Al finalizar el año hacemos cuentas de todo lo sucedido desde el 1 de Enero, tratamos de cuadrar el balance de lo pasado, de los buenos momentos y de los ratos amargos, las acciones que han beneficiado a otros y las veces que hemos hecho la puñeta.  Y descubrimos que no todo lo que ha pasado nos gusta, querríamos cambiar algunas cosas pero en este universo eso es imposible, lo hecho, hecho está.  Así que nos proponemos cambiar algo de nosotros, limar asperezas, quitar algo de cáscara y quedarnos con la esencia, la pulpa, el jugo.  Y como bien decía Sun Tzu, hay que marcarse unos objetivos alcanzables y realizables a medio plazo.  Los objetivos aún están por definir, pero el plazo es bien conocido: el año que viene.

 

New year's resolutions. Propósitos de año nuevo.

 

¿Cuáles son los propósitos de año nuevo más perseguidos?  Vamos a ver unos cuantos…

1. Dejar de fumar. Siempre es difícil cambiar los hábitos y más cuando se trata de algo físico o químico, de una dependencia como ésta.  El servicio de salud pública ofrece un novedoso programa que está obteniendo buenos resultados y también tenemos la opción de las terapias de hipnosis, que he podido comprobar que son muy efectivas.

2. Adelgazar. Lo que todos queremos.  Comer menos grasas, más verduras, menos carne, más fruta…  Evitar las cenas pantagruélicas, tomar menos alcohol y un sinfín de tantas cosas que jamás terminaría de enumerarlas.  De momento os puedo recomendar la dieta Dukan, que he comprobado que es efectiva.  También os puede ayudar leer este artículo, o este otro.

3. Terminar los estudios. Retomar aquellos estudios que dejamos a la mitad siempre es una buena idea.  Nunca sabemos cuando podrá hacernos falta contar con el título, además de que, aunque no lo creáis, algo se aprenderá en el proceso.

4. Hacer ejercicio. Sin duda es uno de los propósitos más comunes.  En Enero, las colas para matricularse en los gimnasios y piscinas son interminables.  Lo malo es que la mayor parte de la gente abandona mucho antes del verano, ni siquiera la operación bikini les motiva a continuar.  Lo mejor es plantarse una meta alcanzable, como hacer ejercicio un día en semana, pero que sepamos que podamos cumplir.

5. Mejorar en el trabajo. Para ello puede ayudarnos también el propósito nº3 (terminar los estudios).  Obtener un nuevo puesto de mayor categoría, aumentar en salario o reducir las horas de trabajo, todos ellos son similares y nos llevan a una mayor calidad de vida y al reconocimiento social.  Aunque también podemos buscar el reconocimiento social por otros medios diferentes del trabajo.

6. Dedicar más tiempo a la familia. Muchas veces la pareja o los hijos demandan tiempo, un tiempo que nos decimos a nosotros mismos que no tenemos simplemente por no hacer el esfuerzo de buscarlo.  Tal vez si viéramos menos la televisión, trabajáramos menos o, simplemente, dejáramos de perder el tiempo en tonterías, tendríamos más posibilidades de dedicárselo a quienes más queremos.  También puede extenderse a los amigos, que también hay que cuidarlos.

7. Otros. Colaborar con alguna causa justa, ver menos la televisión, leer más, escuchar a los demás, tratar mejor a tal o cual persona, meditar a diario, viajar… todos van encaminados a una vida mejor para nosotros y los que nos rodean.

En cierta ocasión alguien me dijo que se había propuesto “ser malo” para el año siguiente, ya que en este mundo siempre triunfa el mal, ascienden al esquirol, el dinero es de los que carecen de escrúpulos y la vida parece sonreir a los que no paran de dar la lata.  Amigo, ¡Qué equivocado estabas! Espero que hayas reflexionado y que tus propósitos para el 2011 sean positivos.

De momento el mío es seguir escribiendo verdades… ¿Cuáles son los tuyos?

La verdad nos hará libres.