Tag Archive: mentira



“Este país atraviesa un momento delicado, tenemos que asumir enormes sacrificios para que podamos salir de la crisis que nosotros mismos hemos provocado con nuestros abusos y nuestras deudas, por querer vivir como los ricos siendo pobres, por nuestro egoísmo y materialismo.  Por eso, ahora, austeridad y ¡a pagar por los servicios básicos!“.

No, no os habéis equivocado de blog, estáis en “Nada más que la verdad”.  Este es el discurso con el que nos bombardean a diario, una mentira que, a fuerza de repetirla en la tele a todas horas, nos estamos creyendo a pies juntillas.  Una mentira que ha llevado a la ruina a casi seis millones de familias, una mentira que trastorna la visión que la mayoría de la gente tiene de la realidad.  Pero, por suerte, es una mentira que ha sacado a las calles a cientos de miles de personas en todo el país.

Indignados en Algeciras (12M-15M)

Indignados en Algeciras (12M-15M)

La BBC habla de decenas de miles de personas en Madrid, aunque fuentes del Ministerio de Interior rebajan esa cifra a treinta mil.  La misma fuente cita que “no menos de cuarenta y cinco mil personas se congregaron en Barcelona”, aunque para el ministerio no superaran los veinte mil.  Las autoridades anunciarion que no desalojarían Sol a menos que se acampase, pero lo cierto es que a las cinco de la madrugada ya estaban desalojando y deteniendo a gente. Yo no soy muy aficionado al campismo, pero creo que permanecer en una plaza por menos de diez horas no es acampar.

Manifestación en Algeciras (12M-15M)

Manifestación en Algeciras (12M-15M)

El aniversario del 15M ha llegado en un momento perfecto para avivar la llama de la protesta.  En medio de fuertes y crecientes recortes que solo benefician a los bancos y los especuladores (pobrecillos, no vaya a ser que no puedan cobrar sus bonos millonarios), en medio de un maremágnum de desigualdades y dramas sociales, en mitad de una tempestad de mentiras a voces y verdades calladas, se alza la clama del pueblo.

Desgraciadamente no es más que una vocecilla.  Los cientos de miles de indignados deberían haber sido millones (concretamente, 5.639.500 según el instituto nacional de estadística).  Cada vez me sorprende más el buen trabajo que están haciendo los poderes fácticos.  Como el  “Sálvame” y el Real Madrid callan las voces de los que deberían de estar acampados, no solo en Sol, sino en todas las demás plazas.  Porque estoy seguro de que más de cinco millones de personas y sus familias no caben en todas las plazas de España.

La verdad nos hará libres.

Fotos: Nada más que la verdad

Si te gustó esta entrada, compártela usando los botones sociales que encontrarás más al final del texto o déjanos un comentario para que tu voz sea escuchada y no clame en el desierto, además tal vez también te gusten:

Sistema electoral españolLa verdad sobre las manifestaciones del 15MLa verdad sobre ¡Indignaos!

 


Vergonzoso es que para mantener el status quo de políticos y banqueros tengan que subir los impuestos en España.  Vergonzoso es que para pagar la inmensa deuda pública a la que nos han llevado haya que realizar recortes en servicios básicos como sanidad y educación.  Vergonzoso es que miles de aulas españolas no cuenten con calefacción para ahorrar en la factura de la luz.  Pero que a unos niños se les atice y encarcele por reivindicar sus derechos más fundamentales no es vergonzoso, es INDIGNANTE.

images?q=tbn:ANd9GcSRH35OB6DBCHp6b5W6cUGLa policía se enfrenta a los manifestantes

Los útimos acontecimientos vividos en torno al IES Lluis Vives son un claro ejemplo del modelo político que sufrimos en la actualidad.  En lugar de escuchar las súplicas y protestas de estudiantes que solo quieren labrarse un futuro, los poderes públicos mandan a sus sabuesos a acallar las voces de los manifestantes con sus porras y mordiscos.  Sería mucho más sencillo poner en marcha proyectos de eficiencia energética mediante energía solar, estudiar fuentes de calefacción alternativas o incluso sentarse a debatir con los propios estudiantes para que sean ellos mismos los que propongan soluciones.  Pero jamás se debe llegar a las manos, y mucho menos contra menores.

A los detenidos se les aplican medidas excesivas, que les impiden ver a sus padres o tutores, como si fueran terroristas.  Señora Sánchez de León, difícilmente podría haberlo hecho peor.  Váyase, renuncie a su cargo antes de que sea destituida, reconozca el mal que ha causado y dignifíquese (al menos en parte) con su dimisión.  Haga acopio de la honra que le quede y permita que sean otros los que arreglen este desaguisado, ya no le queremos como representante del Gobierno.

A los jóvenes manifestantes y detenidos queremos darle todo nuestro apoyo, esos sí que son los españoles del mañana.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada tal vez también te gusten:

15M el movimiento no decaeSistema electoral españolLa verdad sobre la revolución


Tal vez la biografía más discutida y polémica sobre el “Che” es la que llegó de la mano de John Lee Anderson, periodista norteamericano especializado en temas latinoamericanos.  Anderson se estableció durante tres años en Cuba para estudiar archivos cubanos hasta entonces inaccesibles para el resto de periodistas.  Es por eso que se esperaba de él un libro pro-castrista, aunque la salida a la luz de temas como los juicios sumarios y las diferencias con Fidel demostraron que el libro resultó ser muy objetivo.

Portada del libro de J.L. Anderson

Portada del libro de John Lee Anderson

 Sin entrar en reseñas (podéis ver una muy buena aquí) ni en análisis (otro muy correcto aquí), vamos a centrarnos en las razones por las que la figura del Che sigue siendo hoy en día un símbolo para revolucionarios (e iconoclastas) de todo el mundo:

  • A pesar de todas las dificultades con las que tuvo que enfrentarse, el Che siguió fiel a sus principios hasta el final.
  • Es un ejemplo de sacrificio personal por una causa (la revolución).  Lo demuestran su lucha contra el asma y el alejamiento de su familia.
  • Una vez cumplido su primer objetivo (el éxito de la revolución cubana) quiso compartirlo con otros países, extendiendo la revolución al Congo y Bolivia, entre otros.
  • Dirigía personalmente las columnas guerrilleras, por lo que es un ejemplo de liderazgo.

Demostró que la educación es la base para evitar el sometimiento de los pueblos.  Una población instruida será más difícil de manipular.  Desgraciadamente, aunque el analfabetismo está prácticamente erradicado en occidente, son muchos los “iletrados” que, aunque cuentan con estudios superiores, carecen de pensamiento crítico y se dejan llevar por lo que los poderes fácticos les dictan.

Aún hoy, más de cuarenta años después de su muerte, el ejemplo del Che y sus máximas son perfectamente aplicables:

  • “No creo que seamos parientes muy cercanos, pero si usted es capaz de temblar de indignación cada vez que se comete una injusticia en el mundo, somos compañeros, que es más importante”.
  • “Sueña y serás libre en espíritu, lucha y serás libre en vida” .
  • “Sólo existe un sentimiento mayor que el amor a la libertad: el odio al que te la quita”.
  • “No se vive celebrando victorias, sino superando derrotas”.

Como dice el Che, la libertad comienza por darse cuenta de que un mundo mejor es posible, de que las condiciones que pueden llevarnos a una vida plena están ahí y que el único impedimento para alcanzarla es la codicia de otra persona.  A partir de ese punto, de ese despertar emocional, debe comenzar el camino de acciones que llevarán en última instancia a la liberación.  Para empezar desde abajo podemos poner en práctica unas cuantas:

  1. Apagar la televisión.  La tele es el transmisor de mentiras más eficaz que jamás se ha creado.
  2. Poner en duda todas las “guerras preventivas”.  La mayoría de ellas solo tienen un interés económico y muy poco de humanitario.
  3. Comprar lo necesario.  Adquirir productos que realmente no necesitamos es “consumir” los recursos naturales hasta agotarlos.
  4. Reducir nuestro grado de dependencia del sistema.  Minimiza los préstamos, elimina las tarjetas de crédito, no compres cosas que sean caras de mantener…
  5. Transmitir la libertad con el ejemplo.  No te avergüences de ser el único que no tiene un coche caro o unas zapatillas de marca, los verdaderos esclavos son ellos.

Solo con eso ya habremos recorrido la mitad del camino.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Desde hace ya algún tiempo, en los foros y reuniones sobre política y bienestar social ronda una pregunta que nos trae a todos de cabeza.  A pesar de la crisis, a pesar de los cinco millones de parados, a pesar de los abusos de los bancos, de los millones de trabajadores en precario, sin contrato y sin derechos, a pesar de que estudiar sirve de bien poco… ¿Por qué la sociedad española no se levanta contra el gobierno?  ¿Será que no son conscientes de la realidad, que no se han enterado de los escándalos de corrupción, de que las mismas empresas que los exprimen alcanzan beneficios monstruosos?  ¿Será que no leen los periódicos, no ven la televisión y no conocen la situación de su vecino?

Rellena el formulario

Rellena este formulario y firma tu conformismo de por vida

Nada de eso.  La sociedad española (y por extensión, la mundial) es muy consciente de todo ello.  Sabe perfectamente la magnitud de la gran sequía económica a la que nos tienen sometidos.  Entonces… ¿Por qué el pueblo no se levanta? El movimiento 15M por fin parece que está llevando a cabo una campaña de concienciación que, a mi juicio, es preparatoria para acciones futuras, pero de momento es a todas luces insuficiente.  Para contestar a LA PREGUNTA necesitamos antes conocer un poco sobre revoluciones que ocurrieron en el pasado.

La revolución francesa (1789), por ejemplo, la propiciaron diversos factores entre los que destacaban el gran descontento popular, la hambruna que sufría el pueblo y una enorme deuda externa (originada por las guerras) que oprimía a la nación.  Más recientemente, la revolución rusa de 1905 fue desencadenada a raíz de una marcha campesina que pedía mejoras laborales al zar (el Domingo Sangriento) y que acabó siendo brutalmente reprendida por los cosacos.  Hay más ejemplos, como el de la revolución cubana de 1959, donde el pueblo se levantó en armas, instigados por Fidel Castro, en contra del dictador Batista.  Las pésimas condiciones en las que vivían los campesinos cubanos propició la revolución.

Después de tantos casos de revueltas exitosas (todas ellas consiguieron derrocar al gobierno) los poderosos han aprendido que hay ciertos límites que no se pueden cruzar.  Existe una barrera imaginaria que, en caso de traspasarla, llevará al pueblo a levantarse, a alzar sus voces al unísono, a realizar sacrificios personales en favor del bien común.  En definitiva: el pueblo no puede pasar hambre.  Si al pueblo le falta lo más básico, no tendrá nada que perder y se arriesgará a todo, incluso a morir, a cambio de la posibilidad de una vida mejor.  Por eso existen cierto tipo de cosas, como el subsidio del paro, ayudas gubernamentales eternas a los necesitados, los famosos 426€, etc.  No importa cuánto se gaste, siempre será mejor que un levantamiento popular.  Además, de todas formas va a ser el pueblo el que lo pague.  Y con intereses…

Los esfuerzos deben dirigirse a erradicar la pobreza, no a paliarla.  Así nos va.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


A todas horas vemos en los telediarios noticias que hablan sobre los mercados.  Los mercados exigen reformas para España, los mercados exigen niveles altos en la prima de riesgo de la deuda española, los mercados recelan del presidente electo de Perú… parece que los mercados lo controlan todo, influyen en todo, urgen a los gobiernos a seguir sus directrices.  Los mercados necesitan saber, exigen saber el rumbo de la política.  Los mercados están íntimamente ligados al devenir de nuestras vidas, por lo tanto.  Pero, ¿Quienes son realmente esos mercados? Y lo que es más importante: ¿Quienes los controlan?

Los mercados, esos grandes desconocidos

Ojalá comprender los mercados fuera tan fácil como comparar los precios en la frutería del barrio

Cuando el simpático presentador de informativos habla sobre “los mercados” en realidad se está refiriendo a los mercados financieros.  Estos mercados financieros se componen de lo siguiente (está perfectamente explicado en este documento, pero para ahorraros sus 38 páginas, lo explico brevemente) :

  • La bolsa (mercado de capitales a largo plazo).
  • Un mercado monetario.
  • Un mercado de cambios (capitales a corto y medio plazo).
  • Un mercado de tipos de interés.
  • Un mercado de materias primas.
  • Un mercado de productos derivados.

De todos ellos el que más nos sonará será posiblemente La Bolsa.  La Bolsa es una empresa, una empresa que posibilita que otras empresas comercien con acciones y obligaciones.  Las acciones son pequeñas partes de una empresa, que cualquiera puede comprar.  Las obligaciones, por su parte, son préstamos que el que la compra ofrece a una empresa.   Así, vemos que el mercado bursátil está compuesto por las grandes empresas de un país (las que cotizan en bolsa).  El resto de “mercados” son similares, solo que los productos con los que se comercia son diferentes.

Los mercados monetario, de cambios y de tipos de interés, están integrados por los bancos centrales, los bancos privados, las empresas multinacionales, que son los que influyen en la emisión de dinero y deuda, las tasas de interés (el valor del dinero) y los valores de cambio entre las diferentes monedas.    Los mercados de materias primas y de productos derivados también los forman las grandes empresas, que acuden a ellos en busca de inputs y para vender sus excedentes de outputs fuera de sus países de origen.

Total, estamos viendo que los mercados están controlados por los bancos y las grandes corporaciones.  No olvidemos a los especuladores, que mediante artimañas de ética dudosa acaparan tal o cual acción, compran una u otra materia prima para subir o bajar los precios a su antojo y así beneficiarse en el corto plazo.  Así, especuladores, bancos y corporaciones manejan los mercados a placer, son ellos los que controlan el devenir económico, los flujos monetarios, la producción de materias primas y la venta de productos y servicios.

Ahora volvamos al principio.  Los mercados exigen “cosas” a los dirigentes políticos, que ellos corren prestos a conceder, porque “lo exigen los mercados”.  Y estas decisiones, como el abaratamiento de los despidos, la reducción de beneficios sociales para favorecer la creación de empresas, las subidas de impuestos… recaen directamente en perjuicio de los ciudadanos.  Son los mercados los que deciden, son los mercados los que gobiernan.  Y eso es lo mismo que decir que quienes gobiernan son los bancos y las grandes corporaciones.

Ahí está el verdadero problema.  Nadie ha elegido ser gobernado por esos señores.  A los políticos les votamos, pero solo para que sus hilos sean movidos por “los mercados”.   A los mercados nadie los vota, no hay elecciones para elegir al presidente del Banco de Santander ni al consejo de dirección de Telefónica.  Estos cargos son designados a dedo por los accionistas mayoritarios, que suelen ser otros bancos u otras grandes corporaciones.  Ellos se lo guisan y ellos se lo comen.

Y el pueblo, mientras tanto, nos comemos con papas nuestros inútiles votos.

¡Democracia Real Ya!

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 5 min.

A pesar de la dureza del desalojo de la Plaza Cataluña en Barcelona y de las cargas policiales y gases lacrimógenos que recibieron los manifestantes que apoyaban al 15M en la plaza de la Bastilla de París (lo pudimos ver en directo a través un móvil), el movimiento no decae.  A pesar de los detenidos en la acampada de Granada, las críticas a los manifestantes en los medios y las protestas de los comerciantes de Sol, el movimiento sigue en pié.

Mural en blanco

Nosotros dibujamos nuestro futuro

Nuevas iniciativas surgen a diario, unas provienen de los promotores de Democracia Real Ya y otras de los acampados en las plazas españolas.  Incluso algunas no tienen un origen conocido, como la convocatoria a sacar 155€ del banco como medida de protesta por la situación actual y solidaridad con el movimiento 15M.  Una de las que sí convocó la plataforma DRY fueron las concentraciones #confloresalassiete en protesta por la brutal “limpieza” de la acampada de Barcelona, reuniendo a miles de personas portando flores en las plazas españolas.  El movimiento no decae.

Los grupos de apoyo en facebook son cada vez más numerosos, cada acampada tiene el suyo y en las ciudades donde no se acampa se crean grupos para preparar las asambleas o simplemente para concienciar.  Decenas de webs y blogs dan muestras de apoyo con post y comentarios, incluso aquellos cuya temática a priori no tiene nada que ver con lo social.  Personalidades del mundo literario, profesores universitarios y pensadores en general dan muestras de respaldo a los acampados.  El movimiento sigue en pié.

Con flores a las 7

Una chica sostiene un ramillete en la concentración de #confloresalassiete en Algeciras

Y lo que está por venir.  DRY convoca una manifestación a nivel mundial para el 15 de Octubre y prepara una iniciativa legislativa popular para la reforma de la ley electoral general, aún a sabiendas de que, al tratarse ésta de una ley orgánica, será difícil.  Los acampados de Sol reorganizan el campamento y deciden continuar con sus reivindicacionesEl movimiento no decae.

Mientras tanto, las muestras de repulsa y desprecio son criticadas y condenadas, como la de este policía que declaró a través de facebook que “no he podido dar ni una colleja”.  Se pide la dimisión del consejero de Interior,  Felip Puig, autodeclarado responsable de la intervención policial, mientras que el consejo de Europa investiga los hechos de Plaza Cataluña.  El movimiento sigue en pié.

Por todo eso (y por mucho más) estuve en las protestas del 15 de Mayo y fui con flores a la plaza.  Por todo eso saqué 155 euros del banco y di mi apoyo la reforma de la ley electoral.  Por todo eso acudiré a la manifestación del 15 de Octubre.  Hazlo tú también.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Tiempo de lectura: 5 min.

Desde hace algunos meses circula por los foros de internet, las redes sociales y los blogs una peculiar iniciativa: convocar una manifestación para el día 15 de Mayo, en contra de… ¿En contra de qué? Que nos lo expliquen ellos mismos a través de su manifiesto:

Convocatoria del 15M

Nosotros los desempleados, los mal remunerados, los subcontratados, los precarios, los jóvenes… queremos un cambio y un futuro digno. Estamos hartos de reformas antisociales, de que nos dejen en el paro, de que los bancos que han provocado la crisis nos suban las hipotecas o se queden con nuestras viviendas, de que nos impongan leyes que limitan nuestra libertad en beneficio de los poderosos. Acusamos a los poderes políticos y económicos de nuestra precaria situación y exigimos un cambio de rumbo.

Muchos dijeron que la iniciativa del 15M no iba a llegar a ninguna parte, que éstos no eran más que un grupúsculo de jóvenes exaltados en busca de protagonismo, o simplemente con ganas de “liarla parda”.  Pero la conciencia ciudadana, invariablemente, siguió su curso natural.  Poco a poco les fueron apoyando otros movimientos sociales (como el “estado del malestar” y la plataforma “no les votes“), se organizaron en grupos por ciudades, crearon eventos, pegaron carteles… hasta que por fin llegó el gran día, la hora H del día D (ejem, las seis de la tarde del día 15).

Se desplegaron las pancartas

Se desplegaron las pancartas

Tímidamente al principio, todos aquellos que decidieron secundar la convocatoria se fueron reuniendo en los puntos de encuentro.  La primera impresión no fue muy positiva, poca gente, mucha presencia policial y algunas fuerzas políticas minoritarias que habían aprovechado el desencanto general para hacer campaña (no citaré cuáles para no darles mayor bombo).  Pero a medida que fueron pasando los minutos la cosa empezó a animarse.  Más y más gente fue apareciendo, se desplegaron las pancartas, se repartieron los carteles, se leyeron los manifiestos… Por supuesto, la prensa no tenía la más mínima intención de perderse un detalle y tomaba fotografías a diestro y siniestro, acercando la oreja a los corrillos para tratar de “captar” conversaciones que quedaban registradas en sus blocs.

Manifestantes en Algeciras

Manifestantes en Algeciras

Luego empezó la marcha.  Escoltados por la policía (no podía ser de otra forma), los manifestantes recorrieron las calles de más de 60 ciudades españolas.  Desde las plazas más céntricas hasta las subdelegaciones del gobierno o los palacios de justicia.  Mucho ruido.  Mucha protesta.  Muchas voces alzadas.  Poca violencia (excepto casos aislados, como el de Madrid).  Ya está bien de tanto abuso, los mercados financieros no hacen más que ordeñar y sangrar al pueblo, pero el pueblo ya se ha cansado y ha iniciado su revolución.  A grito alzado se ponían Islandia y su revolución pacífica como ejemplo.  Palmas, pitos, cacerolas.  Y la mirada atenta de la policía, los guardianes del poder.  Se hicieron paradas en puntos emblemáticos (centrales sindicales, sucursales bancarias…) donde cada cual se llevó su repaso y su tanda de pitos.  Hasta que el “puñado de exaltados” (según los más derrotistas) llegó a su punto de destino.

Sentada en los juzgados

Nuevos manifiestos al final del trayecto

Los Juzgados.  La subdelegación del gobierno.  La sede de tal o cual banco.  Da igual.  Todos representan lo mismo: el poder del dinero.  Y allí, más protestas, nuevas voces, nuevos manifiestos, más datos indignantes coreados a los cuatro vientos.  Como epílogo queda una próxima convocatoria para emprender más acciones, más jornadas de protesta y más movilizaciones, como las acampadas que se están llevando a cabo en Sol (Madrid) y en otras capitales españolas.  La prensa, como siempre, se toma la libertad de decir lo que le conviene a los poderosos.  Han tachado la iniciativa de “extrema izquierda” (nada más lejos de la realidad).  También ha habido repercusión  mediática en el Washington Post y en periódicos rusos.

Dirán que eran cuatro gatos, que es una mera ilusión, que sólo eran tres exaltados… yo estuve allí, y fue muy real.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Dicen que antiguamente, en un periodo de la historia muy anterior a lo que recuerdan los anales, habitaba en La Tierra una raza de seres inteligentes.  Estos seres (los llamaremos, simplemente, “los seres”) poseían la capacidad de comunicación aunque no eran capaces de hablar.  La transmisión de la información entre los individuos se llevaba a cabo mediante un lenguaje de signos muy rudimentario que sólo permitía compartir acciones y conceptos muy básicos.  Las ideas complejas (la envidia, lo abstracto, el razonamiento…) tras muchas dificultades podían ser comprendidas por los seres pero tenían que aprenderlas por si mismos o en pequeños grupos, ya que la propia naturaleza del lenguaje impedía que otros se las enseñaran.

Los conceptos elevados debían ser aprendidos por uno mismo

Los conceptos elevados debían ser aprendidos por uno mismo

Eventualmente una familia, al ver como un lobo  una y otra vez robaba las ovejas que con tanto esfuerzo habían criado, comprendió el concepto de apropiarse del trabajo y de los bienes ajenos.  Como el lobo, decidieron que había llegado la hora de que otros trabajaran para ellos.  Primero, engañaron a sus vecinos para que se ocuparan de los rebaños de las dos familias.  Los vecinos no comprendían muy bien lo que estaba pasando, pero acabaron criando dos rebaños en lugar de uno.  Cuando llegaba el momento de ordeñar y esquilar, era la primera familia la que e ocupaba de hacerlo y sólo repartía con los vecinos una pequeña parte de la leche y la lana.

El padre de la familia “despierta” no tardó en darse cuenta de que con muy poco trabajo habían conseguido un beneficio muy superior al de años anteriores, así que decidieron extender su dominio a otros vecinos.  En pocos años habían conseguido subyugar a todo el valle, y aunque las demás familias continuamente pensaba que “algo raro” estaba ocurriendo, no alcanzaban a darse cuenta del todo porque no conocían el concepto de “esclavitud“.  Pero era inevitable que, a fuerza de sufrirlo, acabaran comprendiéndolo, y un día uno de los primeros vecinos se dio cuenta de la realidad y se rebeló contra la familia dominante.  Como el resto de esclavos no comprendía del todo la situación, al principio no le siguieron.

El padre de la “nobleza” decidió no arriesgarse, así que mediante la fuerza disfrazó al rebelde de oveja y lo ató a un poste junto al resto del rebaño, pero FUERA del redil.  Esa misma noche los lobos se lo comieron.  De un plumazo, los líderes alcanzaron dos objetivos:

  1. Atajaron la incipiente rebelión.
  2. Echaron la culpa a otros.

La maniobra fue magistral.

Los años pasaron y la familia dominante era cada vez más rica.  Ya no recogía los frutos de los rebaños de otros, sino que ahora todos los rebaños les pertenecían y los demás trabajaban para ellos a cambio de lo justo para mantenerse.  No tenían tiempo para dedicarse a pensar, no tenían fuerzas ni ganas para organizarse, no les quedaban ánimos para darse cuenta de lo que realmente ocurría.  Si alguna vez una mente lúcida daba muestras de descontento los líderes mataban un par de corderos y organizaban una fiesta para todos.  Distraían la atención hacia otro lado.  Los esclavos, hartos de trabajar, acogían la celebración pensando que era un regalo de los nobles.  Incluso algunos llegaron a pensar que la familia dominante era una bendición, ya que les proporcionaba trabajo, alimento y diversión… ¿Qué más se podía pedir?

Mientras tanto, los líderes dedicaban su tiempo a desarrollar conceptos complejos.  Lo primero que descubrieron fue la esclavitud (era obvio), luego la avaricia, el yo por encima de todo, la maximización de beneficios, el recorte de derechos… también descubrieron la libertad, pero guardaron ese concepto en un arcón y lo enterraron en el monte, para que nadie nunca lo descubriera.  Todos los conocimientos los utilizaban en su favor.  Los súbditos llegaron a ser totalmente dependientes de sus amos:

  • Debían trabajar mucho a cambio de pocos réditos.
  • Debían agradecer a la nobleza las fiestas que organizaban.
  • Debían cuidar a la nobleza para mantener el status quo.
  • No debían pensar, pues era probable que acabaran siendo pasto de los lobos.
  • Debían acudir a la nobleza para todo lo que necesitaran: vestido, cobijo, incluso para algunos conceptos elevados, como la justicia y la seguridad.

Hasta que un día, un joven que buscaba raíces en el monte para conseguir un poco de alimento extra se encontró con un arcón enterrado.  Sorprendido, lo abrió, y al instante, una paloma que surgió de su interior emprendió el vuelo…

La verdad os hará libres.


Tiempo de lectura: 3 min. Vídeo: 7 min.

Como ya nos imaginábamos, el fin de la crisis llegará el día que “los mercados” decidan que ya han ganado suficiente, que ya han sangrado a la vaca todo lo sangrable y que hay que dejarla que vuelva a engordar por un tiempo antes de sangrarla otra vez.  Pero fuera de esta casuística, sí que hay algunas medidas que se podrían tomar para frenar el control que “el capital” posee sobre el país y devolver en cierta medida la soberanía al pueblo.  Ved el vídeo, que no tiene desperdicio:

Desde luego, hay que ser valiente para aplicar estas medidas, muchos montarán en cólera y llegará el llanto y el crujir de dientes.  Algunos hablan ahora de eliminar los convenios colectivos, ligar los salarios a la productividad, trabajar un poquito más, cobrar un poquito menos…  ¿De verdad creéis que recortando los salarios se va a incentivar el consumo?

No importa quien lo diga, si los que se dicen de izquierdas o los que se esconden tras la derecha. Al “capital” le da igual el consumo, sólo quiere sangrar la vaca.  Cada vez me siento más borrego, más prisionero en el centro del redil, más esclavo.  Ayúdame a salir porque así te estarás ayudando a ti también.

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 8 min. Vídeo: 43 seg.

Desde hace algún tiempo se nos viene anunciando en la radio, televisión y prensa un nuevo tipo de bancos.  Se autoproclaman más transparentes, respetuosos con la sociedad y el medio ambiente, te informan de qué hacen con tu dinero y cuánto ganan con él.  Son la novedosa y llamativa BANCA CÍVICA.  Todo esto me hace reír, banca cívica, dicen… es como decir “robo social”, “hurto consentido” o “guerra preventiva”.  Pero vamos a ver de qué se trata exactamente y el grado de verdad que hay en ello.  Empecemos con el vídeo con el que ellos mismos se presentan:

Fíjate en los slogans del vídeo:

  • La banca cívica no te engaña.  ¿Significa esto que los que no son cívicos te engañan? Por supuesto que sí.  Ellos mismos hace algunos años no se anunciaban como banca cívica…
  • La banca cívica es transparente.  ¿Y los otros? Por lo visto son opacos, o sea, que no te enteras de lo que hacen con tu dinero.
  • Puedes fiarte de ellos.  De los otros no, por descontado.
  • La banca cívica te hace caso.  Me gustaría verlo con mis propios ojos.
  • Es tu dinero y tú decides. Por supuesto, nunca lo dudé, no hace falta que ellos digan que el dinero es nuestro.

Con esto ya hay suficiente como para llenar tres blogs.  Empecemos por el principio.  El grupo de la banca cívica la componen cuatro cajas de ahorros: la Caja de Navarra, la Caja de Canarias, la Caja de Burgos y Cajasol.  Dicen que son transparentes, que te informan de cuánto ganan con el dinero que tú has depositado en su entidad.  Me parece muy bien, pero no te hacen partícipe de esos beneficios, así que me da igual si ganan mucho o ganan poco, tú no ganas ni un céntimo más.  También dice que puedes elegir a qué obra social va destinado el porcentaje de beneficios que la ley les obliga a destinar a obra social.  Bueno, para los que están muy sensibilizados con la inclusión social, con la formación o con la promoción de los bienes históricos está perfecto.  Pero de todas formas lo van a hacer, ya hemos dicho que por el mero hecho de ser cajas de ahorro están obligados por ley a destinar parte de los beneficios a obras sociales.

Ventana

La Banca Cívica, ¿una ventana abierta a la esperanza o una falsa ilusión?

Analicemos más cosas.  Es de suponer que una banca cívica te ayudará a tener un más fácil y barato acceso a la vivienda, así que vamos a ver las condiciones que nos dan los cívicos para una nueva hipoteca (recordemos que actualmente el euribor ronda el 2%):

  • Tipo de interés: desde euribor + 0.90%
  • Tipo de interés inicial (durante 1 año): 3.5%
  • Comisión apertura: 1.30%, mínimo de 600€

Y en otra entidad, por ejemplo Barclays Bank (que no son de los cívicos), tenemos unas condiciones muy diferentes:

  • Tipo de interés: desde euribor + 0.66%
  • Tipo de interés inicial: no hay.
  • Comisión de apertura: 0%.

¿Dónde está el civismo?  Cobran más intereses (sobre todo durante el primer año) y cobran comisiones de apertura bastante abultadas.  Por otro lado, parece que sí que ofrecen mejores condiciones para los préstamos personales, donde sólo cobran un interés a partir del 7.5%, mientras que en otras entidades, como Santander, el interés es del 15.5%.  Si, sí, el abuso es menor.

En la otra mano, los depósitos que puedes hacer en la banca cívica oscilan desde el 2 al 5,25% en función del tiempo que dure el depósito, mientras que en otras entidades (como Barclays) sólo superan el 2% con unas determinadas condiciones de mercado que son muy difíciles de que se lleguen a cumplir.

Conclusiones:

  • La banca cívica ofrece hipotecas más caras que los bancos convencionales.
  • La banca cívica ofrece préstamos personales más baratos que los bancos convencionales.
  • Con los cívicos, puedes elegir a qué obra social van dirigidos parte de los beneficios, aunque los fueran a destinar a ese uso de todas formas.  Es una ilusión de falsa elección.
  • Parece que las cajas cívicas ofrecen mejores condiciones para los depósitos.

Las cartas están sobre la mesa, ahora la elección es tuya.

La verdad nos hará libres.

Foto: Omar Vieira


Navegando por los mares cibernéticos me he topado con este video de un señor que dice su verdad.  Pero resulta que “su” verdad tiene bastante consistencia y es muy posible que esté bastante cerca de “la” verdad.  Habla sobre la forma en que los medios de comunicación dicen lo que les dicen que deben decir, que trabajan para los poderes fácticos y cuya única misión no es informar, sino ganar dinero.  Como todos…

Y este señor no es un cualquiera, os dejo su currículum (visto aquí):

Felipe López-Aranguren (Madrid 1951). Sociólogo. Desde 2003 a 2007 ha formado parte del Consell Asesor de RTVE en Cataluña. Director de la empresa ARCS S.L., cuyo objetivo es el estudio, producción, gestión y promoción de todo tipo de actividades, bienes y servicios culturales. Miembro de la Associació Catalana per la Pau y colaborador del Centro de Investigación para la Paz, de Madrid, galardonado con el Premio Nacional de Derechos Humanos. Profesor en diversas universidades de verano, colabora en revistas y diarios e imparte conferencias sobre sociología, cultura, paz y desarrollo, política y literatura. Ha publicado libros de variada índole, entre los que destacamos sus obras de poesía Escombros y laberintos (Argés, 1997); El viajero y su tierra (1999); La nave del olvido (Actas, 1998), y La esfinge (2001). Figura en la antología alemana  Hell Verwundete des Miltelmeers. Sus obras han sido traducidas también al inglés, francés y ruso.

Sin desperdicio.

La verdad nos hará libres.


Hace unos días recibí la nómina en un sobre cerrado y la guardé en el bolsillo de la camisa.  Este hecho en si no tendría nada de particular excepto por dos razones de peso: tengo la suerte de contar con un empleo estable y por primera vez, me fijé en unos numeritos pequeñitos que aparecen en la parte de “deducciones”.  Centrándonos en la segunda de las razones (la primera daría para escribir todo un blog), al salir del trabajo y subir al coche recordé el sobre cerrado y lo abrí.  Al darme cuenta de la existencia de esos números “deductivos” mi formación técnica me llevó invariablemente a sumarlos.  Mal.  Muy mal.  La suma de todas las “deducciones” de mi salario sobrepasaba en algunas décimas el 33% del mismo.

Bala conmigo... beeeeee!

Tú y yo estamos juntos en el redil

Me llevé las manos a la cabeza de forma instintiva, dejando caer el papel impreso al frío y húmedo suelo, pues me encontraba en el aparcamiento.  La mayor parte se correspondía con el impuesto sobre la renta, ese dinero que hay que entregar a cuenta simplemente porque has recibido un pago por tu trabajo.  Otra parte se lo llevaban las cotizaciones a la seguridad social.  Y otra un plan de pensiones “de empresa”, pero que es obligatorio.  Total, que la mayor parte se la llevaba papá estado con sus impuestos.

Instintivamente, mientras conducía a casa, repasé los gastos más importantes a los que debía hacer frente en este mes.  Por descontado el segundo gasto más importante (después de los impuestos) se trataba de la hipoteca.  Otro 30%.  Mal no, peor.  Para disfrutar de un derecho fundamental recogido en la constitución tengo que renunciar a un tercio de mi salario.  Pero aún hay más, pues las facturas (agua, luz, teléfono, comunidad) se llevaban un 15% adicional.  Y estamos hablando de servicios de los que no se puede prescindir, obligatoriamente debo contar con esos servicios para llevar una vida digna.

Recapitulemos:

  • 4 meses al año trabajo para el estado, el equivalente a un 33% del salario.
  • Otros 4 meses trabajo para el banco, el 30% que se lleva la hipoteca.
  • Otro mes trabajo para mantener mi propia dignidad.  Tiene guasa que haya que trabajar para eso.

La cosa es realmente fuerte.  Sólo 3 meses al año trabajo para mi.  TRES MESES, de un total de DOCE.  Soy un esclavo, un borrego, un animal de granja.  Estoy dentro (muy dentro) del redil y no puedo escapar de él.  Con mi sangre mantengo el sistema.  Me gustaría decir que contribuyo a construir carreteras, a mantener los hospitales, las escuelas, los museos… pero esto es cierto sólo en parte, ya que una buena tajada de los impuestos son para pagar deudas que el estado tiene con los bancos.  Así que en realidad trabajo para el banco.  El capital es el que me puso el yugo y tiene la llave de mis cadenas.

Espero que tú seas diferente, aunque mucho me temo que estás junto a mí en el centro del redil.

Bala conmigo, borrego… beeeeeeeee!

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 6 min.

“Un guardia de Corps abrió las bruñidas y relucientes puertas dobles del salón del trono y anunció al Marqués de la Ensenada, secretario de Indias, superintendente de rentas, lugarteniente general de almirantazgo y caballero del Toisón de Oro.  El Marqués entró al salón rodeado de su séquito, con mucha pompa y boato, seguido de su guardia personal y (presumiblemente) algunas de sus más allegadas cortesanas.”

Coronas distinguidas... oro en la cabeza, noble entre los nobles..

Coronas distinguidas... oro en la cabeza, noble entre los nobles..

No mucho tiempo atrás, la nobleza disfrutaba de unos privilegios que en muchas ocasiones el pueblo sólo era capaz de imaginar.  No pagaban impuestos, tenían acceso a la corte y al Rey, gobernaban sus tierras como si fueran reyes de facto e incluso podían dictar leyes que tuvieran validez en sus posesiones.  Todos estos derechos eran concedidos por el Rey a cambio de sus servicios, tratándose éstos en su mayor parte de hazañas y conquistas en la guerra, o de apoyos a la corona de una u otra forma.

Si el Rey necesitaba entrar en algún conflicto armado (muchas veces influido por la Iglesia u otros intereses) hacía un llamamiento a los nobles, que acudían acompañados de sus caballeros (pagados y mantenidos por el propio noble) y de una tropa de campesinos mal armada y peor instruida.  Ni que decir tiene que en la batalla la peor parte se la llevaban los campesinos.  A cambio de su apoyo en las batallas, el Rey concedía tierras a los nobles, o les permitía hacer uso de privilegios con los que los otros nobles no contaban.  Una cosa a cambio de la otra.

Tal anacronismo sigue vigente hoy en día.  Ya no se denomina como tal, ni tampoco lo concede el Rey.  Incluso se da en otros “círculos” diferentes de las casas reales.  El presidente de una empresa puede “armar caballero” a un miembro del consejo de administración a cambio de favorecer con su voto tal o cual política de fusiones (que será seguramente rentable para el presidente pero muy perjudicial para los empleados).  Desde entonces el “nuevo noble” disfrutará de prebendas como coches de empresa, acceso a pisos francos de la empresa, influencia con los sindicatos, posibilidad de contratar a familiares y amigos… y esto se da a todos los niveles, son los nuevos nobles de España.

Como siempre, se consiguen beneficios a cambio de vender a otros.  Buen ejemplo estamos dejando a las generaciones venideras, para llegar a ser algo hay que pisar al compañero.

Mal vamos.

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 7 min.

En la noche de los tiempos, los hombres vivían en unión con la naturaleza.  Cazaban y recolectaban, desconocían la ciencia, sus vidas eran cortas y duras.  Pero eran libres, recogían el fruto de su propio trabajo y no dependían de nada ni nadie más que de ellos mismos.  Eventualmente, aprendieron la ganadería y la agricultura, aunque nunca dejaron de lado sus antiguas costumbres de la caza y la recolección.  En una ocasión, la mayor parte de los hombres de una tribu salieron en una partida de caza mientras que un pequeño grupo quedó al cuidado del rebaño de ovejas que recién habían aprendido a criar.

 

Se armaron con palos y con piedras, adueñándose del rebaño

Se armaron con palos y con piedras, adueñándose del rebaño

Los cuidadores del rebaño fueron escogidos entre los demás a causa de sus escasas cualidades para la caza (en realidad, para cualquier otra actividad física).  Vigilar las ovejas no representaba realmente un gran trabajo, así que tenían mucho tiempo libre para pensar.  Lo primero que se les ocurrió fue que el trabajo que les había tocado representaba un gran chollo, pero el chollo se acabaría en cuanto regresara la partida de caza.  Así que idearon una forma de prolongar esa situación de manera indefinida: se armaron con palos y con piedras, adueñándose del rebaño.  Se hicieron dueños de los medios de producción.

Cuando a los pocos días la partida de caza regresó portando las piezas, se encontró con que aquellos a quienes habían dejado a cargo del rebaño (los menos capaces de valerse por sí mismos) habían cambiado las reglas del juego.  Ahora ese pequeño grupo exigía una serie de condiciones al resto de la tribu:

  1. Para acceder a la leche, la lana y el estiércol del rebaño (comida, vestido y combustible) los demás debían proporcionarles toda la comida que ellos precisaban, tejerles vestidos y construir casas para ellos.
  2. La caza quedó prohibida, so pena de ser privados de los productos del rebaño.  Así obligaron a la tribu a depender exclusivamente del rebaño para su supervivencia.
  3. Los hombres de la tribu estaban obligados a cuidar de las ovejas, aunque ya no eran de su propiedad.  En caso contrario se exponían a ser apedreados por la pequeña élite armada.

Al principio, la tribu pensó en rebelarse pero los que portaban los palos mataron a uno de ellos y atajaron la rebelión antes de que ésta llegara a producirse.  Así que los demás comenzaron a seguir las normas que les habían impuesto, más por miedo que por otra cosa.  Con el tiempo, ese modo de vida se convirtió en costumbre y con el paso de las generaciones, los hijos de los hijos olvidaron que una vez el rebaño había pertenecido a TODA la tribu, no solamente a unos pocos.

Aún hoy, los medios de producción están en manos de unos pocos.  La gran masa se ve obligada a trabajar para tener acceso a los productos que les ofrece la élite, ya que prácticamente no existe otro modo de ganarse la vida.  La élite no trabaja, simplemente es dueña del rebaño porque lo heredó de sus antepasados.  Y todos los demás trabajamos para ellos, mantenemos y alimentamos su rebaño a cambio de las migajas del fruto de nuestro trabajo.

REBELIÓN YA !!!!!

La verdad nos hará libres.


Tiempo de lectura: 5 min.

Desde su aparición, ha sido todo un fenómeno mediático.  Toda la familia, desde la abuela hasta el perro, siguen las andanzas de los concursantes de este programa.  Al principio lo tildaban de experimento social, pero pronto quedó claro que no era más que un producto más que exponer ante los ojos de los televidentes, ávidos de nuevas emociones.  Luego pasó por reality, aunque en breve todos nos dimos cuenta de que era, en el mejor de los casos, una sucesión de situaciones forzadas.  Entonces… ¿Por qué triunfa gran hermano?

 

Gran Hermano: ese gran desconocido

Gran Hermano: ese gran desconocido

 

La respuesta es bien sencilla: permite distraerse durante horas con los problemas de otra persona, sin tener que pensar en nada en absoluto.  Gracias a gran hermano podemos caer en el más bajo de los cotilleos, la intromisión total ya no sólo en la vida de una persona, sino en la de todo un colectivo.  Nos permite ahondar hasta el fondo, inmiscuirnos en lo más privado, ver a gente lavándose los dientes, durmiendo o comiendo.

Tragarse las penurias del vecino puede llegar a tener cierto interés.  Al fin y al cabo se trata de hechos reales que podrían ocurrirnos también a nosotros.  Sin embargo, en este reality lo que se nos ofrece son situaciones creadas de manera artificial, personajes conflictivos metidos en un saco a los que se echa a pelear entre ellos.  Y de cuando en cuando se ve más de lo que marcan los límites de la decencia.  ¿Qué más se puede pedir?  Pues, por lo menos, que sea real, que no nos vendan un teatro como si fuera una parte de la vida misma.

Gran hermano nos ha dejado también disfrutar de otras ventajas.  Gracias al éxito de ese programa ya no tenemos que soportar la ristra de peñazos informativos que ofrecía la CNN.  También es una fuente inagotable de portadas para Interviú y revistas similares.  Eso sin contar que es la cantera de la nueva legión de colaboradores televisivos a los que la única formación que se les exige es la de haberse examinado en el Alua Magna de Guadalix.

Pero lo más importante es que gran hermano nos ofrece un referente, un modelo a seguir, un estilo de vida que se nos presenta como el culmen del éxito.  Así, nuestros jóvenes aprenden que la mejor manera de ganarse la vida es no dar un palo al agua (por supuesto), vender la propia intimidad (y de paso, la de tus amigos y familiares) y posar semidesnudo/a para alguna revista como la anteriormente mencionada.  Buen ejemplo, sí señor.  Ahí está la explicación a los mayores problemas de la sociedad actual: para triunfar hay que ser como ellos, ir de chulos por la vida, trabajar poco y criticar al compañero.

Así nos va.

La verdad nos hará libres.

A %d blogueros les gusta esto: