Tag Archive: tapón



Tiempo de lectura: 5 min.

A pesar de la dureza del desalojo de la Plaza Cataluña en Barcelona y de las cargas policiales y gases lacrimógenos que recibieron los manifestantes que apoyaban al 15M en la plaza de la Bastilla de París (lo pudimos ver en directo a través un móvil), el movimiento no decae.  A pesar de los detenidos en la acampada de Granada, las críticas a los manifestantes en los medios y las protestas de los comerciantes de Sol, el movimiento sigue en pié.

Mural en blanco

Nosotros dibujamos nuestro futuro

Nuevas iniciativas surgen a diario, unas provienen de los promotores de Democracia Real Ya y otras de los acampados en las plazas españolas.  Incluso algunas no tienen un origen conocido, como la convocatoria a sacar 155€ del banco como medida de protesta por la situación actual y solidaridad con el movimiento 15M.  Una de las que sí convocó la plataforma DRY fueron las concentraciones #confloresalassiete en protesta por la brutal “limpieza” de la acampada de Barcelona, reuniendo a miles de personas portando flores en las plazas españolas.  El movimiento no decae.

Los grupos de apoyo en facebook son cada vez más numerosos, cada acampada tiene el suyo y en las ciudades donde no se acampa se crean grupos para preparar las asambleas o simplemente para concienciar.  Decenas de webs y blogs dan muestras de apoyo con post y comentarios, incluso aquellos cuya temática a priori no tiene nada que ver con lo social.  Personalidades del mundo literario, profesores universitarios y pensadores en general dan muestras de respaldo a los acampados.  El movimiento sigue en pié.

Con flores a las 7

Una chica sostiene un ramillete en la concentración de #confloresalassiete en Algeciras

Y lo que está por venir.  DRY convoca una manifestación a nivel mundial para el 15 de Octubre y prepara una iniciativa legislativa popular para la reforma de la ley electoral general, aún a sabiendas de que, al tratarse ésta de una ley orgánica, será difícil.  Los acampados de Sol reorganizan el campamento y deciden continuar con sus reivindicacionesEl movimiento no decae.

Mientras tanto, las muestras de repulsa y desprecio son criticadas y condenadas, como la de este policía que declaró a través de facebook que “no he podido dar ni una colleja”.  Se pide la dimisión del consejero de Interior,  Felip Puig, autodeclarado responsable de la intervención policial, mientras que el consejo de Europa investiga los hechos de Plaza Cataluña.  El movimiento sigue en pié.

Por todo eso (y por mucho más) estuve en las protestas del 15 de Mayo y fui con flores a la plaza.  Por todo eso saqué 155 euros del banco y di mi apoyo la reforma de la ley electoral.  Por todo eso acudiré a la manifestación del 15 de Octubre.  Hazlo tú también.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


5 millones de parados

O más...

Decirlo más alto es díficil.  Decirlo más claro es imposible.

La verdad nos hará libres.

Si te gustó esta entrada, tal vez también te gusten:


Dicen que antiguamente, en un periodo de la historia muy anterior a lo que recuerdan los anales, habitaba en La Tierra una raza de seres inteligentes.  Estos seres (los llamaremos, simplemente, “los seres”) poseían la capacidad de comunicación aunque no eran capaces de hablar.  La transmisión de la información entre los individuos se llevaba a cabo mediante un lenguaje de signos muy rudimentario que sólo permitía compartir acciones y conceptos muy básicos.  Las ideas complejas (la envidia, lo abstracto, el razonamiento…) tras muchas dificultades podían ser comprendidas por los seres pero tenían que aprenderlas por si mismos o en pequeños grupos, ya que la propia naturaleza del lenguaje impedía que otros se las enseñaran.

Los conceptos elevados debían ser aprendidos por uno mismo

Los conceptos elevados debían ser aprendidos por uno mismo

Eventualmente una familia, al ver como un lobo  una y otra vez robaba las ovejas que con tanto esfuerzo habían criado, comprendió el concepto de apropiarse del trabajo y de los bienes ajenos.  Como el lobo, decidieron que había llegado la hora de que otros trabajaran para ellos.  Primero, engañaron a sus vecinos para que se ocuparan de los rebaños de las dos familias.  Los vecinos no comprendían muy bien lo que estaba pasando, pero acabaron criando dos rebaños en lugar de uno.  Cuando llegaba el momento de ordeñar y esquilar, era la primera familia la que e ocupaba de hacerlo y sólo repartía con los vecinos una pequeña parte de la leche y la lana.

El padre de la familia “despierta” no tardó en darse cuenta de que con muy poco trabajo habían conseguido un beneficio muy superior al de años anteriores, así que decidieron extender su dominio a otros vecinos.  En pocos años habían conseguido subyugar a todo el valle, y aunque las demás familias continuamente pensaba que “algo raro” estaba ocurriendo, no alcanzaban a darse cuenta del todo porque no conocían el concepto de “esclavitud“.  Pero era inevitable que, a fuerza de sufrirlo, acabaran comprendiéndolo, y un día uno de los primeros vecinos se dio cuenta de la realidad y se rebeló contra la familia dominante.  Como el resto de esclavos no comprendía del todo la situación, al principio no le siguieron.

El padre de la “nobleza” decidió no arriesgarse, así que mediante la fuerza disfrazó al rebelde de oveja y lo ató a un poste junto al resto del rebaño, pero FUERA del redil.  Esa misma noche los lobos se lo comieron.  De un plumazo, los líderes alcanzaron dos objetivos:

  1. Atajaron la incipiente rebelión.
  2. Echaron la culpa a otros.

La maniobra fue magistral.

Los años pasaron y la familia dominante era cada vez más rica.  Ya no recogía los frutos de los rebaños de otros, sino que ahora todos los rebaños les pertenecían y los demás trabajaban para ellos a cambio de lo justo para mantenerse.  No tenían tiempo para dedicarse a pensar, no tenían fuerzas ni ganas para organizarse, no les quedaban ánimos para darse cuenta de lo que realmente ocurría.  Si alguna vez una mente lúcida daba muestras de descontento los líderes mataban un par de corderos y organizaban una fiesta para todos.  Distraían la atención hacia otro lado.  Los esclavos, hartos de trabajar, acogían la celebración pensando que era un regalo de los nobles.  Incluso algunos llegaron a pensar que la familia dominante era una bendición, ya que les proporcionaba trabajo, alimento y diversión… ¿Qué más se podía pedir?

Mientras tanto, los líderes dedicaban su tiempo a desarrollar conceptos complejos.  Lo primero que descubrieron fue la esclavitud (era obvio), luego la avaricia, el yo por encima de todo, la maximización de beneficios, el recorte de derechos… también descubrieron la libertad, pero guardaron ese concepto en un arcón y lo enterraron en el monte, para que nadie nunca lo descubriera.  Todos los conocimientos los utilizaban en su favor.  Los súbditos llegaron a ser totalmente dependientes de sus amos:

  • Debían trabajar mucho a cambio de pocos réditos.
  • Debían agradecer a la nobleza las fiestas que organizaban.
  • Debían cuidar a la nobleza para mantener el status quo.
  • No debían pensar, pues era probable que acabaran siendo pasto de los lobos.
  • Debían acudir a la nobleza para todo lo que necesitaran: vestido, cobijo, incluso para algunos conceptos elevados, como la justicia y la seguridad.

Hasta que un día, un joven que buscaba raíces en el monte para conseguir un poco de alimento extra se encontró con un arcón enterrado.  Sorprendido, lo abrió, y al instante, una paloma que surgió de su interior emprendió el vuelo…

La verdad os hará libres.


Tiempo de lectura: 6 min.

“Un guardia de Corps abrió las bruñidas y relucientes puertas dobles del salón del trono y anunció al Marqués de la Ensenada, secretario de Indias, superintendente de rentas, lugarteniente general de almirantazgo y caballero del Toisón de Oro.  El Marqués entró al salón rodeado de su séquito, con mucha pompa y boato, seguido de su guardia personal y (presumiblemente) algunas de sus más allegadas cortesanas.”

Coronas distinguidas... oro en la cabeza, noble entre los nobles..

Coronas distinguidas... oro en la cabeza, noble entre los nobles..

No mucho tiempo atrás, la nobleza disfrutaba de unos privilegios que en muchas ocasiones el pueblo sólo era capaz de imaginar.  No pagaban impuestos, tenían acceso a la corte y al Rey, gobernaban sus tierras como si fueran reyes de facto e incluso podían dictar leyes que tuvieran validez en sus posesiones.  Todos estos derechos eran concedidos por el Rey a cambio de sus servicios, tratándose éstos en su mayor parte de hazañas y conquistas en la guerra, o de apoyos a la corona de una u otra forma.

Si el Rey necesitaba entrar en algún conflicto armado (muchas veces influido por la Iglesia u otros intereses) hacía un llamamiento a los nobles, que acudían acompañados de sus caballeros (pagados y mantenidos por el propio noble) y de una tropa de campesinos mal armada y peor instruida.  Ni que decir tiene que en la batalla la peor parte se la llevaban los campesinos.  A cambio de su apoyo en las batallas, el Rey concedía tierras a los nobles, o les permitía hacer uso de privilegios con los que los otros nobles no contaban.  Una cosa a cambio de la otra.

Tal anacronismo sigue vigente hoy en día.  Ya no se denomina como tal, ni tampoco lo concede el Rey.  Incluso se da en otros “círculos” diferentes de las casas reales.  El presidente de una empresa puede “armar caballero” a un miembro del consejo de administración a cambio de favorecer con su voto tal o cual política de fusiones (que será seguramente rentable para el presidente pero muy perjudicial para los empleados).  Desde entonces el “nuevo noble” disfrutará de prebendas como coches de empresa, acceso a pisos francos de la empresa, influencia con los sindicatos, posibilidad de contratar a familiares y amigos… y esto se da a todos los niveles, son los nuevos nobles de España.

Como siempre, se consiguen beneficios a cambio de vender a otros.  Buen ejemplo estamos dejando a las generaciones venideras, para llegar a ser algo hay que pisar al compañero.

Mal vamos.

La verdad nos hará libres.


Se impone un cambio.  Pero no un cambio tímido, de esos que de tan leves apenas si se dejan notar.  Se impone EL cambio, el cambio con mayúsculas, la ocasión que todos estábamos esperando.  La situación actual nos obliga a dar un giro radical al devenir de los acontecimientos y si no, vamos a ver algunas razones:

  • El que tiene el dinero, tiene el poder.
  • El que tiene el poder, decide sobre las vidas de los que no lo tienen.
  • Los que mandan siempre son los mismos.
  • Si no tienes dinero, nunca tendrás poder.

 

Libertad guiando al pueblo.  Delacroix.

Libertad guiando al pueblo. Delacroix.

 

No debemos permitir que el mundo siempre esté en manos de unos pocos, que sean otros los que decidan el destino de las masas, nuestro destino, TU destino.  Muchos de nosotros vivimos en la ignorancia del grandísimo tinglado que hay montado a nuestro alrededor, del ingente tejemaneje que controla todo lo que nos rodea… los mercados, los precios, los salarios, los impuestos… todo está fríamente calculado para aumentar las riquezas del que ya es adinerado, para mantener el status quo que sólo beneficia a unos cuantos mientras que nosotros, tú y yo, seguimos alimentándolos con nuestra sangre.

Rebelémonos.  Digamos NO al ultraje, al robo a mano armada que practican a diario los poderosos.  Levantémonos contra los abusos de los bancos, de los gobiernos, de las grandes corporaciones.  Todas estas instituciones están siempre controladas por los mismos, por una élite que lo único que ha hecho en su vida es heredar la posición económica de sus ancestros, sin ninguna clase de esfuerzo todo les viene dado de manera gratuita.

Denunciemos.  Pero no a las autoridades, que están corruptas, cubiertas con la ponzoña del engaño y la traición.  Digámonos unos a otros la verdad, compartamos las realidades con nuestros familiares y amigos, que todos sepan de la gran mentira que estamos viviendo.  Hace unos miles de años, varias personas que habían quedado al cuidado del rebaño mientras los demás iban a cazar se apoderaron del ganado armados con palos y piedras.  Sus descendientes aún siguen siendo los amos del rebaño, precisamente los únicos que no trabajan son los únicos que se benefician del fruto del trabajo del resto.

Armémonos.  Pertrechémonos con la lanza del conocimiento y cubrámonos con el yelmo de la razón.  Nuestras bombas serán las pancartas, nuestras espadas, los discursos.  ¡Qué mejor munición que las palabras! Inagotables, imbuidas del poder que la verdad les otorga, atravesarán los escudos de la élite para desbancarlos de sus pedestales.

Viva Wikileaks.
Viva la Rebelión.
Viva la Verdad.

La Verdad nos hará libres.

La verdad sobre la generación tapón


Hablaré hoy sobre un conflicto generacional a nivel nacional, que se da sobre todo en el seno de las grandes empresas y las instituciones públicas.  Seguro que alguna vez os habéis preguntado ¿Cómo es que esta persona es jefe, si no vale un pimiento? La respuesta es bien sencilla.  Antes de la transición, los estudios universitarios estaban prácticamente reservados a una minoría, una élite de personas que podían permitírselo.  Obviamente, esta “élite” ocupaba los puestos de responsabilidad.  Pero a principios de los años ochenta el panorama cambió.  La enseñanza superior estaba disponible para cualquiera que quisiera estudiar y estuviera dispuesto a ello, así que en la década de los noventa nos encontramos en España con una masa de jóvenes con estudios terminados, postgrados y formación complementaria de alto nivel.  Estos jóvenes empezaron a ocupar los puestos de base, ya que los puestos de responsabilidad seguían copados por la elite de la generación anterior, que se aferraba a ellos con uñas y dientes, muchas veces inmerecidamente.

A partir de ahí es donde surge el problema.  La generación JASP (aunque suene a tópico, hay que reconocer que existe) se vió bloqueada por la élite.  Aquellos que disfrutaban de sillones de cuero, despachos con retrato de Juan Carlos, secretarias de infarto y chofer propios no permitían que lo que venían empujando fuerte pudieran destacar.  En lugar de promover y premiar a los buenos trabajadores se dedicaban a hundirlos, pisotearlos y darlos de lado, utilizando como armas el descrédito y la descalificación gratuita.  Esta generación no busca el bien de su empresa, sino su propio bienestar.  Paradójicamente, los altos directivos, o no se han dado cuenta de esta situación, o pertenecen a la élite de la generación tapón.

Mientras tanto, seguimos relegados al fondo de la escala salarial, acatando las oscuras voluntades de los que nos oprimen desde arriba y rezando (los que sepan) para que algún día se jubilen los directivos pisoteadores.  Tienen miedo de que los nuevos puedan acceder a sus puestos, y en lugar de demostrar que merecen estar donde están, prefieren dirigir sus esfuerzos a cargarse al compañero.

De momento, el único tapón al que he conseguido vencer ha sido éste:

tapón de cruzcampo

Así nos va.

La verdad nos hará libres.

A %d blogueros les gusta esto: