A todos nos gusta sentarnos en nuestro mullido sofá a ver un interesante y disputado partido de fútbol, sobre todo si juega nuestro equipo favorito y nos acompañan unos amigos que han traído unas cervezas.  Lo que nunca nos hemos parado a pensar es cuánto nos cuesta esa agradable tarde (en términos monetarios, me refiero, las discusiones con la pareja no entran en la cuenta).  Desgranemos uno por uno los gastos que acarrea ver el partido en casa:

Fútbol tele

Energía eléctrica.

La energía eléctrica cuesta unos 7 céntimos de euro por kilowatio hora.  Si la televisión estará encendida unas 2 horas y tiene una potencia de 300 watios (los nuevos LCD), el coste de funcionamiento es de 4,2 céntimos.  Además, si hace frío encenderemos el radiador (o el aparato de aire acondicionado), no queremos que nuestros amigos estén a disgusto.  Nuestro radiador es de 1000 watios y estará encendido el mismo tiempo que el televisor más la tertulia posterior, lo que hacen 21 céntimos.  Las luces también están encendidas, unos 100 watios por decir algo, que son 2 céntimos.  El total por energía es de 27.2 céntimos.

Amortizaciones.

También hay que contar con el coste unitario de cada hora de “funcionamiento” de los enseres que utilizamos.  El televisor, por ejemplo, tiene aproximadamente 60000 horas de funcionamiento.  Si nos ha costado 1000€, el partido sale por 3 céntimos.  No voy a contar el desgaste del sofá porque me parece excesivo, pero sí que voy a tener en cuenta la posibilidad de que algún despistado lo queme con un cigarro, pongamos el 0,01%.  Si el sofá costó 800€, el coste medio es de 8 céntimos.  En total: 11 céntimos.

Cachondeo.

Esto es opcional, pero… ¿Quién no ha llamado alguna vez a un amigo seguidor del equipo contrario si el que ha resultado vencedor ha sido el nuestro?  La llamada, si es a un móvil, puede salir por 30 céntimos, con suerte.  Las cervezas las traen los amigos pero las patatas fritas y los aperitivos las pone uno, así que como mínimo es 1€ más, tirando muy bajo.  Si además invitas a tabaco el presupuesto se dispara hasta un total de 4,30€ por el cachondeo.

La casa por la ventana.

Eso no es todo.  El partido puede ser de pago por visión (12€), podemos invitar a cubatas (15€) o a pizzas (30€).  Además podemos tener en cuenta el salario de la señora de la limpieza del día siguiente, que serán otros 20€.  El total es una locura, no se si sumar o dejarlo para vosotros…

Así que los gastos van desde unos paupérrimos 38 céntimos de euro hasta la friolera de casi 120€.  Casi, casi, sale más barato irse a ver el partido al bar de la esquina y ¡puede que sea más divertido!

La verdad nos hará libres.