Tag Archive: banco



Nota del autor: ante la avalancha de visitas, comentarios y críticas, quiero dejar claro que los enlaces a blogs y páginas de terceros reflejan siempre la opinión de otros y se muestran aquí con la única intención de ilustrar el artículo, nunca como noticia ni como verdad absoluta.

Ya son varias las personas de mi entorno que han decidido abrir cuentas en Triodos Bank, alegando que se trata de un banco ético y sostenible.  Como se trata de gente muy coherente y sensibilizada con los temas sociales era paso obligado investigar un poco el asunto.  Como la propia entidad anuncia, “Triodos Bank es un banco independiente que solo financia empresas e iniciativas que, además de ser rentables, mejoran la calidad de vida de las personas y respetan la naturaleza”.  Suena muy bien, pero… ¿de verdad puede un banco ser ético?

Recordemos que la iglesia consideraba la usura como un pecado durante la edad media así que, a priori, prestar dinero con intereses no parece muy ético.  Pero claro, también era pecado interpretar la biblia a tu manera, así que el ejemplo no es muy representativo que digamos.  De todas formas es algo que todos los bancos hacen así que lo pasamos por alto.  Sí es verdad que Tridos apoya las iniciativas sociales, medioambientales y otras relacionadas con la cultura y con el ocio.  También resulta que son muy transparentes y publican sus resultados con total claridad.  Dan un interés que no está del todo mal… pero analicemos su publicidad (los comentarios en verde son míos):

  • Cuenta de ahorro con total disponibilidad de su dinero.  Hombre, faltaría más que no tuviéramos nuestro dinero disponible.
  • Ahorre fácilmente cada mes sin comisiones de apertura, gestión ni mantenimiento.  Esto lo hacen muchas entidades, pero la verdad es que está bien.
  • Puede donar parte de su interés a la ONG que usted decida.  Je, resulta que los éticos somos nosotros, no ellos…
  • Con la tranquilidad de saber qué hace el banco con su dinero.  Al menos en parte tienen razón.
  • Un 1,25% T.A.E. (1,24% interés nominal anual) con liquidación y abono mensual de intereses.  Esto también está muy bien, otras cuentas dan menos o nada.

Pero resulta que también hay críticas.  Hay un señor que escribe un blog en el que critica a Triodos porque dice que financia clínicas homeopáticas que (según él) venden pastillitas de azúcar a precio de medicinas.  Personalmente albergo serias duda contra este tipo de tratamientos que se basan más en el placebo que en otra cosa, en eso estoy de acuerdo con Jesús.  Lo curioso es que este señor llegó a escribir a Triodos criticando esa actitud e incluso llegó a recibir respuesta a su mail y comentarios en su blog por parte del departamento de comunicación.  Punto a su favor (por ambas partes).

Por otra parte, los orígenes del banco están muy relacionados con una organización un tanto esotérica, la Antroposofía.  Esto no tiene porqué conllevar ningún inconveniente de por si, pero según cuentan antiguos empleados, para llegar a ser alguien dentro de la entidad hay que estar vinculado a los antropósofos y a su organización.  Tampoco es nada fuera de lo común, pasa en todas partes, los amigos de los jefes son los que ascienden.  Pero en una entidad que se autodenomina “ética” queda un poco peor, ¿no?  Hay más, resulta que Triodos mantiene relaciones comerciales con la Fundacion Ashoka, creada y financiada por el magnate del amianto Stephan Schmidheiny, quien a sabiendas que el amianto producía cáncer, calló y nunca dijo nada a sus trabajadores.  Está regular, por no decir fatal.

Como decía super-ratón, no se vayan todavía que aún hay más.  Por lo visto los éticos de Triodos financian a la Fundación O´Belén, organización supuestamente “sin ánimo de lucro” creada a finales de los 90 por un grupo de políticos y empresarios que pretendían aprovechar la privatización de los servicios sociales que comenzaba en aquel momento.   Esta organización mantiene centros de menores y, según esta página, ya han ocurrido varios episodios de malos tratos (e incluso muertes) a infantes.  Según su política, no deberían financiarlos, ¿tú qué opinas?

Terminamos con un refrán que viene muy al caso, dada la cantidad de entidades financieras esclavizantes y alienantes: “en el país de los ciegos, el tuerto es el rey”.  Tiene guasa la cosa.

La verdad nos hará libres.

Nota del autor (09/08/12): a estas alturas ya han pasado por aquí el departamento de comunicación de Triodos para desmentir algunas de las criticas vertidas en las páginas que enlazo, así como detractores de la Fundación O’Belén (que también dan sus razones).  Quiero dejar claro que no es mi intención lanzar acusaciones ni encumbrar a nadie, tan solo presentar unos presuntos hechos para dar lugar al debate.

Si te gustó esta entrada, no dudes en compartirla usando los botones sociales que encontrarás más abajo, votarla en las estrellas amarillas del principio del texto o dejarnos un comentario para que podamos seguir mejorando.  Además,  tal vez también te gusten:

La verdad sobre la banca cívicaLa verdad sobre los mercadosLa verdad sobre el banco de bienes


Tiempo de lectura: 5 min.

Desde la famosa “Crisis Ninja” de Leopoldo Abadía el tema de las hipotecas está a la orden del día.  Unos dicen que son el motor de la economía del país, otros que son la única manera de ser propietario y los más radicales que son un lastre social.  Hasta ahora nadie se había planteado el hecho de adquirir una vivienda sin pedir una hipoteca dado los precios son tan elevados que parece irrealizable.  Pero… ¿Es realmente tan difícil?

Casa, dinero, hipoteca...

¿Es posible pagar la casa a tocateja?

Vamos a estudiar un caso práctico.  Supongamos que acabamos de finalizar nuestros estudios universitarios, como ahora está vigente el plan Bolonia, las titulaciones son de 4 años, así que para ese entonces tenemos 22 añitos.  Como  por suerte somos unos chicos JASP, conseguimos un trabajito que no está nada mal en el que cobramos la nada desdeñable cantidad de 25.000€ brutos anuales.  Después de pagar nuestros impuestos contamos con 19.662 euritos para gastar.  O para ahorrar.  Con estudios y trabajo nuestra novia comienza a presionar, así que nos vemos en la tesitura de tener que comprar una casa, nada del otro mundo, un apartamento de dos habitaciones por el módico precio de 120.000€.  De momento, y tras estudiarlo un poco, nos encontramos con tres posibles alternativas:

Caso 1:  Comprar, pagar.

Como lees.  Primero compramos la casa y luego la pagamos.  El banco nos presta el dinero, obviamente.  A un interés total del 3% (razonable) y con un plazo de 25 años nos queda una hipoteca de 569 eurazos.  Cinco lustros pagando y la ventaja de disfrutar de la casa desde el primer año.  El problema es que al final la broma nos sale por 170.700€, que son 50.700 euros más que el precio inicial.

Caso 2:  Ahorrar, comprar.

Suena extraño, pero es posible.  Imaginemos que nos quedamos en casa de papá y ahorramos cada mes los 569€ que costaría la hipotética y patética hipoteca.  A eso le sumamos unos 210€ mensuales en concepto de recibos (luz, agua, gas, teléfono, seguros, ibi, comunidad), con lo que AL AÑO nos encontramos con 9348€ en nuestra cuenta.  Resulta que hemos estudiado económicas, así que sabemos manejar un poquito el dinero y lo invertimos a un plazo fijo anual del 4%.  Al año siguiente reinvertimos lo ganado, lo anterior y lo ahorrado durante el segundo año, y así sucesivamente.  Recordemos que los 4 últimos años podremos desgravarnos gracias a las cuentas de ahorro-vivienda, que permiten aumentar el ahorro en 1352€ anuales, que también sumamos al plazo fijo.  Resulta que al final del año 10 nos encontramos con 129.763€, así que podemos pagar la casa a tocateja y encima contamos con 9763€ para darnos un homenaje.  Viviremos en casa de nuestros padres hasta los 32 años (mucha gente lo hace) pero nunca jamás le deberemos dinero al banco.

Caso 3:  Ahorrar, comprar, pagar.

Para no ser drásticos analicemos también un caso intermedio.  Ahorramos durante 4 añitos y luego pedimos una hipoteca.  Recordemos que podemos desgravarnos gracias a la cuenta ahorro-vivienda y que reinvertimos las ganancias en un plazo fijo.  Así, nos encontramos al final del año 4 con 55.907€, compramos el piso y pedimos el resto.  Pagaremos 529€ durante 12 años, con lo que hemos reducido el plazo total de compra de 25 a 16 años.

Por supuesto, todo esto se reduce a la mitad si nuestra novia también trabaja, que para algo ha estudiado la chiquilla.  De esta forma, con el caso 2 (ahorrar, comprar) podemos estar viviendo en nuestro piso en solo 5 años, sin hipoteca.  ¿Lo véis claro?

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


A todas horas vemos en los telediarios noticias que hablan sobre los mercados.  Los mercados exigen reformas para España, los mercados exigen niveles altos en la prima de riesgo de la deuda española, los mercados recelan del presidente electo de Perú… parece que los mercados lo controlan todo, influyen en todo, urgen a los gobiernos a seguir sus directrices.  Los mercados necesitan saber, exigen saber el rumbo de la política.  Los mercados están íntimamente ligados al devenir de nuestras vidas, por lo tanto.  Pero, ¿Quienes son realmente esos mercados? Y lo que es más importante: ¿Quienes los controlan?

Los mercados, esos grandes desconocidos

Ojalá comprender los mercados fuera tan fácil como comparar los precios en la frutería del barrio

Cuando el simpático presentador de informativos habla sobre “los mercados” en realidad se está refiriendo a los mercados financieros.  Estos mercados financieros se componen de lo siguiente (está perfectamente explicado en este documento, pero para ahorraros sus 38 páginas, lo explico brevemente) :

  • La bolsa (mercado de capitales a largo plazo).
  • Un mercado monetario.
  • Un mercado de cambios (capitales a corto y medio plazo).
  • Un mercado de tipos de interés.
  • Un mercado de materias primas.
  • Un mercado de productos derivados.

De todos ellos el que más nos sonará será posiblemente La Bolsa.  La Bolsa es una empresa, una empresa que posibilita que otras empresas comercien con acciones y obligaciones.  Las acciones son pequeñas partes de una empresa, que cualquiera puede comprar.  Las obligaciones, por su parte, son préstamos que el que la compra ofrece a una empresa.   Así, vemos que el mercado bursátil está compuesto por las grandes empresas de un país (las que cotizan en bolsa).  El resto de “mercados” son similares, solo que los productos con los que se comercia son diferentes.

Los mercados monetario, de cambios y de tipos de interés, están integrados por los bancos centrales, los bancos privados, las empresas multinacionales, que son los que influyen en la emisión de dinero y deuda, las tasas de interés (el valor del dinero) y los valores de cambio entre las diferentes monedas.    Los mercados de materias primas y de productos derivados también los forman las grandes empresas, que acuden a ellos en busca de inputs y para vender sus excedentes de outputs fuera de sus países de origen.

Total, estamos viendo que los mercados están controlados por los bancos y las grandes corporaciones.  No olvidemos a los especuladores, que mediante artimañas de ética dudosa acaparan tal o cual acción, compran una u otra materia prima para subir o bajar los precios a su antojo y así beneficiarse en el corto plazo.  Así, especuladores, bancos y corporaciones manejan los mercados a placer, son ellos los que controlan el devenir económico, los flujos monetarios, la producción de materias primas y la venta de productos y servicios.

Ahora volvamos al principio.  Los mercados exigen “cosas” a los dirigentes políticos, que ellos corren prestos a conceder, porque “lo exigen los mercados”.  Y estas decisiones, como el abaratamiento de los despidos, la reducción de beneficios sociales para favorecer la creación de empresas, las subidas de impuestos… recaen directamente en perjuicio de los ciudadanos.  Son los mercados los que deciden, son los mercados los que gobiernan.  Y eso es lo mismo que decir que quienes gobiernan son los bancos y las grandes corporaciones.

Ahí está el verdadero problema.  Nadie ha elegido ser gobernado por esos señores.  A los políticos les votamos, pero solo para que sus hilos sean movidos por “los mercados”.   A los mercados nadie los vota, no hay elecciones para elegir al presidente del Banco de Santander ni al consejo de dirección de Telefónica.  Estos cargos son designados a dedo por los accionistas mayoritarios, que suelen ser otros bancos u otras grandes corporaciones.  Ellos se lo guisan y ellos se lo comen.

Y el pueblo, mientras tanto, nos comemos con papas nuestros inútiles votos.

¡Democracia Real Ya!

La verdad nos hará libres.


El espíritu revolucionario batió sus níveas alas sobre más de sesenta ciudades españolas el 19 de Junio.  Desde las más céntricas plazas de diferentes localidades partieron manifestaciones pacíficas que estuvieron marcadas por un ambiente muy reivindicativo, sin caer en lo soez, el gamberrismo o el descrédito gratuito.  Se leyeron manifiestos antes de iniciar las marchas y en lugares estratégicos, dejando bien claro el motivo principal de las concentraciones: el total rechazo al llamado “pacto del euro”, un acuerdo entre los gobiernos europeos para continuar con las políticas de recorte social, privatizaciones y cesión de derechos que no lleva más que a un mayor empobrecimiento poblacional.

Manifestación Madrid DRY 19J

Los manifestantes en Madrid, a su paso por la ronda de Toledo

Los gritos de los indignados fueron de toda índole: “Lo llaman democracia y no lo es”, “no nos mires, únete”, “me sobra mes al final del sueldo” o “el pueblo unido jamás será vencido”.  Abundaron las pancartas de cartón, como viene siendo habitual en las concentraciones del movimiento 15M y en las acampadas.   Por la gran afluencia de manifestantes destacan las ciudades de Madrid (200.000) y Barcelona (250.000).  Sevilla contó con 50.000 indignados y a más distancia, con 40.000 asistentes, se encuentran Gran Canaria y Gijón.  Manifestaciones más modestas (pero igualmente ruidosas) tuvieron lugar en Málaga (25.000) y Cádiz (5.000).  Fuente, DRY.

Manifestación Cádiz DRY 19J

Manifestación en Cádiz, a su paso por la Cuesta de las Calesas

Ante la atenta mirada de las fuerzas de seguridad del estado se desarrolló una marcha pacífica a nivel nacional.  No se dieron casos de violencia en ninguna manifestación y, por suerte, no fue necesario poner en marcha el protocolo de actuación ante actos violentos.  De todas formas la presencia policial fue fuerte aunque discreta.

El movimiento no se queda en la mera protesta, ya que propone soluciones y alternativas a los puntos tratados en el “pacto del euro”.  El documento y un resumen del mismo los podéis ver en este enlace.  También hay más acciones para continuar con las reivindicaciones, como las concentraciones para evitar desahucios por impagos de hipotecas llevadas a cabo por la plataforma de afectados por la hipoteca (grupo integrante de DRY) y las marchas ciudadanas que confluirán en Madrid el 23 de Julio.  Ha quedado bien claro que los indignados son algo más que cuatro perroflautas y ya se están consiguiendo algunas de sus reivindicaciones, al menos parcialmente:

Manifestación Cádiz DRY 19J (2)

Concentración en Cádiz, junto al monumento a Las Cortes

  • Se ha conseguido que se destapen las cuentas opacas en Suiza de Botín y su familia.
  • Esperanza Aguirre ya habla de listas abiertas para las próximas elecciones autonómicas.  También reducirá el número de coches oficiales.
  • Dolores de Cospedal propone reducir las asignaciones a los partidos y empresarios y reformar la ley electoral de Castilla La Mancha.

¿Se habrían producido estos hechos de no existir el 15M?

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:

(Foto de Madrid: Alberto Márquez-Rodríguez)

(Fotos de Cádiz: Nada más que la verdad)


Desde aquí hago un llamamiento a participar en las manifestaciones que esta tarde cubrirán toda España (y parte del extranjero) con el velo de la esperanza.  Desde las plazas más céntricas de más de 60 ciudades partirán las marchas reivindicativas.  En la mayoría de ciudades la hora de la convocatoria es a las 19:00.

Toma la calle, ¡indígnate!

Toma la calle, ¡indígnate!

Para seguir las marchas en twitter hay que usar el hashtag #19Jmani + #ciudad (Tu ciudad en http://www.democraciarealya.es/?page_id=580).

Aquí está el protocolo de actuación en caso de que se den actos de violencia por parte de los manifestantes.  Muy importante conocerlo y seguirlo para desvincularse de toda acción violenta.  Recordad que la manifestación es pacífica de principio a fin y que DRY no aprueba ningún tipo de acción que no sea pacífica.

Nos vemos a las 19:00 en la plaza.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:


Tiempo de lectura: 7 min.

Reflexionemos pues.  Como ya sabemos, el movimiento ciudadano (no se bien como llamarlo, si DRY, NoLesVotes, #spanishrevolution..) clama por los siguientes principios:

  • El fin de los privilegios de políticos y banqueros, que son casi la misma cosa.
  • La salida de la crisis económica, promovida por los únicos que sacan beneficio.
  • Cambio en el poder, no votar a los tres partidos mayoritarios (PSOE, PP y CIU).
  • Medidas propuestas para el cambio.

Todo esto está muy bien, pero el movimiento ciudadano también recibe críticas.  Vamos a ver las más importantes:

  • Se piensa que hay alguien oculto detrás de la organización, esperando sacar rédito político.
  • Otros creen que no son más que “una panda de perroflautas antisistema”.
  • Las medidas que proponen no son las adecuadas, o son de extrema izquierda.
  • Se quejan de una crisis que ellos mismos han ayudado a que se produzca.
  • El movimiento se ha producido demasiado tarde.
Varios carteles

Carteles que llaman a diferentes manifestaciones en Algeciras

Por supuesto, cada uno arrima el ascua a su sardina.  No faltan los que quieren sacar algún beneficio del movimiento, sea éste orquestado o espontáneo.  En las manifestaciones y concentraciones se han visto banderas republicanas, chapas de algunos partidos y pegatinas electorales.  En muchos casos se les ha indicado que la finalidad de las manifestaciones no es hacer campaña.  Algunos lo han entendido (la mayoría) y otros no.

Este movimiento tenía que producirse en algún momento.  ¿Es tarde?  Puede que sí, pero hubiera sido peor que no se hubiese llevado nunca a cabo.  Tenía que saltar la chispa que prendiera la tela de la indignación y esa chispa fue la manifestación del 15 de Mayo.  A partir de ahí todo (se supone) es espontáneo, ya que la organización inicial no ha convocado ninguna concentración a partir de esa fecha.  ¿Por qué antes de las elecciones?  Evidentemente, es el momento en el que causa más efecto mediático, las huelgas de transportes se hacen en días de vacaciones y las  huelgas de comercios en días de mercado.

En estos momentos hay acampadas espontáneas en todas las ciudades importantes (y otras que no lo son tanto) de España, no sólo en Sol.  Twitter hierve con las hashtags #spanishrevolution, #acampadasol, #democraciarealya y otras.  Los periódicos y blogueros empiezan a posicionarse a favor o en contra del movimiento ciudadano.  Españoles expatriados se concentran en Londres, Munich, Estambul, Bruselas, incluso en países tan distantes como Japón.

¿Es lícito concentrarse en la jornada de reflexión?  Si es para hacer campaña, está claro que no.  Pero concentrarse para reflexionar o incitar a la reflexión es perfectamente válido.  Pensemos…

  • ¿Necesitamos realmente un cambio?
  • ¿Queremos que los de siempre sigan en el poder?
  • ¿Le damos a otros la oportunidad de explorar diferentes caminos?
  • ¿Estamos descontentos con la política actual?
  • ¿Hay que avanzar hacia una democracia más igualitaria?

Si la respuesta a la mayor parte de estas preguntas es SI, ya sabes lo que tienes que hacer.  VOTA.  No votes en blanco ni hagas pintadas en la papeleta.  No te quedes en casa.  VOTA.  Busca un partido que promueva alguna política que calme tus reivindicaciones, aunque no estés totalmente de acuerdo con todo lo que ese partido proponga, VOTA.  No permitas que los de siempre sigan en el poder.  VOTA.

En cambio, si eres feliz con el estado actual del mundo, VOTA.  Manifiéstate en contra del movimiento ciudadano.  Vota a los que mandan o a los que insultan a los que mandan.  VOTA.  Quédate en casa, vota en blanco, haz dibujitos en la papeleta o vota a los que siempre has votado.  VOTA.

Piensa por ti mismo, eres capaz de hacerlo.

Cuando di de comer al hambriento, me llamaron buena persona.  Cuando pregunté por qué pasaba hambre, me llamaron comunista.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Tiempo de lectura: 5 min.

Desde hace algunos meses circula por los foros de internet, las redes sociales y los blogs una peculiar iniciativa: convocar una manifestación para el día 15 de Mayo, en contra de… ¿En contra de qué? Que nos lo expliquen ellos mismos a través de su manifiesto:

Convocatoria del 15M

Nosotros los desempleados, los mal remunerados, los subcontratados, los precarios, los jóvenes… queremos un cambio y un futuro digno. Estamos hartos de reformas antisociales, de que nos dejen en el paro, de que los bancos que han provocado la crisis nos suban las hipotecas o se queden con nuestras viviendas, de que nos impongan leyes que limitan nuestra libertad en beneficio de los poderosos. Acusamos a los poderes políticos y económicos de nuestra precaria situación y exigimos un cambio de rumbo.

Muchos dijeron que la iniciativa del 15M no iba a llegar a ninguna parte, que éstos no eran más que un grupúsculo de jóvenes exaltados en busca de protagonismo, o simplemente con ganas de “liarla parda”.  Pero la conciencia ciudadana, invariablemente, siguió su curso natural.  Poco a poco les fueron apoyando otros movimientos sociales (como el “estado del malestar” y la plataforma “no les votes“), se organizaron en grupos por ciudades, crearon eventos, pegaron carteles… hasta que por fin llegó el gran día, la hora H del día D (ejem, las seis de la tarde del día 15).

Se desplegaron las pancartas

Se desplegaron las pancartas

Tímidamente al principio, todos aquellos que decidieron secundar la convocatoria se fueron reuniendo en los puntos de encuentro.  La primera impresión no fue muy positiva, poca gente, mucha presencia policial y algunas fuerzas políticas minoritarias que habían aprovechado el desencanto general para hacer campaña (no citaré cuáles para no darles mayor bombo).  Pero a medida que fueron pasando los minutos la cosa empezó a animarse.  Más y más gente fue apareciendo, se desplegaron las pancartas, se repartieron los carteles, se leyeron los manifiestos… Por supuesto, la prensa no tenía la más mínima intención de perderse un detalle y tomaba fotografías a diestro y siniestro, acercando la oreja a los corrillos para tratar de “captar” conversaciones que quedaban registradas en sus blocs.

Manifestantes en Algeciras

Manifestantes en Algeciras

Luego empezó la marcha.  Escoltados por la policía (no podía ser de otra forma), los manifestantes recorrieron las calles de más de 60 ciudades españolas.  Desde las plazas más céntricas hasta las subdelegaciones del gobierno o los palacios de justicia.  Mucho ruido.  Mucha protesta.  Muchas voces alzadas.  Poca violencia (excepto casos aislados, como el de Madrid).  Ya está bien de tanto abuso, los mercados financieros no hacen más que ordeñar y sangrar al pueblo, pero el pueblo ya se ha cansado y ha iniciado su revolución.  A grito alzado se ponían Islandia y su revolución pacífica como ejemplo.  Palmas, pitos, cacerolas.  Y la mirada atenta de la policía, los guardianes del poder.  Se hicieron paradas en puntos emblemáticos (centrales sindicales, sucursales bancarias…) donde cada cual se llevó su repaso y su tanda de pitos.  Hasta que el “puñado de exaltados” (según los más derrotistas) llegó a su punto de destino.

Sentada en los juzgados

Nuevos manifiestos al final del trayecto

Los Juzgados.  La subdelegación del gobierno.  La sede de tal o cual banco.  Da igual.  Todos representan lo mismo: el poder del dinero.  Y allí, más protestas, nuevas voces, nuevos manifiestos, más datos indignantes coreados a los cuatro vientos.  Como epílogo queda una próxima convocatoria para emprender más acciones, más jornadas de protesta y más movilizaciones, como las acampadas que se están llevando a cabo en Sol (Madrid) y en otras capitales españolas.  La prensa, como siempre, se toma la libertad de decir lo que le conviene a los poderosos.  Han tachado la iniciativa de “extrema izquierda” (nada más lejos de la realidad).  También ha habido repercusión  mediática en el Washington Post y en periódicos rusos.

Dirán que eran cuatro gatos, que es una mera ilusión, que sólo eran tres exaltados… yo estuve allí, y fue muy real.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Tiempo de lectura: 4 min.

Ahora que el tiempo de la crisis se mide ya por años, que millones de personas han perdido sus empleos y que cientos de miles de familias españolas han sido forzadas a abandonar sus casas, deberíamos vislumbrar un panorama empresarial desolador.  Las grandes empresas deberían incurrir en pérdidas, desinversiones, reducción de activos… pero la realidad es bien distinta.

Crisis!

En plena crisis, ¡suben los beneficios!

La primera multinacional que se me viene a la cabeza es una conocida marca de refrescos: Coca Cola prevé duplicar sus ingresos en nueve años hasta los 200.000 millones de dólares.  Impresionante, en plena crisis y piensa, no ya aumentar, sino duplicar sus ingresos.  ¿Será que los malos tiempos nos empujan a ahogar nuestras penas en sus chispeantes burbujitas?

Pero ahí no acaba la cosa, veamos el sector fianciero.  Pese al difícil entorno, el consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, adelantó que el grupo prevé superar este año su beneficio del pasado ejercicio. En el 2010, ya logró mejorarlo un 9,4%, hasta los 4.606 millones.   Je, dos años seguidos aumentando sus ganancias.  Hay más.  El presidente del Banco de Santander, Emilio Botín, resaltó que los resultados de 2009 son los “mejores de la historia” del banco, casi nueve mil millones de euros.

¿Y el sector energético? Es de suponer que, como hay que ahorrar, se consumirá menos energía (y menos de todo).  Pero… ¡no!  Iberdrola ganó, sólo en el primer trimestre de 2011, mil millones de euros.  Nada, lo justo para ir tirando.  Lo mismo le pasa a Endesa, principal empresa nacional de electricidad (¡ups! olvidaba que ya no es ni nacional, ni española), que triplicó sus beneficios trimestrales en 2011, hasta los 1500 millones de euros.

¿Comunicaciones?  Ono gana, Telefónica presenta EREs a pesar de dar beneficios,  y en el sector internacional, Google se presenta como un gigante de los números:  incrementando sus beneficios en un 37%.

Vergonzoso es que en los años de crisis estas multinacionales ganen cada vez más, incrementando sus beneficios hasta límites que no llegaron a soñar ni durante la época de vacas gordas.   Y el pueblo sufre recortes sociales, desempleo y apatía.  Crisis, dice la televisión.  Crisis, dicen los “mercados”.  Crisis, crisis, crisis…  ¿Crisis para quién?

Crisis para ti.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez te gusten:


Tiempo de lectura: 5 min.

Desde hace un par de semanas está en todos los periódicos y televisiones.  No se habla de otra cosa (oh, perdón, olvidaba los partidos del Barcelona y Real Madrid) y al parecer,  el rescate es inminente.  La economía va bastante mal en Portugal, y aunque no es el único país con dificultades, ni va a ser el último, parece que hay que acudir a su rescate con decisión y todos a una.  Ya en su día se rescató a Grecia y a Portugal, así que a prioriparece una buena idea… ¡salvemos a los portugueses!  Pero, ¿por qué hay que rescatar a Portugal?

El rescate de Portugal

Irlanda y Grecia se cayeron, y ahora Portugal se rinde ante los "mercados"

Resulta que la República Portuguesa debe mucho dinero. ¿A quién? dirán ustedes.  Pues a los bancos.  Se les ha pedido prestado para que el país pudiera seguir funcionando al mismo ritmo que hasta ahora.  El primer ministro, José Sócrates, dimitió porque el parlamento no quiso “ahorrar” para pagar la deuda sin ayuda externa.  Yo hubiera hecho lo mismo.  Y entonces empezaron los problemas.  Con las arcas vacías y mucha deuda acumulada Portugal ya no cumplía los tiránicos requisitos económicos que se exige a los países de la zona euro, así que los mismos países decidieron “ayudar” un poquito a Portugal mediante un rescate y de paso, mantenerla dentro del redil de la unión económica europea.

El primer paso es inyectarle dinerito fresco.  El Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo van a prestar unos ochenta mil millones de euros para salvar la economía lusa.  Pero el FMI no es una bolsa de ayuda a la que todos aportan un poquito para dárselo al que lo necesite, no señores, el FMI es una entidad PRIVADA (Fondo Monetario Internacional: deuda externa y crisis mundial, José Serulle Ramia, Jacqueline Boin, 1984, ed. iepala) en manos estadounidenses.  Desgraciadamente, el Banco Central Europeo también es PRIVADO, o sea, que pertenece a unos señores adinerados.  Estos señores son los que le prestan el dinero a Portugal para que aguante la crisis.  Pero claro, estos señores, aunque son inmensamente ricos, no poseen todo el dinero que necesita un país, así que venden la deuda a todo aquel que la quiera comprar.

Tú, pobre pequeño inversor, has decidido que debes sacar una rentabilidad a un dinerillo que te legó tu tía al fallecer.  Vas al banco y contratas un depósito al, por ejemplo, 2%.  Luego tu banco se lo presta al FMI o al BCE al 4%, y estos señores se lo prestan a los portugueses al 8%.  Tú ganas un poquito, porque tus ahorros son pequeños, pero tu banco sí que gana, ya que presta los ahorros de todo quisqui (y de las tías de todo ser viviente) a los señores de las chisteras, que son los que más ganan porque le prestan a Portugal ochenta mil millones de euros que no son suyos.  Y no sólo eso, ahora le exigen al país vecino una serie de medidas que incluyen:

  • Privatizar el sector público: Galp, Electricidad de Portugal, Portugal Telecom, banco CGD, Aeropuertos…
  • Recortes en los presupuestos: menos servicios, menos educación, peor sanidad y menos subvenciones para el pueblo.
  • Acciones para estimular la actividad económica: supresión de derechos laborales, abaratar el despido, rebajas tributarias a empresarios y rentas altas…

Je, la cosa pinta bien.  Los dueños del FMI y BCE ganan pasta.  Los bancos como el tuyo ganan pasta.  Los empresarios (los ricos) de Portugal ganan pasta.  Y toda, toda esa pasta la paga el pueblo.  La pagan los portugueses, igual que la pagaron antes los griegos y los irlandeses.

Espero que nunca tengan que rescatar a España, no me apetece engordar con mi sangre a los señores de la chistera.  Y mucho menos que se aprovechen de los ahorros de mi tía.

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 3 min. Vídeo: 7 min.

Como ya nos imaginábamos, el fin de la crisis llegará el día que “los mercados” decidan que ya han ganado suficiente, que ya han sangrado a la vaca todo lo sangrable y que hay que dejarla que vuelva a engordar por un tiempo antes de sangrarla otra vez.  Pero fuera de esta casuística, sí que hay algunas medidas que se podrían tomar para frenar el control que “el capital” posee sobre el país y devolver en cierta medida la soberanía al pueblo.  Ved el vídeo, que no tiene desperdicio:

Desde luego, hay que ser valiente para aplicar estas medidas, muchos montarán en cólera y llegará el llanto y el crujir de dientes.  Algunos hablan ahora de eliminar los convenios colectivos, ligar los salarios a la productividad, trabajar un poquito más, cobrar un poquito menos…  ¿De verdad creéis que recortando los salarios se va a incentivar el consumo?

No importa quien lo diga, si los que se dicen de izquierdas o los que se esconden tras la derecha. Al “capital” le da igual el consumo, sólo quiere sangrar la vaca.  Cada vez me siento más borrego, más prisionero en el centro del redil, más esclavo.  Ayúdame a salir porque así te estarás ayudando a ti también.

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 8 min. Vídeo: 43 seg.

Desde hace algún tiempo se nos viene anunciando en la radio, televisión y prensa un nuevo tipo de bancos.  Se autoproclaman más transparentes, respetuosos con la sociedad y el medio ambiente, te informan de qué hacen con tu dinero y cuánto ganan con él.  Son la novedosa y llamativa BANCA CÍVICA.  Todo esto me hace reír, banca cívica, dicen… es como decir “robo social”, “hurto consentido” o “guerra preventiva”.  Pero vamos a ver de qué se trata exactamente y el grado de verdad que hay en ello.  Empecemos con el vídeo con el que ellos mismos se presentan:

Fíjate en los slogans del vídeo:

  • La banca cívica no te engaña.  ¿Significa esto que los que no son cívicos te engañan? Por supuesto que sí.  Ellos mismos hace algunos años no se anunciaban como banca cívica…
  • La banca cívica es transparente.  ¿Y los otros? Por lo visto son opacos, o sea, que no te enteras de lo que hacen con tu dinero.
  • Puedes fiarte de ellos.  De los otros no, por descontado.
  • La banca cívica te hace caso.  Me gustaría verlo con mis propios ojos.
  • Es tu dinero y tú decides. Por supuesto, nunca lo dudé, no hace falta que ellos digan que el dinero es nuestro.

Con esto ya hay suficiente como para llenar tres blogs.  Empecemos por el principio.  El grupo de la banca cívica la componen cuatro cajas de ahorros: la Caja de Navarra, la Caja de Canarias, la Caja de Burgos y Cajasol.  Dicen que son transparentes, que te informan de cuánto ganan con el dinero que tú has depositado en su entidad.  Me parece muy bien, pero no te hacen partícipe de esos beneficios, así que me da igual si ganan mucho o ganan poco, tú no ganas ni un céntimo más.  También dice que puedes elegir a qué obra social va destinado el porcentaje de beneficios que la ley les obliga a destinar a obra social.  Bueno, para los que están muy sensibilizados con la inclusión social, con la formación o con la promoción de los bienes históricos está perfecto.  Pero de todas formas lo van a hacer, ya hemos dicho que por el mero hecho de ser cajas de ahorro están obligados por ley a destinar parte de los beneficios a obras sociales.

Ventana

La Banca Cívica, ¿una ventana abierta a la esperanza o una falsa ilusión?

Analicemos más cosas.  Es de suponer que una banca cívica te ayudará a tener un más fácil y barato acceso a la vivienda, así que vamos a ver las condiciones que nos dan los cívicos para una nueva hipoteca (recordemos que actualmente el euribor ronda el 2%):

  • Tipo de interés: desde euribor + 0.90%
  • Tipo de interés inicial (durante 1 año): 3.5%
  • Comisión apertura: 1.30%, mínimo de 600€

Y en otra entidad, por ejemplo Barclays Bank (que no son de los cívicos), tenemos unas condiciones muy diferentes:

  • Tipo de interés: desde euribor + 0.66%
  • Tipo de interés inicial: no hay.
  • Comisión de apertura: 0%.

¿Dónde está el civismo?  Cobran más intereses (sobre todo durante el primer año) y cobran comisiones de apertura bastante abultadas.  Por otro lado, parece que sí que ofrecen mejores condiciones para los préstamos personales, donde sólo cobran un interés a partir del 7.5%, mientras que en otras entidades, como Santander, el interés es del 15.5%.  Si, sí, el abuso es menor.

En la otra mano, los depósitos que puedes hacer en la banca cívica oscilan desde el 2 al 5,25% en función del tiempo que dure el depósito, mientras que en otras entidades (como Barclays) sólo superan el 2% con unas determinadas condiciones de mercado que son muy difíciles de que se lleguen a cumplir.

Conclusiones:

  • La banca cívica ofrece hipotecas más caras que los bancos convencionales.
  • La banca cívica ofrece préstamos personales más baratos que los bancos convencionales.
  • Con los cívicos, puedes elegir a qué obra social van dirigidos parte de los beneficios, aunque los fueran a destinar a ese uso de todas formas.  Es una ilusión de falsa elección.
  • Parece que las cajas cívicas ofrecen mejores condiciones para los depósitos.

Las cartas están sobre la mesa, ahora la elección es tuya.

La verdad nos hará libres.

Foto: Omar Vieira


Tiempo de lectura: 3 min.  Enlace: 4 min.

Cito de EuropaSur.es:

Los españoles deben un 55% más de lo que tienen ahorrado

Familias y empresas residentes en España mantenían al cierre de 2010 una deuda de 1,782 billones de euros con las entidades financieras. En total, los créditos superan en 633.000 millones de euros a los depósitos.

Ver la noticia completa.

Básicamente, debemos 1.782.000.000.000 euros.  Esto quiere decir que anualmente pagamos de intereses (a una media del 5%), un total de 89.100.000.000 euros de beneficio para el banco, pagada por personas físicas y empresas.  Por supuesto, el endeudamiento de las instituciones públicas está al margen de todo esto.

Por otro lado, el producto interior bruto (valor de la producción de un país) de España en el año 2010 fue de 267.858.000.000 euros, según el instituto nacional de estadística.  La cuenta ahora es bien sencilla, dividimos el producto interior bruto entre los intereses que tenemos que pagar a los bancos y obtenemos… ¡¡¡ 3 !!!  Mmmm, dirán algunos, ¿Qué quiere decir este 3?  Significa que la tercera parte de lo que el país produce tenemos que emplearla en pagar a los bancos.  Y este gasto recae en las personas y las empresas.

 

¿Y ahora qué?
¿Y ahora qué?

 

Evidentemente, algo habrá que hacer.  La deuda debe ser cada vez mayor para que la economía pueda crecer, por eso nos incitan a comprar casas, coches, montar empresas… a pedir préstamos, en definitiva.  Además, las instituciones públicas también tienen deudas con las entidades financieras y esas deudas también las pagamos las personas y las empresas con nuestro trabajo y nuestros negocios.  No podemos trabajar eternamente para los bancos, llenando los bolsillos de unos pocos que, realmente, no hacen nada por el país y son los únicos que se enriquecen.

Debemos promover el cambio YA.  Otro mundo, un mundo mejor, es posible.

La verdad nos hará libres.

Foto: Omar Vieira


Hace unos días recibí la nómina en un sobre cerrado y la guardé en el bolsillo de la camisa.  Este hecho en si no tendría nada de particular excepto por dos razones de peso: tengo la suerte de contar con un empleo estable y por primera vez, me fijé en unos numeritos pequeñitos que aparecen en la parte de “deducciones”.  Centrándonos en la segunda de las razones (la primera daría para escribir todo un blog), al salir del trabajo y subir al coche recordé el sobre cerrado y lo abrí.  Al darme cuenta de la existencia de esos números “deductivos” mi formación técnica me llevó invariablemente a sumarlos.  Mal.  Muy mal.  La suma de todas las “deducciones” de mi salario sobrepasaba en algunas décimas el 33% del mismo.

Bala conmigo... beeeeee!

Tú y yo estamos juntos en el redil

Me llevé las manos a la cabeza de forma instintiva, dejando caer el papel impreso al frío y húmedo suelo, pues me encontraba en el aparcamiento.  La mayor parte se correspondía con el impuesto sobre la renta, ese dinero que hay que entregar a cuenta simplemente porque has recibido un pago por tu trabajo.  Otra parte se lo llevaban las cotizaciones a la seguridad social.  Y otra un plan de pensiones “de empresa”, pero que es obligatorio.  Total, que la mayor parte se la llevaba papá estado con sus impuestos.

Instintivamente, mientras conducía a casa, repasé los gastos más importantes a los que debía hacer frente en este mes.  Por descontado el segundo gasto más importante (después de los impuestos) se trataba de la hipoteca.  Otro 30%.  Mal no, peor.  Para disfrutar de un derecho fundamental recogido en la constitución tengo que renunciar a un tercio de mi salario.  Pero aún hay más, pues las facturas (agua, luz, teléfono, comunidad) se llevaban un 15% adicional.  Y estamos hablando de servicios de los que no se puede prescindir, obligatoriamente debo contar con esos servicios para llevar una vida digna.

Recapitulemos:

  • 4 meses al año trabajo para el estado, el equivalente a un 33% del salario.
  • Otros 4 meses trabajo para el banco, el 30% que se lleva la hipoteca.
  • Otro mes trabajo para mantener mi propia dignidad.  Tiene guasa que haya que trabajar para eso.

La cosa es realmente fuerte.  Sólo 3 meses al año trabajo para mi.  TRES MESES, de un total de DOCE.  Soy un esclavo, un borrego, un animal de granja.  Estoy dentro (muy dentro) del redil y no puedo escapar de él.  Con mi sangre mantengo el sistema.  Me gustaría decir que contribuyo a construir carreteras, a mantener los hospitales, las escuelas, los museos… pero esto es cierto sólo en parte, ya que una buena tajada de los impuestos son para pagar deudas que el estado tiene con los bancos.  Así que en realidad trabajo para el banco.  El capital es el que me puso el yugo y tiene la llave de mis cadenas.

Espero que tú seas diferente, aunque mucho me temo que estás junto a mí en el centro del redil.

Bala conmigo, borrego… beeeeeeeee!

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 9 min.

A estas alturas de la película, muchos ya sabéis que el dinero que existe en circulación tiene valor simplemente porque el Estado dice que lo tiene.  Ya no está basado en las reservas de oro ni de otros bienes del país, sino que se fundamenta en la deuda que el gobierno mantiene con los bancos.  En resumen: el dinero tiene valor porque el Estado dice que tenemos que aceptarlo en nuestras transacciones comerciales.  Por lo tanto, no es de extrañar que una moneda de cambio que carece de valor real fluctúe como realmente lo hace, cambie de valor cada dos por tres o tenga aquí un valor diferente del que tiene en el país de al lado.

Eliminemos el dinero

Poco a poco irá desapareciendo el dinero convencional

Entre todo el maremágnum de idas y venidas económicas, tanta estafa bancaria a nivel mundial y tanta crisis “de diseño”, surge una idea que dará un verdadero y tangible valor al dinero: EL BANCO DE BIENES.  Ya que el dinero ha perdido todo valor y credibilidad, esta idea surge como alternativa (más bien como un paso) hacia una sociedad que no esté basada en el valor de una enorme mentira.

El Banco de Bienes es un gran almacén que al principio estará vacío, careciendo de todo valor.  Una persona llegará al almacén y depositará allí un bien, entendiendo por “bien” algún objeto que posea cierto valor.  Veámoslo con un ejemplo: Zutano necesita alimentar a su familia pero no está dispuesto a pedir un préstamo porque ha perdido toda la confianza que tenía en los bancos tradicionales, así que acude al Banco de Bienes.  Consigo trae una bicicleta.  En el Banco de Bienes hay un tasador, que en base a unas reglas justas decide que la bicicleta de Zutano tiene un valor de 100 DAL (Dinero ALternativo).  Así que Zutano deja allí la bicicleta y se lleva en la cartera 100 DAL.  Estos DAL pueden ser billetes, cheques, monedas o apuntes en un libro, como queramos, pero estarán basados en el valor del bien depositado por Zutano.  Éste puede ahora, con su Dinero ALternativo, retirar cualquier objeto del almacén siempre que entregue a cambio un valor en DAL equivalente al valor del bien.

¿Qué pasará después?

En una primera instancia, Zutano no tendrá nada que llevarse salvo la propia bicicleta que depositó él mismo.  Pero a los pocos días el almacén irá llenándose de objetos.  Un agricultor podrá depositar allí el excedente de su producción en lugar de arrojarlo al río y recibir por él una cantidad de DAL.  Alguien que adquiera un televisor nuevo puede entregar al antiguo al Banco de Bienes (siempre que funcione) y recibir algunos DAL… y así sucesivamente.  Zutanito podrá por fin canjear sus DAL por algún alimento y sacarle así provecho a la bicicleta que tenía en el trastero y que ya no usaba.

Al cabo de un tiempo el almacén estará lleno y será necesario abrir una sucursal en otra ciudad, extendiendo así el ámbito de influencia del Dinero ALternativo.  Poco a poco algunos comercios que emplean el dinero tradicional empezarán a aceptar también los DAL como medio de pago, ya que saben que podrán canjearlos en el almacén (o en otros comercios) por bienes y servicios.  Y será un dinero que  nunca pierda valor, salvo la degradación natural de los bienes almacenados, porque siempre estará basado en objetos tangibles y no en la ilusión de la deuda como el dinero tradicional.  Ninguna entidad privada decidirá sobre el valor de los DAL (como ahora ocurre con el FMI o la Reserva Federal de EE.UU.), ya que el Banco de Bienes es una organización sin ánimo de lucro.

Eventualmente, algunos trabajadores comenzarán a recibir parte o la totalidad de su salario en DAL.  Cuanto mayor sea su difusión y su uso, mayor número de objetos podrán ser adquiridos con los DAL y mayor será su valor.  El primer día, los 100 DAL de Zutano valían poco porque sólo se podía adquirir una bicicleta, pero si disponemos de un almacén lleno de objetos y de múltiples comercios en los que podemos pagar con Dinero Alternativo, el valor de éste aumenta considerablemente.

¿Hay alguna base o antecedente para todo esto?

En Banco de Bienes se presenta como alternativa al dinero real.  La idea puede parecer descabellada, pero ya se han llevado a buen término iniciativas similares: algunas empresas pagan a sus empleados en especie, que es una forma de emplear un bien en lugar de dinero convencional.  Tabacalera pagaba parte del salario en vales que eran canjeables por objetos en ciertas tiendas (a decir verdad, bastantes).  Algunas eléctricas pagan una parte del sueldo de sus empleados con fluido eléctrico, otras empresas entregan vales de comida que pueden ser utilizados en muchos restaurantes… y estas iniciativas siempre han sido bien vistas por parte de los empleados.  Un vale de comida siempre valdrá por una comida, aunque el euro cambie de valor, al igual que un paquete de tabaco seguirá sirviendo para lo mismo (aunque no sea muy saludable) por muy alto que esté el euribor.

La idea del Banco de Bienes lleva ya un tiempo gestándose en diversos foros.  Un dinero que no pierde valor y que no está gestionado por los bancos ni el estado, libre de élites manipuladores… un sueño hecho realidad.

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 7 min.

En la noche de los tiempos, los hombres vivían en unión con la naturaleza.  Cazaban y recolectaban, desconocían la ciencia, sus vidas eran cortas y duras.  Pero eran libres, recogían el fruto de su propio trabajo y no dependían de nada ni nadie más que de ellos mismos.  Eventualmente, aprendieron la ganadería y la agricultura, aunque nunca dejaron de lado sus antiguas costumbres de la caza y la recolección.  En una ocasión, la mayor parte de los hombres de una tribu salieron en una partida de caza mientras que un pequeño grupo quedó al cuidado del rebaño de ovejas que recién habían aprendido a criar.

 

Se armaron con palos y con piedras, adueñándose del rebaño

Se armaron con palos y con piedras, adueñándose del rebaño

Los cuidadores del rebaño fueron escogidos entre los demás a causa de sus escasas cualidades para la caza (en realidad, para cualquier otra actividad física).  Vigilar las ovejas no representaba realmente un gran trabajo, así que tenían mucho tiempo libre para pensar.  Lo primero que se les ocurrió fue que el trabajo que les había tocado representaba un gran chollo, pero el chollo se acabaría en cuanto regresara la partida de caza.  Así que idearon una forma de prolongar esa situación de manera indefinida: se armaron con palos y con piedras, adueñándose del rebaño.  Se hicieron dueños de los medios de producción.

Cuando a los pocos días la partida de caza regresó portando las piezas, se encontró con que aquellos a quienes habían dejado a cargo del rebaño (los menos capaces de valerse por sí mismos) habían cambiado las reglas del juego.  Ahora ese pequeño grupo exigía una serie de condiciones al resto de la tribu:

  1. Para acceder a la leche, la lana y el estiércol del rebaño (comida, vestido y combustible) los demás debían proporcionarles toda la comida que ellos precisaban, tejerles vestidos y construir casas para ellos.
  2. La caza quedó prohibida, so pena de ser privados de los productos del rebaño.  Así obligaron a la tribu a depender exclusivamente del rebaño para su supervivencia.
  3. Los hombres de la tribu estaban obligados a cuidar de las ovejas, aunque ya no eran de su propiedad.  En caso contrario se exponían a ser apedreados por la pequeña élite armada.

Al principio, la tribu pensó en rebelarse pero los que portaban los palos mataron a uno de ellos y atajaron la rebelión antes de que ésta llegara a producirse.  Así que los demás comenzaron a seguir las normas que les habían impuesto, más por miedo que por otra cosa.  Con el tiempo, ese modo de vida se convirtió en costumbre y con el paso de las generaciones, los hijos de los hijos olvidaron que una vez el rebaño había pertenecido a TODA la tribu, no solamente a unos pocos.

Aún hoy, los medios de producción están en manos de unos pocos.  La gran masa se ve obligada a trabajar para tener acceso a los productos que les ofrece la élite, ya que prácticamente no existe otro modo de ganarse la vida.  La élite no trabaja, simplemente es dueña del rebaño porque lo heredó de sus antepasados.  Y todos los demás trabajamos para ellos, mantenemos y alimentamos su rebaño a cambio de las migajas del fruto de nuestro trabajo.

REBELIÓN YA !!!!!

La verdad nos hará libres.

A %d blogueros les gusta esto: