Category: Salud



Nota del autor: ante la avalancha de visitas, comentarios y críticas, quiero dejar claro que los enlaces a blogs y páginas de terceros reflejan siempre la opinión de otros y se muestran aquí con la única intención de ilustrar el artículo, nunca como noticia ni como verdad absoluta.

Ya son varias las personas de mi entorno que han decidido abrir cuentas en Triodos Bank, alegando que se trata de un banco ético y sostenible.  Como se trata de gente muy coherente y sensibilizada con los temas sociales era paso obligado investigar un poco el asunto.  Como la propia entidad anuncia, “Triodos Bank es un banco independiente que solo financia empresas e iniciativas que, además de ser rentables, mejoran la calidad de vida de las personas y respetan la naturaleza”.  Suena muy bien, pero… ¿de verdad puede un banco ser ético?

Recordemos que la iglesia consideraba la usura como un pecado durante la edad media así que, a priori, prestar dinero con intereses no parece muy ético.  Pero claro, también era pecado interpretar la biblia a tu manera, así que el ejemplo no es muy representativo que digamos.  De todas formas es algo que todos los bancos hacen así que lo pasamos por alto.  Sí es verdad que Tridos apoya las iniciativas sociales, medioambientales y otras relacionadas con la cultura y con el ocio.  También resulta que son muy transparentes y publican sus resultados con total claridad.  Dan un interés que no está del todo mal… pero analicemos su publicidad (los comentarios en verde son míos):

  • Cuenta de ahorro con total disponibilidad de su dinero.  Hombre, faltaría más que no tuviéramos nuestro dinero disponible.
  • Ahorre fácilmente cada mes sin comisiones de apertura, gestión ni mantenimiento.  Esto lo hacen muchas entidades, pero la verdad es que está bien.
  • Puede donar parte de su interés a la ONG que usted decida.  Je, resulta que los éticos somos nosotros, no ellos…
  • Con la tranquilidad de saber qué hace el banco con su dinero.  Al menos en parte tienen razón.
  • Un 1,25% T.A.E. (1,24% interés nominal anual) con liquidación y abono mensual de intereses.  Esto también está muy bien, otras cuentas dan menos o nada.

Pero resulta que también hay críticas.  Hay un señor que escribe un blog en el que critica a Triodos porque dice que financia clínicas homeopáticas que (según él) venden pastillitas de azúcar a precio de medicinas.  Personalmente albergo serias duda contra este tipo de tratamientos que se basan más en el placebo que en otra cosa, en eso estoy de acuerdo con Jesús.  Lo curioso es que este señor llegó a escribir a Triodos criticando esa actitud e incluso llegó a recibir respuesta a su mail y comentarios en su blog por parte del departamento de comunicación.  Punto a su favor (por ambas partes).

Por otra parte, los orígenes del banco están muy relacionados con una organización un tanto esotérica, la Antroposofía.  Esto no tiene porqué conllevar ningún inconveniente de por si, pero según cuentan antiguos empleados, para llegar a ser alguien dentro de la entidad hay que estar vinculado a los antropósofos y a su organización.  Tampoco es nada fuera de lo común, pasa en todas partes, los amigos de los jefes son los que ascienden.  Pero en una entidad que se autodenomina “ética” queda un poco peor, ¿no?  Hay más, resulta que Triodos mantiene relaciones comerciales con la Fundacion Ashoka, creada y financiada por el magnate del amianto Stephan Schmidheiny, quien a sabiendas que el amianto producía cáncer, calló y nunca dijo nada a sus trabajadores.  Está regular, por no decir fatal.

Como decía super-ratón, no se vayan todavía que aún hay más.  Por lo visto los éticos de Triodos financian a la Fundación O´Belén, organización supuestamente “sin ánimo de lucro” creada a finales de los 90 por un grupo de políticos y empresarios que pretendían aprovechar la privatización de los servicios sociales que comenzaba en aquel momento.   Esta organización mantiene centros de menores y, según esta página, ya han ocurrido varios episodios de malos tratos (e incluso muertes) a infantes.  Según su política, no deberían financiarlos, ¿tú qué opinas?

Terminamos con un refrán que viene muy al caso, dada la cantidad de entidades financieras esclavizantes y alienantes: “en el país de los ciegos, el tuerto es el rey”.  Tiene guasa la cosa.

La verdad nos hará libres.

Nota del autor (09/08/12): a estas alturas ya han pasado por aquí el departamento de comunicación de Triodos para desmentir algunas de las criticas vertidas en las páginas que enlazo, así como detractores de la Fundación O’Belén (que también dan sus razones).  Quiero dejar claro que no es mi intención lanzar acusaciones ni encumbrar a nadie, tan solo presentar unos presuntos hechos para dar lugar al debate.

Si te gustó esta entrada, no dudes en compartirla usando los botones sociales que encontrarás más abajo, votarla en las estrellas amarillas del principio del texto o dejarnos un comentario para que podamos seguir mejorando.  Además,  tal vez también te gusten:

La verdad sobre la banca cívicaLa verdad sobre los mercadosLa verdad sobre el banco de bienes

La verdad sobre Ana y Mía


No, no son mis primas de Cuenca, aunque por sus nombres podrían serlo perfectamente.  Estas dos “princesitas” se han colado en la red por la puerta grande, cientos de páginas y bloggers se proclaman sus fervientes seguidores y promueven la adopción de su modo de vida como la panacea para alcanzar el reconocimiento social que tantos adolescentes anhelan.

¿Merece la pena tanto sufrimiento?

¿Merece la pena tanto sufrimiento?

Precisamente fue en una cena (nótese la casual e inapropiada ironía) donde descubrí la existencia de este tipo de páginas.  Las pro-Anas y pro-Mías se declaran defensoras (y defensores) de trastornos alimenticios tan peligrosos como la anorexia o la bulimia.  Parece increíble que existan blogs como este, donde una chica cuenta sin ningún tipo de tapujos como se auto-lesiona cada vez que comete el “pecado” de comer y lo feliz que se siente porque su hermana está más gorda que ella.  Aún más fuerte es el caso de esta chica venezolana, dice haber sufrido cálculos en la vesícula biliar a causa de los trastornos alimentarios, fuertes taquicardias, desmayos, mareos, y aún así dice que “eso le da iwal”, ya que lo que realmente le importa es llegar a ser una delgada “princesita”.  Relata que estuvo a punto de superarlo hasta que un conocido le llamó gorda y le hizo volver a las andadas.

Es, no ya insultante, sino inmoral que se permita la existencia de este tipo de páginas mientras que por otra parte se suprimen videos de youtube simplemente porque violan derechos de autor.  Desgraciadamente, también existen páginas  muy visitadas donde se explica con todo lujo de detalles cómo fabricar diferentes tipos de bombas (incluso bazokas) o cómo abrir cerraduras, mientras que a los que denuncian actos delictivos se les priva de su libertad o se les censura.  Por suerte, la oficina del defensor del menor de la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha una iniciativa en contra de los pro-Anas.  Un poco de cordura entre tanta necedad.

Internet no es más que un fiel reflejo de lo que ocurre en el mundo real.  Las conductas autodestructivas se premian y los que luchan por el bien común son castigados.  Siempre ha sido así y la cosa no tiene pinta de cambiar ni a corto ni a medio plazo.  Entradas de blog que defienden la anorexia cuentan con miles de comentarios de apoyo .  Artículos que abogan por el fin de las hostilidades en Libia apenas son visitados y mucho menos, comentados.  ¿A dónde vamos a llegar?  Es evidente el “buen trabajo” que ha hecho la televisión.  Nos muestra las pautas para la felicidad (por ejemplo, ser delgados) y nos expone las guerras como algo lejano y que solo sufren otros.  Nos blanquea el cerebro con lejía de la mala.

Solo queda hacernos una pregunta.  Todo esto… ¿A quién beneficia?

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:

la verdad sobre el chocolateLa verdad sobre la coca cola zeroLa verdad sobre la comida basura


Tiempo de lectura: 3 min.

En un mundo donde la salud está cada vez más valorada y buscada no cabe la posibilidad de impedir avances científicos que mejoren nuestra calidad de vida.  Desgraciadamente, el Ministerio de Ciencia e Innovación no opina lo mismo, tal y como relata Mariano Barbacid en su artículo de esta mañana.

Mariano Barbacid, director del CNIO

Mariano Barbacid, director del CNIO

En 2010, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) realizó un importante descubrimiento: los inhibidores de quinasa c-RAF podrían ser beneficiosos para los pacientes de cáncer de pulmón.  Sin embargo, cuando Barbacid (director de CNIO) presentó el proyecto de investigación al Ministerio de Ciencia e Innovación, éste le negó la financiación alegando falta de fondos, a pesar de que el 25% del presupuesto para ese año no se empleó par nada (El País, 02/04/11).

Ante la negativa se impulsó la búsqueda de fondos privados que permitieran continuar la investigación, encontrándose inversores dispuestos a aportar 10 millones de euros anuales y adjuntando informes de viabilidad por parte de dos catedráticos de derecho administrativo.  Pero el ministerio consiguió dos informes negativos que bloquearon la autorización para permitir la financiación privada.  Ni come ni deja comer.

¿Qué interés tiene el Ministerio de Ciencia e Innovación para bloquear la investigación contra el cáncer?  ¿Quién sale beneficiado de la falta de fármacos?  ¿Quién gana dinero con la enfermedad de los demás?  Y… ¿Por qué el Ministerio lo permite?

La verdad nos hará libres.

Si te gustó este artículo quizá te interese:


Están a la última.  ¿A quién no le gusta un café aromático, recién hecho, instantáneo y muy muy caliente?  Y la cosa mejora bastante si el café se toma en casa, sin moverse del sofá, pero con el sabor y el aroma del café de los bares.  No es de extrañar entonces la gran aceptación que están teniendo las cafeteras domésticas monodosis.  Se compra uno una cafetera de esas, unas cajitas con cápsulas, las enchufa, pulsa un botón y ¡listo!

Pero… ¿Cuánto nos está costando tomarnos ese delicioso, humeante y espumoso café?  Vamos a hacer un análisis, teniendo en cuenta todos los costes involucrados.  Tendremos en cuenta el precio de la cafetera monodosis frente a una cafetera express convencional, la vida útil de las cafeteras (unas cinco mil tazas), el precio de la dosis, de la leche y del azúcar.  Los precios están expresados en céntimos de euro, para mayor comodidad:

 

Comparativa cafeteras monodosis vs convencionales

Comparativa entre las cafeteras monodosis y las convencionales

¿Cuáles son las conclusiones?  Bien sencillas:

  • El coste de una taza de café preparado con una cafetera monodosis es un 130% superior que uno preparado con una cafetera convencional.
  • El café que tomas en tu casa sabe exactamente igual que el que tomas en casa del vecino, o el que toma TODO EL MUNDO en TODAS PARTES.  Un signo más de globalización, se pierde la originalidad, cada vez somos más borregos.
  • Estás pagando más del doble de lo que el café realmente vale, además de contribuir a la degradación del medio ambiente a través de los plásticos de las cápsulas.
  • Probablemente estas cafeteras quedarán obsoletas antes de diez años (con suerte).

La decisión es tuya.  Si compras estas cafeteras por el sabor del café, adelante, pero te puede salir bien caro.

La verdad nos hará libres.


Al finalizar el año hacemos cuentas de todo lo sucedido desde el 1 de Enero, tratamos de cuadrar el balance de lo pasado, de los buenos momentos y de los ratos amargos, las acciones que han beneficiado a otros y las veces que hemos hecho la puñeta.  Y descubrimos que no todo lo que ha pasado nos gusta, querríamos cambiar algunas cosas pero en este universo eso es imposible, lo hecho, hecho está.  Así que nos proponemos cambiar algo de nosotros, limar asperezas, quitar algo de cáscara y quedarnos con la esencia, la pulpa, el jugo.  Y como bien decía Sun Tzu, hay que marcarse unos objetivos alcanzables y realizables a medio plazo.  Los objetivos aún están por definir, pero el plazo es bien conocido: el año que viene.

 

New year's resolutions. Propósitos de año nuevo.

 

¿Cuáles son los propósitos de año nuevo más perseguidos?  Vamos a ver unos cuantos…

1. Dejar de fumar. Siempre es difícil cambiar los hábitos y más cuando se trata de algo físico o químico, de una dependencia como ésta.  El servicio de salud pública ofrece un novedoso programa que está obteniendo buenos resultados y también tenemos la opción de las terapias de hipnosis, que he podido comprobar que son muy efectivas.

2. Adelgazar. Lo que todos queremos.  Comer menos grasas, más verduras, menos carne, más fruta…  Evitar las cenas pantagruélicas, tomar menos alcohol y un sinfín de tantas cosas que jamás terminaría de enumerarlas.  De momento os puedo recomendar la dieta Dukan, que he comprobado que es efectiva.  También os puede ayudar leer este artículo, o este otro.

3. Terminar los estudios. Retomar aquellos estudios que dejamos a la mitad siempre es una buena idea.  Nunca sabemos cuando podrá hacernos falta contar con el título, además de que, aunque no lo creáis, algo se aprenderá en el proceso.

4. Hacer ejercicio. Sin duda es uno de los propósitos más comunes.  En Enero, las colas para matricularse en los gimnasios y piscinas son interminables.  Lo malo es que la mayor parte de la gente abandona mucho antes del verano, ni siquiera la operación bikini les motiva a continuar.  Lo mejor es plantarse una meta alcanzable, como hacer ejercicio un día en semana, pero que sepamos que podamos cumplir.

5. Mejorar en el trabajo. Para ello puede ayudarnos también el propósito nº3 (terminar los estudios).  Obtener un nuevo puesto de mayor categoría, aumentar en salario o reducir las horas de trabajo, todos ellos son similares y nos llevan a una mayor calidad de vida y al reconocimiento social.  Aunque también podemos buscar el reconocimiento social por otros medios diferentes del trabajo.

6. Dedicar más tiempo a la familia. Muchas veces la pareja o los hijos demandan tiempo, un tiempo que nos decimos a nosotros mismos que no tenemos simplemente por no hacer el esfuerzo de buscarlo.  Tal vez si viéramos menos la televisión, trabajáramos menos o, simplemente, dejáramos de perder el tiempo en tonterías, tendríamos más posibilidades de dedicárselo a quienes más queremos.  También puede extenderse a los amigos, que también hay que cuidarlos.

7. Otros. Colaborar con alguna causa justa, ver menos la televisión, leer más, escuchar a los demás, tratar mejor a tal o cual persona, meditar a diario, viajar… todos van encaminados a una vida mejor para nosotros y los que nos rodean.

En cierta ocasión alguien me dijo que se había propuesto “ser malo” para el año siguiente, ya que en este mundo siempre triunfa el mal, ascienden al esquirol, el dinero es de los que carecen de escrúpulos y la vida parece sonreir a los que no paran de dar la lata.  Amigo, ¡Qué equivocado estabas! Espero que hayas reflexionado y que tus propósitos para el 2011 sean positivos.

De momento el mío es seguir escribiendo verdades… ¿Cuáles son los tuyos?

La verdad nos hará libres.


De un tiempo a esta parte, gracias al auge y veloz crecimiento del mercado de videoconsolas, se está hablando mucho de las adicciones a los videojuegos, a los juegos de rol y a los juegos de azar.  Por ser el tema que más conozco, contestaré a algunas preguntas que me han llegado a formular ciertos conocidos al enterarse de que estuve metido en el mundillo del rol durante un tiempo.

rpg

¿Tú juegas al rol? ¡Pero si pareces normal!

No hay que ser “especial” para jugar al rol.  Tampoco es cierto el estereotipo del típico joven inadaptado, de aspecto gótico, con gafas y socialmente excluido que se reúne con tres o cuatro de su “especie” para hacer cosas raras, como por ejemplo, jugar al rol.  Cualquiera puede jugar al rol.

El rol es de frikis ¿no?.

Puede ser.  Pero si entendemos que un friki es todo aquel que profesa mucho interés por un tema que no es de los más comunes o que no a todos les encanta, entonces hay muchos frikis deambulando por el mundo.  Si estás obsesionado con el fútbol, la prensa rosa, los coches o la música está bien visto, pero si tus gustos van por otros derroteros, eres un friki.  Los frikis son vistos y tratados con cierto recelo por la sociedad.  Lo que no comprendemos nos produce temor…

¿Vas por la calle matando gente?

Absurdo.  Es cierto que hace algunos años hubo un episodio de unos chicos que mataron a un hombre arguyendo que se trataba de un juego de rol y otro mató a sus padres con una katana porque se creía el personaje de un juego.  Todos los extremos son malos, si dejamos que el juego nos consuma el cerebro, seguramente llegaremos a adoptar conductas destructivas, al igual que con todas las obsesiones.  ¿Qué razones lleva a los ultras de un equipo a tirarles botellas a los hinchas del equipo rival?  Es una forma de violencia que se da a diario y la gente lo ve como normal. ¿Cuántas muertes ha habido a causa del fútbol?

¿Has pensado alguna vez en suicidarte?

En absoluto.  Más de un caso ha habido de suicidios en jóvenes y las investigaciones han llegado a la conclusión de que “jugaba al rol”, como si eso fuera una razón suficiente.  Tal vez si hubieran investigado un poco más habrían descubierto que no tenía amigos, que le daban de lado en el colegio o que tenía problemas en casa.  Más educación y menos desinformación.

¿Eres heavy o satánico?

Volvemos a lo de antes, no es necesario cumplir con ningún estereotipo para ser jugador de rol, al igual que tampoco lo es para jugar a videojuegos o al bingo.  Cualquiera puede jugar al rol.  Por la temática del rol, que a veces incluye simulaciones de hechizos, combates o batallas, muchos creen que uno acaba llevando todas esas cosas a la vida real y se vuelve algo así como una especie de monstruo encerrado en el cuerpo de una persona.  Todo eso es ridículo, es como pensar que los aficionados a los toros están pensando en clavarte unas banderillas mientras hablan contigo.

De momento esto es todo lo que tengo que decir, espero haber esclarecido unas cuantas dudas existenciales…

La verdad nos hará libres.


Seguro que muchos de vosotros creéis que sois libres, que podéis hacer lo que os plazca, que nada os coacciona y que el poder de decisión está en vuestra mano.  Nada más lejos de la realidad.  La mayoría de nosotros (me incluyo, por supuesto) somos esclavos.  Vivimos atados a una u otra cadena, sometidos al yugo de gentes que no hemos visto en nuestra vida y, lo que es peor, la mayoría de las veces no somos conscientes de ello.  ¿Creéis que miento?  Seguid leyendo y luego me diréis…

chain cadena

Los esclavos del tabaco. Nadie puede negar esto.  Viven enganchados a una sustancia que, no sólo causa un nimio placer, sino que es altamente dañina para la salud, carísima, que provoca adicción y que está gravada con elevadísimos impuestos.

Los esclavos de la moda. Deben ir siempre a la última, renovando el armario cada temporada, vistiendo prendas que en muchas ocasiones no les gustan pero que deben llevar porque están de moda.  Pagan precios excesivos por prendas que, unos meses más tarde, estarán a mitad de precio.

Los esclavos de la tele. Se tragan programas de calidad ínfima, que no les aportan nada más que consumir su tiempo vital mirando como transcurre la vida de los demás en lugar de vivir la suya propia.  No estaría tan mal si la gran parte de la vida de los famosos no fuera un teatro.

Los esclavos del trabajo. Hace poco, un compañero decía que si no trabajara, se sentiría aburrido e inútil.  Le respondí: “¿Tan vacía es tu vida que tienes que llenarla de trabajo?”.  El trabajo es necesario para vivir, pero sin pasarse.  Nadie va a agradecerte ninguno de los esfuerzos que puedas llegar a hacer en el trabajo y, si pueden, se colgarán medallas a tu costa.  Tú haces el trabajo y otros cobran por ello, ¿Se puede ser más esclavo?

Los esclavos del dinero. Aquellos que viven encadenados a los préstamos, a las tarjetas de crédito, las hipotecas abusivas…  los tan mencionados mercados nos crean necesidades que no tenemos y que nos vemos empujados a cubrir para no ser menos que los vecinos.  ¿Necesitas realmente ese coche? ¿En verdad te hace falta comprarte todo eso?  Si es así, reúne un poco de dinero para comprarlo al contado, pero si no… replantéate tu modo de vida.

Los esclavos de los demás. Muchos, casi todos, vivimos obsesionados con lo que pensarán los otros de nosotros.  Nos importa que crean que somos tontos, que nuestra vida es pobre, que somos infelices o inferiores a ellos.  Por fuerza queremos aparentar lo que no somos para ser la envidia de aquellos que, muchas veces, llamamos amigo.  ¿Te gusta a ti envidiar a alguien? A tus amigos tampoco, respeta su felicidad y a la larga ellos respetarán la tuya.

Los esclavos de la ignorancia. Qué decir… sin palabras.

 

Hay más, hay muchos más… ¡Despertad!

La verdad nos hará libres.

La verdad sobre el Mal


Me resulta difícil imaginar algo tan presente en el mundo como el Mal.  Sí, el Mal con mayúsculas, el Mal de verdad.  Thomas Hobbes popularizó una cita de Plauto que dice que “El hombre es un lobo para el hombre”, lo que significa que el mayor mal de la humanidad es la propia humanidad.  ¿Está en nuestra condición de ser humano el hecho de ser malo?  Vamos a analizarlo desde varios putos de vista.

el malo

El Mal como egoísmo.

El instinto de supervivencia nos obliga en ocasiones a ser egoístas, a quererlo todo para nosotros mismos, a acaparar recursos para nuestra familia, etnia o nación.  Este instinto es un mecanismo de defensa ante los tiempos de escasez, determinando el Bien y el Mal según nuestro propio criterio, lo que es bueno y malo para nosotros mismos.  Pero el hombre posee raciocinio, lo que le permite (en la mayoría de los casos) estar por encima de ese instinto.  Sólo en casos de exterma necesidad se impone el instinto a la razón.

El Mal como asuencia del Bien.

Hay quien dice que el Mal como tal no existe, sino que se trata de una ausencia del Bien.  Como si se tratara de la luz y la oscuridad, la oscuridad en si no tiene fundamento ya que se trata de la ausencia de luz.  Si esto fuera cierto no habría personas malas, todos seríamos más o menos buenos (algunos, nada buenos).  Esto está relacionado con el “Problema del mal”.

El Mal como demostración de superioridad.

A veces los poderosos no tienen otro mérito para serlo que imponer la fuerza.  Estos líderes se ven obligados a imponerse al resto del grupo a través de la destrucción de la imagen de otros (o directamente al otro) para resaltar la suya y a abusar de su autoridad sobre los más indefensos.  Sienten envidia hacia los demás porque se sienten inferiores a ellos, padecen un “complejo de inferioridad“.  Suele darse en personas que ocupan cargos inmerecidamente o que han llegado a ellos mediante artimañas.

El Mal como placer.

Otros se sienten bien causando males a sus semejantes.  No son malvados como medio para conseguir sus objetivos (robar para obtener riqueza), sino que para ellos el Mal es el fin en si mismo.  Diversas situaciones vividas me han llevado a pensar que, a veces, no hay otra explicación para el mal que alguien está produciendo en otro, simplemente “le gusta” hacer la puñeta.  Curiosamente, hay más de estos que de los egoístas o de los que padecen el complejo de inferioridad…

Luchar contra el Mal no es fácil, ya que es ir en contra de los instintos más basicos del ser humano.  Siempre ha habido, hay, y seguramente siempre existirá el Mal.  A veces no podremos evitarlo y tendremos que convivir con él.  Es en estas ocasiones cuando más puede afectarnos, así que pertrechémonos con una coraza de esperanza y armémonos con la lanza del valor para retarle a un duelo a muerte en que podamos, al menos, convencerle de que el Mal no compensa.

La verdad nos hara libres.


Muchísimo se ha hablado de los alimentos transgénicos, que si son perjudiciales para la salud, que si eso es jugar a ser Dios, que si no está probada su eficacia… Pero ¿Sabemos realmente lo que significa que un alimento o un cultivo sea transgénico?  Vamos a tratar de explicarlo de la forma más sencilla posible, paso por paso, para los no iniciados en la materia.

guisante

Veamos antes un poco de genética.  Mendel, un monje del siglo XIX, experimentó mediante la observación de cultivos de guisantes y enunció sus Leyes de la Genética.  Básicamente, vienen a decir que el hijo compartirá rasgos de sus padres, que dependerán en mayor o menor medida de la “relavancia” de sus caracterísiticas, por ejemplo, los guisantes rugosos predominan ante los lisos. Otros siguieron sus pasos, descubriendo el ADN (un ácido que se encuentra en todas las células del ser vivo y que contiene la información necesaria y suficiente para “fabricar” a ese mismo ser).  El ADN (ácido desoxirribonucléico) contiene cadenas de compuestos químicos (bases nitrogeniadas) que forman los genes.  Estos genes determinan si el guisante es ovalado, alargado, sensible a la luz, si retiene más o menos agua…

La ingeniería genética trata de modificar estos genes para el beneficio del ser humano.  Lo ideal sería producir guisantes que fueran como naranjas, y que consumieran poca agua, pero esto es realmente difícil.  Lo que sí se ha logrado es hacer que los guisantes sean resistentes a ciertos compuestos químicos.  De esta forma, se modifica el ADN de las plantas para que resistan a un pesticida en concreto, se fumiga todo el campo y muere ABSOLUTAMENTE TODO excepto la planta modificada genéticamente  para resistirlo (transgénica).  Fácil ¿no?

Entonces no hay problema… sembramos guisantes transgénios, fumigamos y obtenemos una cosecha libre de plagas.  El asunto viene después y no voy a entrar en temas de salud, sino en aspectos económicos y sociales.  Las empresas productoras de semillas transgénicas han crecido tanto que están comprando cada vez más industrias semilleras convencionales.  En muchos países ya es realmente difícil encontrar semillas no alteradas, lo que obliga a los agricultores a adquirir semillas transgénicas que son mucho más caras.  Como ya hemos dicho, estas plantaciones hay que fumigarlas con un producto determinado (al que son resistentes) que, casualmente, lo vende la misma empresa.  Je… monopoliza el mercado, obliga a muchos agricultores a pedir préstamos para costearse las nuevas semillas y encima les vende los pesticidas.  Negocio redondo, como el de los bancos.  No puedes comprar otra semilla (no la hay en muchos países) y no puedes comprar otro pesticida, o destruirías la cosecha.  Círculo vicioso.  Además, te obligan a firmar un contrato en el que te impiden obtener semillas de tu propia cosecha, con lo que te ves forzado a volverlas a comprar la siguiente temporada y volver a endeudarte.  El ciclo se rompe el año en el que la cosecha se pierde por el mal tiempo.  Ahí está la ruina.

Muchos más datos en este vídeo sobre una de las empresas de semillas transgénicas:

http://vimeo.com/11281651

El tema de la salud lo trataremos otro día.

La verdad nos hará libres.


Dulce, sabroso, irresistible… en onzas, obleas, tabletas, bombones… un sinfín de formas, tamaños y variedades para que puedas deleitarte con su exquisito sabor.  Ya lo dijeron los Reyes Católicos cuando Colón trajo el cacao de las Américas:  “no he probado nada tan bueno en mi vida”.  Y eso que eran reyes.  Ahora el chocolate está al alcance de todo el mundo, por todas partes se pueden adquirir chocolatinas para deleitarnos con su inconfundible sabor.

chocolate

¿Alguna vez habéis visto el árbol del cacao?  El árbol, como tal, no tiene nada de especial, salvo que sólo crece en una estrecha franja alrededor del ecuador terrestre, por sus condiciones ambientales.  Antes se cultivaba en América y ahora la mayor parte de la cosecha mundial procede de África.  Las plantaciones de cacao más importantes se encuentran en Ghana y en Costa de Marfil, dos de los países más pobres del mundo pero que, gracias al chocolate, están consiguiendo cierta mejoría.  Aunque claro, las mafias también ponen de su parte para levantar el país.  Hombres armados cruzan la frontera con el país vecino (Burkina Faso) y secuestran cada año a miles de niños que son separados de sus madres y llevados a trabajar en las plantaciones de cacao.

A estos niños se les entrega un machete y se les obliga a recolectar las vainas de cacao durante interminables jornadas de doce horas,  o se les insta a que fumiguen las plantaciones sin ningún tipo de protección.  ¿Dejarías que tu hijo jugara con pesticidas?  ¿Permitirías que llevara un machete?  Posteriormente tiene que abrir las vainas, extraer las semillas de cacao y ponerlas a secar al sol, para luego llenar grandes sacos que son vendidos a los exportadores.  A pesar de que el precio que se paga por las semillas no es bajo, de ese dinero los niños no ven nada en absoluto.

Son los esclavos del siglo XXI, en el sentido más estricto de la palabra.  Apartados de la escuela, separados de sus familias, obligados a trabajar durante horas en condiciones que nadie querría para si, con herramientas peligrosas, productos tóxicos… ¿se puede pedir más?  A veces estos niños son explotados por sus propios familiares, lo cual es más deplorable si cabe.  Las multinacionales chocolateras lo saben y durante años nadie dijo nada hasta que en 2001 se vieron forzadas a firmar un acuerdo a favor del comercio justo, pero a día de hoy el acuerdo sigue sin cumplirse en su totalidad.

Por suerte, el periodista holandés Tony van der Keuken lo denunció en un interesantísimo reportaje en el que se hacía pasar por comerciante de cacao para visitar las plantaciones y grabar las condiciones de esclavitud en las que trabajan los niños que, para más “inri”, nunca se habían comido una chocolatina.  Os dejo el enlace a la presentación del reportaje que, aunque en inglés, es bastante esclarecedor.

La verdad nos hará libres.


Hace pocos días, paseando con un amigo, vimos unas torres de alta tensión justo delante de unos bloques de pisos.  “Pero… ¿esto está permitido?”, preguntó mi amigo. “¿Por qué no iba a estarlo?”, fue mi respuesta.  “Dicen que los campos magnéticos que generan los cables producen cáncer”.  Me dejó con la duda, así que investigué un poco el tema.

A priori (como diría Kant) no hay evidencias de que los campos magnéticos estén directamente relacionados con la proliferación de enfermedades.  Desgraciadamente, tampoco hay evidencias de lo contrario. Para comprender mejor todo esto, veamos cómo podría influir un campo electromagnético en nuestro organismo.  Los campos EM los generan las corrientes eléctricas y los aparatos de radiofrecuencia: cables de la luz, electrodomésticos, motores, equipos inhalámbricos… en este preciso instante estamos totalmente inmersos en un mar de campos de todo tipo.  ¿Te encuentras mal en este preciso instante?

Si un campo EM es atravesado por un conductor en movimiento, provoca una corriente eléctrica en su seno.  Ahora en cristiano: si te mueves en las cercanías de un aparato eléctrico, se producirán pequeñas corrientes eléctricas por tus nervios.  Obviamente, cuanto más fuerza tenga el campo, más peligrosas serán estas corrientes.  En nuestra vida diaria, son inapreciables.  En el caso de los cables de alta tensión, tendrías que vivir ALREDEDOR del cable para que te causara algún efecto.

Otro inconveniente que producen los campos es el calentamiento de los tejidos humanos, algo así como un microondas en pequeño.  Para que tengáis un ejemplo, ved el siguiente video:

Por supuesto, esto no es verdad.  El calentamiento que produce el campo del teléfono móvil en el tejido es mínimo y jamás alcanzaría la energía suficiente para cocinar las palomitas.  Pensad en lo siuiente: el microondas consume 700 watios para hacer lo mismo, la batería del móvil sólo tiene 5 watios.  Imposible.

Para ir concluyendo, los campos electromagnéticos fuertes pueden ser peligrosos, pero la normativa legal en España es muy severa al respecto. Ninguna zona accesible por el ser humano está expuesta a campos de intensidad suficiente para producir daños en las personas.  Podéis seguir utilizando vuestros teléfonos móviles y observando cómo se cocina vuestra pizza con la nariz pegada al microondas.  Pero recordad que lo inocuo, cuando se administra de forma continua, puede resultar, cuanto menos, molesto.

Para más información, leed un informe de la asociación española contra el cáncer:

http://www.gencat.cat/mediamb/sosten/telf/pdf/aecc.pdf

La verdad nos hará libres.

La verdad sobre la Coca-Cola Zero


Coca cola zero

Ya hace unos años que circula un rumor en la red sobre la toxicidad de la Coca-Cola Zero debido a sus aditivos edulcorantes.  Después de leer la composición, descubrimos que la susodicha bebida contiene tres edulcorantes, aunque a juzgar por sus nombres (E-950 Acesulfame, E-951 Aspartame y E-952 Cyclamate) parecen modelos de naves espaciales (como el Z-95 “headhunter”).  Aunque la información disponible es ingente, intentaremos sintetizarla en lo que nos atañe, sus posibles efectos perjudiciales:

  • E-950: Acesulfamo-K. Se excreta sin cambios químicos, no reacciona en el organismo.  Algunos organismos ponen en duda las pruebas que se hicieron para demostrar su inocuidad y desaconsejan su consumo.  Está permitida su utilización en alimentación en todo el mundo.
  • E-951: Aspartamo. Al ingerirlo, el organismo lo descompone en fenilalanina, ácido aspártico y metanol.  Las personas que sufran de fenilcetonuria (enfermedad congénita rara) no pueden degradar la fenilalanina, por lo que dosis muy elevadas podría provocarles retraso mental.  Sin embargo si no sufrimos esa enfermedad, no hay de que preocuparse.  El metanol es un alcohol, que como sabemos es perjudicial para la salud en dosis altas.  Sin embargo, la cantidad ingerida con el uso del aspartamo en su uso normal es incluso inferior al que contienen los zumos de frutas.  Con el ácido aspártico no hay ningún problema, pues es un componente habitual de muchos alimentos.  Se recomienda limitar la ingesta de aspartamo a un máximo de 40mg por cada kg de peso corporal.
  • E-952: Ciclamato. Aquí sí que existen riesgos, aunque los datos dan lugar a controversia en el mejor de los casos.  Los efectos cancerígenos que se le atribuyen no se deben al ciclamato en sí, sino a un subproducto de él sintetizado por la flora intestinal.  Por lo tanto, dependerá de cada individuo el grado de transformación de este compuesto, variando su toxicidad.  Existen informes que prueban su toxicidad en dosis altísimas (recordemos que todo en exceso es malo) y otros que muestran que es inofensivo en niveles normales.  En caso de existir este mínimo riesgo, sería mayor en mujeres embarazadas y niños pequeños.

A raíz de toda esta información, veamos también la permisividad del uso de estas sustancias según varias organizaciones de reconocido prestigio en temas de salud:

edulcorantes

Siglas:
F.A.D.: (USA) Food and drug administration.
F.A.O.: (ONU) Federación para la agricultura y alimentación.
O.M.S.: Organización mundial de la salud.

Ni que decir tiene, The Coca-Cola Company ha manifestado que no hay ningún problema en la Coca-Cola Zero, de hecho, estos edulcorantes también están presentes en la versión Light de toda la vida y en muchos otros productos dietéticos.  Sin embargo… ¿por qué esa obsesión por la Zero?  Mucha gente ha realizado informes similares a éste, y no todos concluyen en la inocuidad del producto.  Yo me limito a presentaros los datos y que cada cual haga su elección, el conocimiento de la verdad os ayudará en vuestras decisiones.  Yo, por mi parte, seguiré tomando la Zero, ¡por lo menos hasta que recupere mi peso ideal!

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:

La verdad sobre Ana y MíaLa verdad sobre la comida basurala verdad sobre el chocolate


Desde que se publicó en el BOE la Ley de Prevención de Riesgos Laborales del año 1995 muy poco se ha avanzado en la prevención REAL de los accidentes laborales en España.  Cientos de normas, disposiciones adicionales, reglamentos y demás literatura se ha publicado en pro de la seguridad y salud laboral, pero ¿ha tenido éxito esta legislación? Veamos un gráfico de la evolución de los accidentes laborales con baja en los diez últimos años (fuente: Ministerio de Trabajo e Inmigración), en millones de accidentes por año:

Gráfico siniestralidad laboral

Se puede apreciar que a partir del 2008 la siniestralidad baja de forma drástica, pero no se debe a la correcta aplicación de la normativa, sino al descenso de la actividad laboral motivado por la crisis.  La pregunta que surge es evidente:

¿Porqué sigue habiendo tantos accidentes?

La respuesta es bien sencilla: la legislación no se aplica.  Puede parecer incoherente, tenemos todo un sistema legislativo sobre prevención y nos lo saltamos a la torera en favor de la producción.  Sí, señores, la producción es más importante que la seguridad.  O lo que es lo mismo: para las empresas el dinero es más importante que la vida de sus trabajadores.  Si ya habéis terminado de sacaros los ojos y rasgaros las vestiduras pensad que el único fin de las empresas es ganar dinero.  Los accionistas no conocen a los trabajadores, los altos directivos no conocen a los operarios y los responsables locales están más interesados en cobrar sus bonus de objetivos que en la salud de los que, al fin y al cabo, son sus compañeros.

No obstante, algunos Técnicos de Prevención intentan hacer su trabajo lo mejor que pueden, exigiendo el cumplimiento de la legislación, para estrellarse contra el muro de los responsables de producción.  A algunos ya les duelen los oídos de escuchar destemplados: “No me toques los cojones”.  Sí, amigos, para algunos la salud de sus compañeros no es más que un estorbo, un ballbreaker contra sus bonus de producción.  Debería ser un delito.  Poner trabas a los Técnicos de Prevención debería estar considerado como un delito en el código penal, es más, los Técnicos de Prevención deberían ser funcionarios con la misma autoridad que los policías, ya que actúan por la seguridad de los ciudadanos.

La prevención se ha convertido en un estorbo, en un rellenar papeles la semana antes de que venga la auditoría externa.  Y hasta la próxima auditoría, ni papeles siquiera.

No hay más ciego que el que no quiere ver.

La verdad nos hará libres.

La verdad sobre el carácter latino


Desde siempre se ha ensalzado la forma de ser del español, del mediterráneo y, por extensión, del latino.   La gente del norte viene a acabar sus días en las tibias playas del sur, los pudientes mantienen residencias de verano que se asoman a los acantilados del Mare Nostrum… ¿será por el sol?  Seguramente no, será por el carácter latino.  Veamos que dice la sabiduría popular de todo esto a través de estudiar las canciones de grandes músicos y poetas:

mare nostrum

Julio Iglesias (¿se puede ser más latino?).  A pesar de vivir en Miami, el digno hijo de papuchi decía lo siguiente sobre los latinos:

A veces soy cuerdo y a veces loco…
…me gustan las mujeres, me gusta el vino…
…Y es que yo, amo la vida y amo el amor,
soy un truhán, soy un señor,
algo bohemio y soñador…
…y casi fiel en el amor.

Joan Manuel Serrat, poeta muy latino, a pesar de ser catalán.  También tenía algo que decir al respecto:

Soy cantor, soy embustero,
me gusta el juego y el vino,
tengo alma de marinero.

Francisco, la voz latina por excelencia.  Comparte con nosotros su descripción particular del carácter latino:

Latino, tengo el calor de una copa de vino,
mitad señor, mitad correcaminos,
como una estrella sigo mi destino.
Bohemio, con la mirada de un loco risueño,
algo poeta y forjador de sueños…
…que no pueda guardar jamás fidelidad.

Las conclusiones saltan a la vista:

  • El cachondeo siempre está presente.  El cante, las risas…
  • Parece que nos gusta ir siempre de aquí para allá. Vamos a donde nos lleve el viento del destino, como los marineros, los vagabundos, los correcaminos (mic, mic…).
  • El gusto por el vino y la buena vida de los señores.  Esto es normal, ¿no os parece?.  Si fuéramos teutones nos gustaría la cerveza, aunque a muchos latinos tampoco les desagrada.
  • Algo sorprendente: el juego.  Los truhanes, los jugadores… en el fondo vemos el mundo como un enorme tablero de juego en el que hay que arriesgarse para sacar el mayor provecho de la vida.
  • Pero tenemos muchos pájaros en la cabeza.  Medio locos, bohemios, embusteros, soñadores.  Es la parte creativa de la mentalidad mediterránea.
  • El culto a la mujer.  Pero a la mujer en general, como musa que inspira para todo lo demás.

Después de este repaso ¿quien niega el atractivo del latino?

La verdad nos hará libres.


bolsa reutilizableMucho se ha hablado sobre la utilización de las nuevas bolsas de la compra reutilizables.  A priori la idea parece bastante buena para todos: en lugar de utilizar las típicas bolsas de un solo uso de los supermercados, empleamos las nuevas bolsas reutilizables que contaminan menos, son biodegradables y más respetuosas con el medio ambiente.  Visto así, ¿quién es capaz de resistirse? Muy mal corazón hay que tener para seguir usando las antiguas, ¿o no? Pero no es oro todo lo que reluce, veamos un análisis exhaustivo de unas y otras, desde el punto de vista del usuario:

Ventajas de las bolsas convencionales:

  • Son gratuitas para el usuario.
  • No hay que llevarlas y traerlas, las entregan en el establecimiento.
  • Mucha gente las usa luego como bolsas de basura.
  • Al ser desechables, no son focos de hongos ni bacterias.

Desventajas de las bolsas convencionales:

  • Están hechas de plástico que después se tira, son perjudiciales para el medio ambiente, tanto al fabricarlas como al deshacerse de ellas.
  • Se rompen con facilidad, pudiendo provocar la rotura de botellas, tarros de cristal…
  • Tienen poca capacidad, hacen falta muchas bolsas para una compra de envergadura.
  • Llevan el logo del establecimiento, camino de casa haces propaganda gratis.

Ventajas de las bolsas reutilizables:

  • Al tirarlas o deshacerse de ellas son menos perjudiciales para el medio ambiente, pues tardan menos tiempo en descomponerse.
  • Son más resistentes, el riesgo de rotura de productos es menor.
  • Tienen mayor capacidad.
  • Se pueden usar muchas veces y no sólo para la compra.
  • No suelen llevar propaganda.

Desventajas de las bolsas reutilizables:

  • Tienen un alto coste inicial, su precio oscila entre los 0.5 y los 15€ (las de mayor calidad).
  • Es fácil olvidarlas en casa, con lo que a veces hay que comprar otras nuevas sin hacernos falta.
  • Al no disponer de bolsas convencionales, tendremos que comprar bolsas de basura.  Esa sí que es una buena forma de “tirar el dinero”.
  • En su fabricación, la emisión de sustancias contaminantes a la atmósfera es alta.
  • Se fabrican en Asia, traerlas a Europa tiene un alto coste, además de las emisiones de los medios de transporte (barcos, trenes…).
  • Al estar fabricadas en Asia, las condiciones laborales de los que trabajan en su fabricación son abusivas, llegando incluso a la explotación infantil.
  • Las que están hechas de rafia o cáñamo son difíciles de lavar, con lo que pueden llegar a ser focos de hongos al contaminarse con restos de alimentos.

Existe un informe del Colegio de Químicos del país Vasco que desaconseja el uso de las bolsas de plástico reutilizables.  Es sumamente interesante, así que os dejo el enlace aquí:

http://www.indusebas.com/BOLSAS%20REUTILIZABLES%20PREOCUPACION.pdf

La decisión es vuestra, pero el conocimiento de la verdad os da verdadera libertad a la hora de decidir.

La verdad nos hará libres.

A %d blogueros les gusta esto: