencilla a simple vista, pero que en el contexto del mar de papeles, chupatintas y enchufes de un ayuntamiento, se convierten en el más irresoluble de los laberintos.  Lo más divertido fue ponerle caras conocidas a los diferentes personajes de la historia, en función de sus “virtudes”… ¡Seguro que vosotros haréis lo mismo cuando lo leáis!

Esclarecedor y recomendable a todas luces.

La verdad nos hará libres.


Algunos preguntarán cómo puede relacionarse el arte con algo tan desagradable como la guerra.  La respuesta es bien sencilla: gracias a Sun Tzu.  Este personaje fue general del ejército chino unos cuatrocientos años antes de Cristo y su legado se materializó en un tratado sobre la guerra, al que denominó “El Arte de la Guerra”.  En él, describe tácticas militares y recomendaciones para obtener la victoria, no sólo en la batalla, sino en una contienda a largo plazo.  A principios del siglo XIX, muchos economistas vieron en Sun Tzu a un gurú de los negocios, ya que las tácticas militares que describe también son aplicables al mundo económico y comercial y, por extensión, a la mayor parte de los aspectos de la vida.

sun tzu

Robert Grant, en su libro “Dirección Estratégica”, aplica las enseñanzas de Sun Tzu a la dirección de empresas.  Sobre todo le da importancia a lo que viene a llamarse “Los 4 factores del éxito”.  Conviene, no sólo conocerlos para el ámbito empresairal, sino tenerlos en cuenta en nuestra vida cotidiana.  Vamos a describirlos uno por uno, acompañándolos del ejemplo práctico de una empresa de venta de electrodomésticos:

  • Conocer al enemigo. Parece obvio, pero es uno de los más importantes.  Es fundamental observar a los competidores, destacando fortalezas y encontrando puntos débiles para atacar donde más duele.  Aplicándolo a nuestra tienda de electrodomésticos, tendríamos que estudiar a la competencia, sus ofertas, métodos de trabajo, campañas publicitarias, nichos libres… para preparar nuestras actuaciones.
  • Conocer las limitaciones propias. Hay que saber hasta dónde puede uno llegar, en qué puntos está nuestro máximo rendimiento y qué cosas no podremos hacer por nosotros mismos.  En nuestra tienda habría que hacer lo mismo y tratar de minimizar las debilidades mediante reclutamiento, contratación de servicios de apoyo, formación o benchmarking.
  • Conocer el entorno. Entender el terreno de juego es algo que nunca puede faltar.  Las reglas de cómo se mueve el cotarro deben estar grabadas a fuego en el despacho de dirección.  Muchos de los fracasos vienen por la ignorancia o el desconocimiento de algún factor oculto, o por haber pasado por alto algo importante.  Los directivos deben conocer la normativa, aspectos legales, aprovechar la experiencia de otros y tener en cuenta normas no escritas y acuerdos tácitos.
  • Marcarse objetivos realizables a corto plazo. Esto es fundamental.  Sin un objetivo seremos como un barco sin timón en medio de una tormenta.  Y tampoco sirve plantearse metas inalcanzables, dudosas o vagas: “aumentar las ventas” no es un buen objetivo, mientras que “obtener un volumen de ventas de cien mil euros en dos meses” es mucho más alcanzable.  Muchas empresas caen porque se marcan objetivos que luego no son capaces de cumplir, o porque sus directivos vagan sin rumbo fijo.

Los más avezados ya se habrán dado cuenta de que tres de los cuatro factores del éxito están en el conocimiento.  La información es poder.  Sin ella nuestra empresa estará perdida, acabará irremediablemente en el más estrepitoso de los fracasos.

La verdad nos hará libres.

A %d blogueros les gusta esto: