Tag Archive: hipoteca



Tiempo de lectura: 5 min.

Desde la famosa “Crisis Ninja” de Leopoldo Abadía el tema de las hipotecas está a la orden del día.  Unos dicen que son el motor de la economía del país, otros que son la única manera de ser propietario y los más radicales que son un lastre social.  Hasta ahora nadie se había planteado el hecho de adquirir una vivienda sin pedir una hipoteca dado los precios son tan elevados que parece irrealizable.  Pero… ¿Es realmente tan difícil?

Casa, dinero, hipoteca...

¿Es posible pagar la casa a tocateja?

Vamos a estudiar un caso práctico.  Supongamos que acabamos de finalizar nuestros estudios universitarios, como ahora está vigente el plan Bolonia, las titulaciones son de 4 años, así que para ese entonces tenemos 22 añitos.  Como  por suerte somos unos chicos JASP, conseguimos un trabajito que no está nada mal en el que cobramos la nada desdeñable cantidad de 25.000€ brutos anuales.  Después de pagar nuestros impuestos contamos con 19.662 euritos para gastar.  O para ahorrar.  Con estudios y trabajo nuestra novia comienza a presionar, así que nos vemos en la tesitura de tener que comprar una casa, nada del otro mundo, un apartamento de dos habitaciones por el módico precio de 120.000€.  De momento, y tras estudiarlo un poco, nos encontramos con tres posibles alternativas:

Caso 1:  Comprar, pagar.

Como lees.  Primero compramos la casa y luego la pagamos.  El banco nos presta el dinero, obviamente.  A un interés total del 3% (razonable) y con un plazo de 25 años nos queda una hipoteca de 569 eurazos.  Cinco lustros pagando y la ventaja de disfrutar de la casa desde el primer año.  El problema es que al final la broma nos sale por 170.700€, que son 50.700 euros más que el precio inicial.

Caso 2:  Ahorrar, comprar.

Suena extraño, pero es posible.  Imaginemos que nos quedamos en casa de papá y ahorramos cada mes los 569€ que costaría la hipotética y patética hipoteca.  A eso le sumamos unos 210€ mensuales en concepto de recibos (luz, agua, gas, teléfono, seguros, ibi, comunidad), con lo que AL AÑO nos encontramos con 9348€ en nuestra cuenta.  Resulta que hemos estudiado económicas, así que sabemos manejar un poquito el dinero y lo invertimos a un plazo fijo anual del 4%.  Al año siguiente reinvertimos lo ganado, lo anterior y lo ahorrado durante el segundo año, y así sucesivamente.  Recordemos que los 4 últimos años podremos desgravarnos gracias a las cuentas de ahorro-vivienda, que permiten aumentar el ahorro en 1352€ anuales, que también sumamos al plazo fijo.  Resulta que al final del año 10 nos encontramos con 129.763€, así que podemos pagar la casa a tocateja y encima contamos con 9763€ para darnos un homenaje.  Viviremos en casa de nuestros padres hasta los 32 años (mucha gente lo hace) pero nunca jamás le deberemos dinero al banco.

Caso 3:  Ahorrar, comprar, pagar.

Para no ser drásticos analicemos también un caso intermedio.  Ahorramos durante 4 añitos y luego pedimos una hipoteca.  Recordemos que podemos desgravarnos gracias a la cuenta ahorro-vivienda y que reinvertimos las ganancias en un plazo fijo.  Así, nos encontramos al final del año 4 con 55.907€, compramos el piso y pedimos el resto.  Pagaremos 529€ durante 12 años, con lo que hemos reducido el plazo total de compra de 25 a 16 años.

Por supuesto, todo esto se reduce a la mitad si nuestra novia también trabaja, que para algo ha estudiado la chiquilla.  De esta forma, con el caso 2 (ahorrar, comprar) podemos estar viviendo en nuestro piso en solo 5 años, sin hipoteca.  ¿Lo véis claro?

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Tiempo de lectura: 8 min. Vídeo: 43 seg.

Desde hace algún tiempo se nos viene anunciando en la radio, televisión y prensa un nuevo tipo de bancos.  Se autoproclaman más transparentes, respetuosos con la sociedad y el medio ambiente, te informan de qué hacen con tu dinero y cuánto ganan con él.  Son la novedosa y llamativa BANCA CÍVICA.  Todo esto me hace reír, banca cívica, dicen… es como decir “robo social”, “hurto consentido” o “guerra preventiva”.  Pero vamos a ver de qué se trata exactamente y el grado de verdad que hay en ello.  Empecemos con el vídeo con el que ellos mismos se presentan:

Fíjate en los slogans del vídeo:

  • La banca cívica no te engaña.  ¿Significa esto que los que no son cívicos te engañan? Por supuesto que sí.  Ellos mismos hace algunos años no se anunciaban como banca cívica…
  • La banca cívica es transparente.  ¿Y los otros? Por lo visto son opacos, o sea, que no te enteras de lo que hacen con tu dinero.
  • Puedes fiarte de ellos.  De los otros no, por descontado.
  • La banca cívica te hace caso.  Me gustaría verlo con mis propios ojos.
  • Es tu dinero y tú decides. Por supuesto, nunca lo dudé, no hace falta que ellos digan que el dinero es nuestro.

Con esto ya hay suficiente como para llenar tres blogs.  Empecemos por el principio.  El grupo de la banca cívica la componen cuatro cajas de ahorros: la Caja de Navarra, la Caja de Canarias, la Caja de Burgos y Cajasol.  Dicen que son transparentes, que te informan de cuánto ganan con el dinero que tú has depositado en su entidad.  Me parece muy bien, pero no te hacen partícipe de esos beneficios, así que me da igual si ganan mucho o ganan poco, tú no ganas ni un céntimo más.  También dice que puedes elegir a qué obra social va destinado el porcentaje de beneficios que la ley les obliga a destinar a obra social.  Bueno, para los que están muy sensibilizados con la inclusión social, con la formación o con la promoción de los bienes históricos está perfecto.  Pero de todas formas lo van a hacer, ya hemos dicho que por el mero hecho de ser cajas de ahorro están obligados por ley a destinar parte de los beneficios a obras sociales.

Ventana

La Banca Cívica, ¿una ventana abierta a la esperanza o una falsa ilusión?

Analicemos más cosas.  Es de suponer que una banca cívica te ayudará a tener un más fácil y barato acceso a la vivienda, así que vamos a ver las condiciones que nos dan los cívicos para una nueva hipoteca (recordemos que actualmente el euribor ronda el 2%):

  • Tipo de interés: desde euribor + 0.90%
  • Tipo de interés inicial (durante 1 año): 3.5%
  • Comisión apertura: 1.30%, mínimo de 600€

Y en otra entidad, por ejemplo Barclays Bank (que no son de los cívicos), tenemos unas condiciones muy diferentes:

  • Tipo de interés: desde euribor + 0.66%
  • Tipo de interés inicial: no hay.
  • Comisión de apertura: 0%.

¿Dónde está el civismo?  Cobran más intereses (sobre todo durante el primer año) y cobran comisiones de apertura bastante abultadas.  Por otro lado, parece que sí que ofrecen mejores condiciones para los préstamos personales, donde sólo cobran un interés a partir del 7.5%, mientras que en otras entidades, como Santander, el interés es del 15.5%.  Si, sí, el abuso es menor.

En la otra mano, los depósitos que puedes hacer en la banca cívica oscilan desde el 2 al 5,25% en función del tiempo que dure el depósito, mientras que en otras entidades (como Barclays) sólo superan el 2% con unas determinadas condiciones de mercado que son muy difíciles de que se lleguen a cumplir.

Conclusiones:

  • La banca cívica ofrece hipotecas más caras que los bancos convencionales.
  • La banca cívica ofrece préstamos personales más baratos que los bancos convencionales.
  • Con los cívicos, puedes elegir a qué obra social van dirigidos parte de los beneficios, aunque los fueran a destinar a ese uso de todas formas.  Es una ilusión de falsa elección.
  • Parece que las cajas cívicas ofrecen mejores condiciones para los depósitos.

Las cartas están sobre la mesa, ahora la elección es tuya.

La verdad nos hará libres.

Foto: Omar Vieira

A %d blogueros les gusta esto: