Tag Archive: ahorro



Vergonzoso es que para mantener el status quo de políticos y banqueros tengan que subir los impuestos en España.  Vergonzoso es que para pagar la inmensa deuda pública a la que nos han llevado haya que realizar recortes en servicios básicos como sanidad y educación.  Vergonzoso es que miles de aulas españolas no cuenten con calefacción para ahorrar en la factura de la luz.  Pero que a unos niños se les atice y encarcele por reivindicar sus derechos más fundamentales no es vergonzoso, es INDIGNANTE.

images?q=tbn:ANd9GcSRH35OB6DBCHp6b5W6cUGLa policía se enfrenta a los manifestantes

Los útimos acontecimientos vividos en torno al IES Lluis Vives son un claro ejemplo del modelo político que sufrimos en la actualidad.  En lugar de escuchar las súplicas y protestas de estudiantes que solo quieren labrarse un futuro, los poderes públicos mandan a sus sabuesos a acallar las voces de los manifestantes con sus porras y mordiscos.  Sería mucho más sencillo poner en marcha proyectos de eficiencia energética mediante energía solar, estudiar fuentes de calefacción alternativas o incluso sentarse a debatir con los propios estudiantes para que sean ellos mismos los que propongan soluciones.  Pero jamás se debe llegar a las manos, y mucho menos contra menores.

A los detenidos se les aplican medidas excesivas, que les impiden ver a sus padres o tutores, como si fueran terroristas.  Señora Sánchez de León, difícilmente podría haberlo hecho peor.  Váyase, renuncie a su cargo antes de que sea destituida, reconozca el mal que ha causado y dignifíquese (al menos en parte) con su dimisión.  Haga acopio de la honra que le quede y permita que sean otros los que arreglen este desaguisado, ya no le queremos como representante del Gobierno.

A los jóvenes manifestantes y detenidos queremos darle todo nuestro apoyo, esos sí que son los españoles del mañana.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:

15M el movimiento no decaeSistema electoral españolLa verdad sobre la revolución

Anuncios

En tiempos difíciles como éstos todo ahorro es bueno, así que cualquier iniciativa para ahorrar es bienvenida, sobre todo en la dolorosa factura de la luz.  En la televisión anuncian unos aparatitos que, simplemente enchufándolos, aseguran un ahorro del 30% en la factura.  Puedo deciros con conocimiento de causa (estudié ingeniería) que estos aparatos realmente funcionan si tenéis en casa aparatos como: tubos fluorescentes, bombillas de bajo consumo, ventiladores, lavadoras… Pero, ¿Y si os dijera que es posible reducir a cero la factura de la luz?

La tan temida factura de la luz

¿Contrato con Iberdrola, con Fenosa...? Mejor ¡ninguna!

Vamos a tomar como ejemplo una vivienda típical spanish con 3 dormitorios, cocina, salón, baño y pasillo.  Sus propietarios cuentan además con termo, cocina y horno eléctricos.  La potencia a instalar en la cocina será de 5400w.  Usando bombillas de 60w y teniendo en cuenta la tele, el ordenador, secadores de pelo y similares en cantidades razonables podemos considerar que la potencia necesaria  para el resto de la casa será de 2000w.  Pero en realidad nunca tenemos todo encendido, así que aplicamos un coeficiente de simultaneidad de 0,7 y nos quedamos con unos 5500w.  Con esto, la factura de la luz es de aproximadamente 100€ mensuales.

Ahora empieza la aventura.  Resulta que nos hemos comprado un unifamiliar nuevecito y queremos ahorrarnos esos 100€ para llegar mejor a fin de mes.  Así que empezamos a recortar, lo primero es instalar cocina, horno, frigorífico y lavadora de gas (parece mentira pero existen y cuestan casi igual que los eléctricos).  Así gastaremos butano, pero solo 13€ al mes.  Y luego cambiamos la iluminación por bombillas de bajo consumo, que ya hemos visto que es rentable.  Je, también compramos el aparatito de la tele, que se llama Power Optimiser y funciona de verdad.  No gano nada con publicitarlo aquí, pero por el mero hecho de ayudar ya merece la mención.  Con estos recortes, la simultaneidad y el aparatito nuestra potencia será de unos 1000w.  La hemos reducido a una quinta parte.

¿Podemos hacer algo más?  Sí, y mucho.  Instalamos un calentador de agua solar que cuesta unos 700€ y nos cepillamos el termo eléctrico para siempre.  Luego, aprovechando que vivimos en un unifamiliar instalamos 2 bonitos aerogeneradores domésticos que nos dan 800w por 2400€.  También ponemos 3 placas fotovoltáicas que brindan 360w (1800€).  Hay que combinar las tres cosas porque no siempre va a haber viento y de noche está claro que sol no hay.  Resulta que entre la instalación, las baterías y las subvenciones la broma ecológica sale por 4400€.  Parece mucho, pero la realidad es que con esto ya no necesitamos tener un contrato de la luz.

Acabamos con lo más divertido, el retorno de la inversión.  Con la luz normal pagamos 100€ al mes, con el tema de las renovables pagamos una inversión de 4400€, 13€ de butano y unos 100€ anuales del técnico de mantenimiento de los equipos.  Aún así, al final del quinto año hemos amortizado la inversión y lo que es mejor: nunca más pagaremos la factura de la luz.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:

hipotecas ahorrar o pedirbombillas de bajo consumoCómo ahorrar en tu hipoteca


Tiempo de lectura: 5 min.

Desde la famosa “Crisis Ninja” de Leopoldo Abadía el tema de las hipotecas está a la orden del día.  Unos dicen que son el motor de la economía del país, otros que son la única manera de ser propietario y los más radicales que son un lastre social.  Hasta ahora nadie se había planteado el hecho de adquirir una vivienda sin pedir una hipoteca dado los precios son tan elevados que parece irrealizable.  Pero… ¿Es realmente tan difícil?

Casa, dinero, hipoteca...

¿Es posible pagar la casa a tocateja?

Vamos a estudiar un caso práctico.  Supongamos que acabamos de finalizar nuestros estudios universitarios, como ahora está vigente el plan Bolonia, las titulaciones son de 4 años, así que para ese entonces tenemos 22 añitos.  Como  por suerte somos unos chicos JASP, conseguimos un trabajito que no está nada mal en el que cobramos la nada desdeñable cantidad de 25.000€ brutos anuales.  Después de pagar nuestros impuestos contamos con 19.662 euritos para gastar.  O para ahorrar.  Con estudios y trabajo nuestra novia comienza a presionar, así que nos vemos en la tesitura de tener que comprar una casa, nada del otro mundo, un apartamento de dos habitaciones por el módico precio de 120.000€.  De momento, y tras estudiarlo un poco, nos encontramos con tres posibles alternativas:

Caso 1:  Comprar, pagar.

Como lees.  Primero compramos la casa y luego la pagamos.  El banco nos presta el dinero, obviamente.  A un interés total del 3% (razonable) y con un plazo de 25 años nos queda una hipoteca de 569 eurazos.  Cinco lustros pagando y la ventaja de disfrutar de la casa desde el primer año.  El problema es que al final la broma nos sale por 170.700€, que son 50.700 euros más que el precio inicial.

Caso 2:  Ahorrar, comprar.

Suena extraño, pero es posible.  Imaginemos que nos quedamos en casa de papá y ahorramos cada mes los 569€ que costaría la hipotética y patética hipoteca.  A eso le sumamos unos 210€ mensuales en concepto de recibos (luz, agua, gas, teléfono, seguros, ibi, comunidad), con lo que AL AÑO nos encontramos con 9348€ en nuestra cuenta.  Resulta que hemos estudiado económicas, así que sabemos manejar un poquito el dinero y lo invertimos a un plazo fijo anual del 4%.  Al año siguiente reinvertimos lo ganado, lo anterior y lo ahorrado durante el segundo año, y así sucesivamente.  Recordemos que los 4 últimos años podremos desgravarnos gracias a las cuentas de ahorro-vivienda, que permiten aumentar el ahorro en 1352€ anuales, que también sumamos al plazo fijo.  Resulta que al final del año 10 nos encontramos con 129.763€, así que podemos pagar la casa a tocateja y encima contamos con 9763€ para darnos un homenaje.  Viviremos en casa de nuestros padres hasta los 32 años (mucha gente lo hace) pero nunca jamás le deberemos dinero al banco.

Caso 3:  Ahorrar, comprar, pagar.

Para no ser drásticos analicemos también un caso intermedio.  Ahorramos durante 4 añitos y luego pedimos una hipoteca.  Recordemos que podemos desgravarnos gracias a la cuenta ahorro-vivienda y que reinvertimos las ganancias en un plazo fijo.  Así, nos encontramos al final del año 4 con 55.907€, compramos el piso y pedimos el resto.  Pagaremos 529€ durante 12 años, con lo que hemos reducido el plazo total de compra de 25 a 16 años.

Por supuesto, todo esto se reduce a la mitad si nuestra novia también trabaja, que para algo ha estudiado la chiquilla.  De esta forma, con el caso 2 (ahorrar, comprar) podemos estar viviendo en nuestro piso en solo 5 años, sin hipoteca.  ¿Lo véis claro?

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


A todas horas vemos en los telediarios noticias que hablan sobre los mercados.  Los mercados exigen reformas para España, los mercados exigen niveles altos en la prima de riesgo de la deuda española, los mercados recelan del presidente electo de Perú… parece que los mercados lo controlan todo, influyen en todo, urgen a los gobiernos a seguir sus directrices.  Los mercados necesitan saber, exigen saber el rumbo de la política.  Los mercados están íntimamente ligados al devenir de nuestras vidas, por lo tanto.  Pero, ¿Quienes son realmente esos mercados? Y lo que es más importante: ¿Quienes los controlan?

Los mercados, esos grandes desconocidos

Ojalá comprender los mercados fuera tan fácil como comparar los precios en la frutería del barrio

Cuando el simpático presentador de informativos habla sobre “los mercados” en realidad se está refiriendo a los mercados financieros.  Estos mercados financieros se componen de lo siguiente (está perfectamente explicado en este documento, pero para ahorraros sus 38 páginas, lo explico brevemente) :

  • La bolsa (mercado de capitales a largo plazo).
  • Un mercado monetario.
  • Un mercado de cambios (capitales a corto y medio plazo).
  • Un mercado de tipos de interés.
  • Un mercado de materias primas.
  • Un mercado de productos derivados.

De todos ellos el que más nos sonará será posiblemente La Bolsa.  La Bolsa es una empresa, una empresa que posibilita que otras empresas comercien con acciones y obligaciones.  Las acciones son pequeñas partes de una empresa, que cualquiera puede comprar.  Las obligaciones, por su parte, son préstamos que el que la compra ofrece a una empresa.   Así, vemos que el mercado bursátil está compuesto por las grandes empresas de un país (las que cotizan en bolsa).  El resto de “mercados” son similares, solo que los productos con los que se comercia son diferentes.

Los mercados monetario, de cambios y de tipos de interés, están integrados por los bancos centrales, los bancos privados, las empresas multinacionales, que son los que influyen en la emisión de dinero y deuda, las tasas de interés (el valor del dinero) y los valores de cambio entre las diferentes monedas.    Los mercados de materias primas y de productos derivados también los forman las grandes empresas, que acuden a ellos en busca de inputs y para vender sus excedentes de outputs fuera de sus países de origen.

Total, estamos viendo que los mercados están controlados por los bancos y las grandes corporaciones.  No olvidemos a los especuladores, que mediante artimañas de ética dudosa acaparan tal o cual acción, compran una u otra materia prima para subir o bajar los precios a su antojo y así beneficiarse en el corto plazo.  Así, especuladores, bancos y corporaciones manejan los mercados a placer, son ellos los que controlan el devenir económico, los flujos monetarios, la producción de materias primas y la venta de productos y servicios.

Ahora volvamos al principio.  Los mercados exigen “cosas” a los dirigentes políticos, que ellos corren prestos a conceder, porque “lo exigen los mercados”.  Y estas decisiones, como el abaratamiento de los despidos, la reducción de beneficios sociales para favorecer la creación de empresas, las subidas de impuestos… recaen directamente en perjuicio de los ciudadanos.  Son los mercados los que deciden, son los mercados los que gobiernan.  Y eso es lo mismo que decir que quienes gobiernan son los bancos y las grandes corporaciones.

Ahí está el verdadero problema.  Nadie ha elegido ser gobernado por esos señores.  A los políticos les votamos, pero solo para que sus hilos sean movidos por “los mercados”.   A los mercados nadie los vota, no hay elecciones para elegir al presidente del Banco de Santander ni al consejo de dirección de Telefónica.  Estos cargos son designados a dedo por los accionistas mayoritarios, que suelen ser otros bancos u otras grandes corporaciones.  Ellos se lo guisan y ellos se lo comen.

Y el pueblo, mientras tanto, nos comemos con papas nuestros inútiles votos.

¡Democracia Real Ya!

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 5 min.

Desde hace un par de semanas está en todos los periódicos y televisiones.  No se habla de otra cosa (oh, perdón, olvidaba los partidos del Barcelona y Real Madrid) y al parecer,  el rescate es inminente.  La economía va bastante mal en Portugal, y aunque no es el único país con dificultades, ni va a ser el último, parece que hay que acudir a su rescate con decisión y todos a una.  Ya en su día se rescató a Grecia y a Portugal, así que a prioriparece una buena idea… ¡salvemos a los portugueses!  Pero, ¿por qué hay que rescatar a Portugal?

El rescate de Portugal

Irlanda y Grecia se cayeron, y ahora Portugal se rinde ante los "mercados"

Resulta que la República Portuguesa debe mucho dinero. ¿A quién? dirán ustedes.  Pues a los bancos.  Se les ha pedido prestado para que el país pudiera seguir funcionando al mismo ritmo que hasta ahora.  El primer ministro, José Sócrates, dimitió porque el parlamento no quiso “ahorrar” para pagar la deuda sin ayuda externa.  Yo hubiera hecho lo mismo.  Y entonces empezaron los problemas.  Con las arcas vacías y mucha deuda acumulada Portugal ya no cumplía los tiránicos requisitos económicos que se exige a los países de la zona euro, así que los mismos países decidieron “ayudar” un poquito a Portugal mediante un rescate y de paso, mantenerla dentro del redil de la unión económica europea.

El primer paso es inyectarle dinerito fresco.  El Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo van a prestar unos ochenta mil millones de euros para salvar la economía lusa.  Pero el FMI no es una bolsa de ayuda a la que todos aportan un poquito para dárselo al que lo necesite, no señores, el FMI es una entidad PRIVADA (Fondo Monetario Internacional: deuda externa y crisis mundial, José Serulle Ramia, Jacqueline Boin, 1984, ed. iepala) en manos estadounidenses.  Desgraciadamente, el Banco Central Europeo también es PRIVADO, o sea, que pertenece a unos señores adinerados.  Estos señores son los que le prestan el dinero a Portugal para que aguante la crisis.  Pero claro, estos señores, aunque son inmensamente ricos, no poseen todo el dinero que necesita un país, así que venden la deuda a todo aquel que la quiera comprar.

Tú, pobre pequeño inversor, has decidido que debes sacar una rentabilidad a un dinerillo que te legó tu tía al fallecer.  Vas al banco y contratas un depósito al, por ejemplo, 2%.  Luego tu banco se lo presta al FMI o al BCE al 4%, y estos señores se lo prestan a los portugueses al 8%.  Tú ganas un poquito, porque tus ahorros son pequeños, pero tu banco sí que gana, ya que presta los ahorros de todo quisqui (y de las tías de todo ser viviente) a los señores de las chisteras, que son los que más ganan porque le prestan a Portugal ochenta mil millones de euros que no son suyos.  Y no sólo eso, ahora le exigen al país vecino una serie de medidas que incluyen:

  • Privatizar el sector público: Galp, Electricidad de Portugal, Portugal Telecom, banco CGD, Aeropuertos…
  • Recortes en los presupuestos: menos servicios, menos educación, peor sanidad y menos subvenciones para el pueblo.
  • Acciones para estimular la actividad económica: supresión de derechos laborales, abaratar el despido, rebajas tributarias a empresarios y rentas altas…

Je, la cosa pinta bien.  Los dueños del FMI y BCE ganan pasta.  Los bancos como el tuyo ganan pasta.  Los empresarios (los ricos) de Portugal ganan pasta.  Y toda, toda esa pasta la paga el pueblo.  La pagan los portugueses, igual que la pagaron antes los griegos y los irlandeses.

Espero que nunca tengan que rescatar a España, no me apetece engordar con mi sangre a los señores de la chistera.  Y mucho menos que se aprovechen de los ahorros de mi tía.

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 4 min.

Mucho no, muchísimo se ha hablado sobre la conveniencia de adquirir un vehículo que utilice como combustible el gasoil frente a otro que queme gasolina.  Los coches diésel tienen un menor consumo específico (se reduce el coste por kilómetro), aunque inicialmente representan un desembolso mayor, pues son más caros que los de gasolina.  Para arrojar un poco de luz sobre el velo de oscuridad que este tema representa, y a sabiendas de que la literatura en este ámbito es extensa, vamos a realizar una comparativa entre dos coches muy parecidos, en sus versiones diésel y gasolina.

Motor de gasolina:

  • Modelo: Ford Focus 1.6
  • Combustible: gasolina.
  • Consumo mixto específico: 6 litros cada 100 km.
  • Precio de adquisición: 17850 €

Motor diésel:

  • Modelo: Ford Focus 1.6
  • Combustible: gasoil.
  • Consumo mixto específico: 4.5 litros cada 100 km.
  • Precio de adquisición: 19615 €

Tenemos también en cuenta que los precios medios del litro de combustible son de 1.32€ para la gasolina y 1.30€ para el gasoil, a fecha de Marzo de 2011.  Con estas premisas fabricamos una tabla, en la que la línea verde representa el coste de adquirir y rodar con el coche de gasolina, mientras que la línea blanca nos muestra lo mismo para el coche diésel.

Diesel o gasolina
Existe muy poca diferencia entre los costes de un coche diesel y su equivalente en gasolina

Como podemos ver, es a partir de los 9000 km cuando el coche de gasoil empieza a ser rentable.  Es importante notar que los factores que se han tenido en cuenta en el cálculo son los arriba mencionados y no se han considerado (por ser muy variables) otros como éstos:

  • Coste e las revisiones anuales (los diésel son más caros).
  • Coste del seguro (los diésel son más baratos).
  • Posibles reparaciones (los diésel son más caros).
  • Coste residual del vehículo (los diésel se pueden vender más caros).

Pero la gráfica sí que nos da una idea bastante aproximada de la realidad.  Si vamos a utilizar el coche de manera ocasional nos convendrá uno de gasolina, mientras que si hacemos gran uso de él será más barato decidirnos por el diésel.  Además, hay que pensar en la financiación.  Los intereses serán más elevados para los coches más caros, lo que puede llegar a inclinar la balanza en favor de los de gasolina (siempre que estos últimos se paguen al contado).

Si nos atenemos al concepto medioambiental, es bueno saber que los coches de gasolina contaminan menos que los de gasoil.  La combustión de un fluido más refinado como la gasolina será de mayor calidad que la del aceite que compone el combustible de los motores diésel.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:

La verdad sobre la gasolinaLa verdad sobre los coches eléctricosLa verdad sobre la luz: ahorrar en la factura


Tiempo de lectura: 3 min.  Enlace: 4 min.

Cito de EuropaSur.es:

Los españoles deben un 55% más de lo que tienen ahorrado

Familias y empresas residentes en España mantenían al cierre de 2010 una deuda de 1,782 billones de euros con las entidades financieras. En total, los créditos superan en 633.000 millones de euros a los depósitos.

Ver la noticia completa.

Básicamente, debemos 1.782.000.000.000 euros.  Esto quiere decir que anualmente pagamos de intereses (a una media del 5%), un total de 89.100.000.000 euros de beneficio para el banco, pagada por personas físicas y empresas.  Por supuesto, el endeudamiento de las instituciones públicas está al margen de todo esto.

Por otro lado, el producto interior bruto (valor de la producción de un país) de España en el año 2010 fue de 267.858.000.000 euros, según el instituto nacional de estadística.  La cuenta ahora es bien sencilla, dividimos el producto interior bruto entre los intereses que tenemos que pagar a los bancos y obtenemos… ¡¡¡ 3 !!!  Mmmm, dirán algunos, ¿Qué quiere decir este 3?  Significa que la tercera parte de lo que el país produce tenemos que emplearla en pagar a los bancos.  Y este gasto recae en las personas y las empresas.

 

¿Y ahora qué?
¿Y ahora qué?

 

Evidentemente, algo habrá que hacer.  La deuda debe ser cada vez mayor para que la economía pueda crecer, por eso nos incitan a comprar casas, coches, montar empresas… a pedir préstamos, en definitiva.  Además, las instituciones públicas también tienen deudas con las entidades financieras y esas deudas también las pagamos las personas y las empresas con nuestro trabajo y nuestros negocios.  No podemos trabajar eternamente para los bancos, llenando los bolsillos de unos pocos que, realmente, no hacen nada por el país y son los únicos que se enriquecen.

Debemos promover el cambio YA.  Otro mundo, un mundo mejor, es posible.

La verdad nos hará libres.

Foto: Omar Vieira


Hace unos días recibí la nómina en un sobre cerrado y la guardé en el bolsillo de la camisa.  Este hecho en si no tendría nada de particular excepto por dos razones de peso: tengo la suerte de contar con un empleo estable y por primera vez, me fijé en unos numeritos pequeñitos que aparecen en la parte de “deducciones”.  Centrándonos en la segunda de las razones (la primera daría para escribir todo un blog), al salir del trabajo y subir al coche recordé el sobre cerrado y lo abrí.  Al darme cuenta de la existencia de esos números “deductivos” mi formación técnica me llevó invariablemente a sumarlos.  Mal.  Muy mal.  La suma de todas las “deducciones” de mi salario sobrepasaba en algunas décimas el 33% del mismo.

Bala conmigo... beeeeee!

Tú y yo estamos juntos en el redil

Me llevé las manos a la cabeza de forma instintiva, dejando caer el papel impreso al frío y húmedo suelo, pues me encontraba en el aparcamiento.  La mayor parte se correspondía con el impuesto sobre la renta, ese dinero que hay que entregar a cuenta simplemente porque has recibido un pago por tu trabajo.  Otra parte se lo llevaban las cotizaciones a la seguridad social.  Y otra un plan de pensiones “de empresa”, pero que es obligatorio.  Total, que la mayor parte se la llevaba papá estado con sus impuestos.

Instintivamente, mientras conducía a casa, repasé los gastos más importantes a los que debía hacer frente en este mes.  Por descontado el segundo gasto más importante (después de los impuestos) se trataba de la hipoteca.  Otro 30%.  Mal no, peor.  Para disfrutar de un derecho fundamental recogido en la constitución tengo que renunciar a un tercio de mi salario.  Pero aún hay más, pues las facturas (agua, luz, teléfono, comunidad) se llevaban un 15% adicional.  Y estamos hablando de servicios de los que no se puede prescindir, obligatoriamente debo contar con esos servicios para llevar una vida digna.

Recapitulemos:

  • 4 meses al año trabajo para el estado, el equivalente a un 33% del salario.
  • Otros 4 meses trabajo para el banco, el 30% que se lleva la hipoteca.
  • Otro mes trabajo para mantener mi propia dignidad.  Tiene guasa que haya que trabajar para eso.

La cosa es realmente fuerte.  Sólo 3 meses al año trabajo para mi.  TRES MESES, de un total de DOCE.  Soy un esclavo, un borrego, un animal de granja.  Estoy dentro (muy dentro) del redil y no puedo escapar de él.  Con mi sangre mantengo el sistema.  Me gustaría decir que contribuyo a construir carreteras, a mantener los hospitales, las escuelas, los museos… pero esto es cierto sólo en parte, ya que una buena tajada de los impuestos son para pagar deudas que el estado tiene con los bancos.  Así que en realidad trabajo para el banco.  El capital es el que me puso el yugo y tiene la llave de mis cadenas.

Espero que tú seas diferente, aunque mucho me temo que estás junto a mí en el centro del redil.

Bala conmigo, borrego… beeeeeeeee!

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 9 min.

A estas alturas de la película, muchos ya sabéis que el dinero que existe en circulación tiene valor simplemente porque el Estado dice que lo tiene.  Ya no está basado en las reservas de oro ni de otros bienes del país, sino que se fundamenta en la deuda que el gobierno mantiene con los bancos.  En resumen: el dinero tiene valor porque el Estado dice que tenemos que aceptarlo en nuestras transacciones comerciales.  Por lo tanto, no es de extrañar que una moneda de cambio que carece de valor real fluctúe como realmente lo hace, cambie de valor cada dos por tres o tenga aquí un valor diferente del que tiene en el país de al lado.

Eliminemos el dinero

Poco a poco irá desapareciendo el dinero convencional

Entre todo el maremágnum de idas y venidas económicas, tanta estafa bancaria a nivel mundial y tanta crisis “de diseño”, surge una idea que dará un verdadero y tangible valor al dinero: EL BANCO DE BIENES.  Ya que el dinero ha perdido todo valor y credibilidad, esta idea surge como alternativa (más bien como un paso) hacia una sociedad que no esté basada en el valor de una enorme mentira.

El Banco de Bienes es un gran almacén que al principio estará vacío, careciendo de todo valor.  Una persona llegará al almacén y depositará allí un bien, entendiendo por “bien” algún objeto que posea cierto valor.  Veámoslo con un ejemplo: Zutano necesita alimentar a su familia pero no está dispuesto a pedir un préstamo porque ha perdido toda la confianza que tenía en los bancos tradicionales, así que acude al Banco de Bienes.  Consigo trae una bicicleta.  En el Banco de Bienes hay un tasador, que en base a unas reglas justas decide que la bicicleta de Zutano tiene un valor de 100 DAL (Dinero ALternativo).  Así que Zutano deja allí la bicicleta y se lleva en la cartera 100 DAL.  Estos DAL pueden ser billetes, cheques, monedas o apuntes en un libro, como queramos, pero estarán basados en el valor del bien depositado por Zutano.  Éste puede ahora, con su Dinero ALternativo, retirar cualquier objeto del almacén siempre que entregue a cambio un valor en DAL equivalente al valor del bien.

¿Qué pasará después?

En una primera instancia, Zutano no tendrá nada que llevarse salvo la propia bicicleta que depositó él mismo.  Pero a los pocos días el almacén irá llenándose de objetos.  Un agricultor podrá depositar allí el excedente de su producción en lugar de arrojarlo al río y recibir por él una cantidad de DAL.  Alguien que adquiera un televisor nuevo puede entregar al antiguo al Banco de Bienes (siempre que funcione) y recibir algunos DAL… y así sucesivamente.  Zutanito podrá por fin canjear sus DAL por algún alimento y sacarle así provecho a la bicicleta que tenía en el trastero y que ya no usaba.

Al cabo de un tiempo el almacén estará lleno y será necesario abrir una sucursal en otra ciudad, extendiendo así el ámbito de influencia del Dinero ALternativo.  Poco a poco algunos comercios que emplean el dinero tradicional empezarán a aceptar también los DAL como medio de pago, ya que saben que podrán canjearlos en el almacén (o en otros comercios) por bienes y servicios.  Y será un dinero que  nunca pierda valor, salvo la degradación natural de los bienes almacenados, porque siempre estará basado en objetos tangibles y no en la ilusión de la deuda como el dinero tradicional.  Ninguna entidad privada decidirá sobre el valor de los DAL (como ahora ocurre con el FMI o la Reserva Federal de EE.UU.), ya que el Banco de Bienes es una organización sin ánimo de lucro.

Eventualmente, algunos trabajadores comenzarán a recibir parte o la totalidad de su salario en DAL.  Cuanto mayor sea su difusión y su uso, mayor número de objetos podrán ser adquiridos con los DAL y mayor será su valor.  El primer día, los 100 DAL de Zutano valían poco porque sólo se podía adquirir una bicicleta, pero si disponemos de un almacén lleno de objetos y de múltiples comercios en los que podemos pagar con Dinero Alternativo, el valor de éste aumenta considerablemente.

¿Hay alguna base o antecedente para todo esto?

En Banco de Bienes se presenta como alternativa al dinero real.  La idea puede parecer descabellada, pero ya se han llevado a buen término iniciativas similares: algunas empresas pagan a sus empleados en especie, que es una forma de emplear un bien en lugar de dinero convencional.  Tabacalera pagaba parte del salario en vales que eran canjeables por objetos en ciertas tiendas (a decir verdad, bastantes).  Algunas eléctricas pagan una parte del sueldo de sus empleados con fluido eléctrico, otras empresas entregan vales de comida que pueden ser utilizados en muchos restaurantes… y estas iniciativas siempre han sido bien vistas por parte de los empleados.  Un vale de comida siempre valdrá por una comida, aunque el euro cambie de valor, al igual que un paquete de tabaco seguirá sirviendo para lo mismo (aunque no sea muy saludable) por muy alto que esté el euribor.

La idea del Banco de Bienes lleva ya un tiempo gestándose en diversos foros.  Un dinero que no pierde valor y que no está gestionado por los bancos ni el estado, libre de élites manipuladores… un sueño hecho realidad.

La verdad nos hará libres.


La mala situación laboral de muchos españoles, el tipo de interés creciente y las dificultades para pagar las cuotas de las hipotecas están forzando a la gente a buscar otras alternativas de menor riesgo o menor coste.  Ya sea alquilando casa en vez de comprarla, regresando a casa de los padres o buscando ingresos extras por las tardes está claro que algo hay que hacer.  En estos momentos el tipo de interés normalmente aplicable en España para las hipotecas (el tan cacareado euribor) se encuentra a niveles muy asequibles pero todo apunta a que esta situación cambiará en un futuro próximo (se habla del 3% en los próximos 2 años).  Ante tan espeluznante perspectiva… ¿qué hacer?

 

Yen, la panacea (?) de la hipoteca multidivisa

¿Es el yen una alternativa para las hipotecas españolas?

Desde luego, lo mejor es que nos toque la lotería, aunque existe una alternativa fácilmente materializable, pero no exenta de riesgos.  Se trata de la Hipoteca Multidivisa.  Este producto financiero (que no todos los bancos ofrecen) es similar a una hipoteca convencional, pero tiene dos particularidades que lo hacen tan atractivo como arriesgado:

  • El tipo de interés de referencia no es el euribor, sino el LIBOR.  Este libor es la tasa de referencia usada para los préstamos interbancarios en el mercado de Londres.  Existe un libor diferente para cada divisa y suele ser bastante más bajo que el euribor.  Primera ventaja: menor tipo de interés, menos dinero a pagar.
  • La moneda en la que se pide el dinero prestado no es el euro, sino cualquier otra divisa de cualquier parte del mundo.

Así que ya lo tenemos.  Buscamos una divisa cuyo libor sea bajito y, como por arte de magia, nuestra cuota mensual se reduce de manera dramática.  Se que lo entendéis perfectamente, pero todo quedará más claro con un ejemplo: Fulanito y Zutanita han comprado una vivienda en 2011, pero temen que en pocos años el euribor “esponje” e incremente la cuota que pagan por su hipoteca.  Ahora llegan casi a lo justo… por suerte los intereses están bajitos, pero hay que ser previsores.  Su pequeño apartamento costó 150.000 eurazos, la hipoteca está a 25 años y el banco les cobra un diferencial del 0.5%, así que mensualmente pagan 635 euros.  Y eso que las condiciones son buenas, aunque hay gente que gana poco más de lo que ellos pagan por su casa.

Fulanito no para de darle vueltas a la cabeza hasta que, a pesar de ser joven, pierde el poco pelo que le queda.  Encuentra una posible solución: cambiar su hipoteca a un modelo multidivisa en yenes (¡Oh, el país del sol naciente!), ya que el libor del yen a un año es 0.56%.  De momento ya le está ganando al euribor casi un 1% y su cuota mensual bajaría hasta 569 euros.  “No está nada mal”, concluye satisfecho.  Pero Zutanita, que es una mujer de su tiempo, con un agradable carácter latino y que sabe de números (entre otras muchas virtudes) no lo ve tan claro.  Después de investigar por blogs como éste y preguntar a empleados de banca ha aprendido unas cuantas cosas que Fulanito ha pasado por alto:

  • El libor es más estable que el euribor, por lo que estaríamos evitando la subida que sabemos que el euribor sufrirá.
  • El préstamo debe ser pagado en yenes.  Así que ya no deberían 150.000 euros, sino 16.800.000 yenes. Y su cuota pasa a ser 63.771 yenes.
  • Y lo más importante: el cambio del yen varía muchísimo frente al euro.  Como Fulanito es español, cobra en euros, así que mensualmente debe comprar 63.771 yenes para pagar la hipoteca.

Aunque sería más exacto decir que ESTE MES debe comprar 63.771 yenes, porque realmente no sabe cuántos euros tendrá que pagar el mes que viene.  Puede ocurrir que el euro cotice a 170 yenes, con lo que bastarían 375 euros para pagar su hipoteca.  Pero también puede pasar que el yen se aprecie con respecto al euro, pongamos que hasta 80 yenes el euro, así la cuota pasa a ser de 797 euros.  Uffff…  ¿nos dará para salir del redil?

Podemos decir que, en el mejor de los casos, la hipoteca multidivisa es arriesgada.  De todas formas aún no hemos hablado de su característica más importante: el cambio de moneda de la deuda al completo.  Pero eso es otra historia, que será contada en otro post.

La verdad nos hará libres.

Saludos.


Están a la última.  ¿A quién no le gusta un café aromático, recién hecho, instantáneo y muy muy caliente?  Y la cosa mejora bastante si el café se toma en casa, sin moverse del sofá, pero con el sabor y el aroma del café de los bares.  No es de extrañar entonces la gran aceptación que están teniendo las cafeteras domésticas monodosis.  Se compra uno una cafetera de esas, unas cajitas con cápsulas, las enchufa, pulsa un botón y ¡listo!

Pero… ¿Cuánto nos está costando tomarnos ese delicioso, humeante y espumoso café?  Vamos a hacer un análisis, teniendo en cuenta todos los costes involucrados.  Tendremos en cuenta el precio de la cafetera monodosis frente a una cafetera express convencional, la vida útil de las cafeteras (unas cinco mil tazas), el precio de la dosis, de la leche y del azúcar.  Los precios están expresados en céntimos de euro, para mayor comodidad:

 

Comparativa cafeteras monodosis vs convencionales

Comparativa entre las cafeteras monodosis y las convencionales

¿Cuáles son las conclusiones?  Bien sencillas:

  • El coste de una taza de café preparado con una cafetera monodosis es un 130% superior que uno preparado con una cafetera convencional.
  • El café que tomas en tu casa sabe exactamente igual que el que tomas en casa del vecino, o el que toma TODO EL MUNDO en TODAS PARTES.  Un signo más de globalización, se pierde la originalidad, cada vez somos más borregos.
  • Estás pagando más del doble de lo que el café realmente vale, además de contribuir a la degradación del medio ambiente a través de los plásticos de las cápsulas.
  • Probablemente estas cafeteras quedarán obsoletas antes de diez años (con suerte).

La decisión es tuya.  Si compras estas cafeteras por el sabor del café, adelante, pero te puede salir bien caro.

La verdad nos hará libres.


Como es normal, a todos nos hubiera gustado que nos hubiese tocado el premio gordo del sorteo de Navidad.  Si lo pensamos bien, no es tan difícil, ya que circulaban ciento noventa y cinco series del mismo número, con diez décimos cada una, sumando un total de mil novecientos cincuenta décimos premiados.  Pero… ¿y si nos toca? ¿qué hacemos con tanto dinero?

 

 

hipoteca loteria

¿Nos gastamos el premio o pagamos la hipoteca?

 

En realidad no es tanto, sólo trescientos mil euros al décimo (que son cincuenta millones de las antiguas pesetas).  A priori, lo primero que se le ocurre a uno es pagar la hipoteca, lo que no es mala idea.  Teniendo en cuenta que la media española es de ciento veinte mil euros nos estaremos ahorrando unos dos mil euros anuales en concepto de intereses.  Pero nos surge la duda de si será esta la mejor opción… o no.

Desde luego la situación ideal es que no tuviéramos ninguna hipoteca.  Así, invirtiendo el dinero del premio en un plazo fijo anual no nos costaría trabajo que el banco nos dejase un interés aproximado del 4%.  Descontando los impuestos, nos quedaría una renta mensual de 820 eurazos.  Puede no parecer mucho, pero hay que tener en cuenta que no tenemos hipoteca y que podemos seguir trabajando, si es que tenemos la suerte de contar con un empleo.

Aún teniendo hipoteca, hay que replantearse la situación y contenerse ante la necesidad imperiosa de pagarla.  Ya hemos dicho que con trescientos mil euros del ala en la saca conseguiríamos con facilidad un interés del 4%.  Si el interés que se aplica a nuestra hipoteca es menor, no nos interesa pagarla, sino contratar un plazo fijo en el banco y pagar las cuotas con la renta del capital del premio.  Además, una vez pagada la hipoteca, el dinero del premio nos seguirá rentando in eternum.

La contrapartida es el caso de que el interés que paguemos en la hipoteca sea mayor que el susodicho 4%, en ese caso sí que interesa pagarla, toda y ahora mismo, para ahorrar el mayor dinero posible.  Con el resto del premio podremos contratar el plazo fijo anual y disfrutar de, aproximadamente, quinientos euros limpios mensuales.

Ya sabéis lo que hacer.  Si algún agraciado quiere comentarnos su experiencia, estaremos encantados de compartirla.

La verdad nos hará libres.


Hace ya algún tiempo que se viene hablando de las enormes ventajas con las que han sido bendecidos los coches eléctricos, siempre que los comparemos con los automóviles convencionales de motor de explosión.  Se habla de cero emisiones, de gasto de combustible nulo, motores silenciosos, menos vibraciones, toda una serie de magnificiencias que parecen más  bien sacadas de una película de ciencia ficción.  Pero… ¿Qué hay de verdad en todo esto?  Vamos a ver algunas de las características de los coches eléctricos, destacando ventajas e inconvenientes:

 

coche eléctrico

Prototipo de coche eléctrico diseñado en Álava (España)

Ventajas:

  • Menor contaminación ambiental. Téngase en cuenta que hay que hablar de que los coches eléctricos contaminan MENOS, pero que también contaminan.  La energía eléctrica que acumulan en sus baterías proviene de la red eléctrica convencional, que es generada en centrales de generación eléctrica y transportada a través de una red de distribución.  El rendimiento combinado de estos sistemas es del 30%, lo que quiere decir que para mover el coche el equivalente a 1 kcal, es necesario quemar 3 kcal en las centrales.  De todas formas es mucho mejor que el rendimiento del motor de combustión interna, que es del 10%.
  • Menor contaminación acústica. Los motores eléctricos son much0 más silenciosos que los motores de combustión interna convencionales.
  • Mayor localización de la contaminación ambiental.  La contaminación queda confinada en los puntos de generación eléctrica, liberando a las ciudades de la nube de humo contaminante.  De esta forma se favorece la inclusión de filtros.
  • Posibilidad de recarga en ruta.  Mediante placas solares, un vehículo eléctrico puede recargarse en medio del desierto, donde no hay ningún tipo de instalaciones.  Los coches convencionales necesitan instalaciones específicas de repostaje.
  • Mayor seguridad. Las baterías son mucho más seguras que los depósitos de gasolina o de gasoil, por no hablar de las bombonas de gas combustible.
  • Diversificación de la energía. Al tratarse de energía eléctrica, puede provenir de diferentes fuentes, ya sea combustibles fósiles (carbón, gas, petróleo), energía nuclear o incluso energías renovables como la hidráulica, eólica o solar.  Si tenemos en cuenta estas últimas, el combustible es gratis, inagotable y no contaminante.

Inconvenientes:

  • Mayores tiempos de repostaje. El repostaje de los coches convencionales es muy rápido (salvo que haya que esperar cola), mientras que el repostaje de los coches eléctricos puede durar horas.
  • Menor potencia. Por ahora los coches eléctricos desarrollan menor potencia que los coches convencionales, aunque es cuestión de tiempo que se alcancen niveles similares.
  • Menor autonomía. La necesidad de repostaje de los coches eléctricos es mayor que la de los vehículos convencionales, necesitando recargar sus baterías con más frecuencia.
  • Ausencia de infraestructuras. Actualmente no existen talleres especializados, ni puntos de repostaje suficientes.  Es algo que llegará en el futuro pero todavía es lejano.
  • Mayor coste de adquisición del vehículo. De momento el precio de estos coches es más elevado que el de los vehículos con motores de explosión,

Y esto es todo.  Por ahí circulan algunos expertos en la materia, estaría encantado de que aportaran más datos al artículo.  Por ahora ya contáis con más información si pensáis comprar un coche nuevo… ¿Por qué no uno eléctrico?

La verdad nos hará libres.


A todos nos gusta sentarnos en nuestro mullido sofá a ver un interesante y disputado partido de fútbol, sobre todo si juega nuestro equipo favorito y nos acompañan unos amigos que han traído unas cervezas.  Lo que nunca nos hemos parado a pensar es cuánto nos cuesta esa agradable tarde (en términos monetarios, me refiero, las discusiones con la pareja no entran en la cuenta).  Desgranemos uno por uno los gastos que acarrea ver el partido en casa:

Fútbol tele

Energía eléctrica.

La energía eléctrica cuesta unos 7 céntimos de euro por kilowatio hora.  Si la televisión estará encendida unas 2 horas y tiene una potencia de 300 watios (los nuevos LCD), el coste de funcionamiento es de 4,2 céntimos.  Además, si hace frío encenderemos el radiador (o el aparato de aire acondicionado), no queremos que nuestros amigos estén a disgusto.  Nuestro radiador es de 1000 watios y estará encendido el mismo tiempo que el televisor más la tertulia posterior, lo que hacen 21 céntimos.  Las luces también están encendidas, unos 100 watios por decir algo, que son 2 céntimos.  El total por energía es de 27.2 céntimos.

Amortizaciones.

También hay que contar con el coste unitario de cada hora de “funcionamiento” de los enseres que utilizamos.  El televisor, por ejemplo, tiene aproximadamente 60000 horas de funcionamiento.  Si nos ha costado 1000€, el partido sale por 3 céntimos.  No voy a contar el desgaste del sofá porque me parece excesivo, pero sí que voy a tener en cuenta la posibilidad de que algún despistado lo queme con un cigarro, pongamos el 0,01%.  Si el sofá costó 800€, el coste medio es de 8 céntimos.  En total: 11 céntimos.

Cachondeo.

Esto es opcional, pero… ¿Quién no ha llamado alguna vez a un amigo seguidor del equipo contrario si el que ha resultado vencedor ha sido el nuestro?  La llamada, si es a un móvil, puede salir por 30 céntimos, con suerte.  Las cervezas las traen los amigos pero las patatas fritas y los aperitivos las pone uno, así que como mínimo es 1€ más, tirando muy bajo.  Si además invitas a tabaco el presupuesto se dispara hasta un total de 4,30€ por el cachondeo.

La casa por la ventana.

Eso no es todo.  El partido puede ser de pago por visión (12€), podemos invitar a cubatas (15€) o a pizzas (30€).  Además podemos tener en cuenta el salario de la señora de la limpieza del día siguiente, que serán otros 20€.  El total es una locura, no se si sumar o dejarlo para vosotros…

Así que los gastos van desde unos paupérrimos 38 céntimos de euro hasta la friolera de casi 120€.  Casi, casi, sale más barato irse a ver el partido al bar de la esquina y ¡puede que sea más divertido!

La verdad nos hará libres.

La verdad sobre los SMS


El tiempo es oro, la palabra es plata, y ahora que estamos en tiempos de crisis, hay que economizar.  Tanto es así que incluso en los mensajes de texto de los móviles (o celulares) se ahorra en el lenguaje, se suprimen letras, se abrevian las palabras, se usan siglas, todo con tal de no alcanzar la cuota de 160 caracteres que, en caso de sobrepasarla, nos obligará a enviar un segundo mensaje con el consiguiente aumento del coste.  Pero, ¿en qué consiste exactamente eso del ahorro en el lenguaje?

SMS

Para empezar, eliminar lo superfluo.  Los “que” se convierten en “q”, los “de” en “d”, los “desde” en “dsd” y otros bocados gramaticales de similares características apelando a una dudosa fonética.  Dsd q los vi por primera vez me pareció una buena idea, así ahorramos n és y n úes.  Pero eso no es todo, también nos cargamos la “hache”, total, no se pronuncia.  Y los “por” murieron a favor dl símbolo d multiplicar, representado por la “x” n su máximo exponente (también l adverbio “más” se vio reducido a “+”).  E visto mensajes q, x su extensión, + bien parecían ser telegramas.  También cambiamos la “ch” x la “x”, + que nada x confundir al personal.  Y si eliminamos ls últimas vocales d ls palabras q, x obvias, son innecesarias, aumentams l menú d letrs comids.

No se vayan todavía, q aún ay +.  Ls númers también se llevan lo suyo, viniendo a sustituir a ls determinants, y la “y” sustituye a la “ll” xq tiene 1 carácter menos.  Si 1 día descubrs q tu móvil mezcla letrs y númers no t sorprends, no lo yeves al servicio técnico, xq estarás leyendo 1 mensaje. d texto y + t vale aprendr escritura egipcia y descifrr muxos jeroglífics q contestarlo.  Ls primers vocals d ls palabrs con “s” también se van al garete y ls sufijs n “mente” se sustituyen x otra “x”, specialx ls palabrs d la jerga juvenil.  ¡A! Olvidé decr q la “k” se usa indiscriminadax x tods parts.  X si no t as enterado todavía d q va l asunto, pueds exar 1 vistazo al móvil d tu ermana xika.  Puests a aorrar, nos kargams ls tilds y muxos signs d puntuacion tambien se marxan a paseo, todo sea kon tal d evitr pulsacions innecesarias n l teklado.

¿Krees q podrias leer 1 SMS d 1 tiron sin romperte la kabeza? + bien no.  X si fuera poko, la gente ya no se rie, muestra karits divrtids komo esta 🙂  distraidax.  Aunq muxos scriban tods ls letrs, la gran mayoria d los jovens siente ambre d konsonants y vokals, cercenando d 1 tiron la noble lengua de Cervants, y les va divinax.  Incluso an sacado 1 diccionario xa facilitr ls koss, pero n realidd crea ambigüedads komo esta: Xiks, tendreis q leerlo xa entender ls SMS d amor d vuestrs Xiks.  Pueds ver l diccionario aki:

http://www.diccionariosms.com/contenidos/

X lo menos an rspetado la B y la V.

La verdd nos ara librs.

A %d blogueros les gusta esto: